Al este del Edén, de John Steinbeck

10:30:00

Así, Caín se alejó de la presencia del Señor y se fue a vivir a la región llamada Nod, al este del Edén.
Génesis 4: 16

No creo que existan muchas experiencias mejores para un lector que empezar el año descubriendo uno de los libros de tu vida en una triste edición minimalista y de bolsillo de una obra que solo compraste porque tenías dinero en la cartera y no te parecía decente salir de Fnac en plena Navidad sin llevarte nada contigo. Así llegó Al este del Edén a mi vida, y desde que lo terminé hace escasos quince días, no dejo de pensar en lo afortunado que fui por haber entrado en la librería aquella mañana y por haber tenido un impulso de esos inexplicables de llevarme conmigo un libro que, en principio, no estaba entre mis cientos de lecturas pendientes.

Así que desde ya os lo digo: si os quedáis en este blog, sabed que esta no será la última vez os dé la brasa con esta novela y su autor. Aún no sé si haré listas y tops como otros blogs, pero tened por seguro que, si las hago, Al este del Edén y John Steinbeck estarán ahí. Puedo ser muy insistente en lo que se refiere a recomendar joyas como esta, así que avisados quedáis.

Dejando mi vida aparte, que tampoco es lo que importa en esta entrada, pasemos a la maravillosísima novela de Steinbeck. No sé si os pasa a vosotros también, pero hasta hace un mes, el nombre de John Steinbeck y el título de sus principales obras (Las uvas de la ira, De ratones y hombres...) ocupaban un lugar curioso en mi cabeza: el de hitos literarios que conozco de oídas y que seguramente estén en los libros de texto de Literatura Contemporánea pero no tengo pensado leerme. El nombre de John Steinbeck estaba asociado a una indescriptible pereza. ¿Será el peso del Nobel?

A todos los que os sintáis como yo respecto a este escritor, os digo desde ya que abandonéis ese miedo o rechazo. De todos los premios Nobel que he leído, John Steinbeck probablemente sea el que más he disfrutado, y no puedo esperar a hacerme con otra de sus novelas.

Mientras llega ese momento, os digo en pocas palabras de qué va Al este del Edén, la que él mismo consideraba su novela más redonda. Al este del Edén comienza narrando la llegada de Samuel Hamilton y su esposa a Salinas, California, por un lado; y por otro, la vida de Cyrus Trask y sus hijos pequeños Adam y Charles en una granja de Connecticut. Con el paso de los años, llegaremos a conocer a los hijos y nietos de Samuel Hamilton, aunque los grandes protagonistas serán los Trask, con Adam a la cabeza, convertido ya en un hombre que terminará mudándose a Salinas y teniendo sus propios hijos, Cal y Aron.

El argumento es así de sencillo en el planteamiento: dos familias, la vida pasando. Sin embargo, como fondo hay muchas cuestiones que siguen a los personajes generación tras generación, principalmente la predestinación del ser humano, el libre albedrío, el mal como enfermedad genética que pasa de padres a hijos... No en vano, ya desde el título, es una novela con resonancias bíblicas que, entre otras muchas (¡muchísimas!) cosas, trata de revisitar el mito de Caín y Abel que le da título. Pero al final, de lo que realmente habla Al este del Edén es del ser humano, de sus luces y sus sombras, de sus miedos, sus anhelos... Lee, el ma-ra-vi-llo-so (creo que mi devoción por el personaje ha quedado clara) criado chino de Adam Trask lo resume perfectamente en una de sus múltiples reflexiones brillantes:
Solo tenemos una historia. Todas las novelas, la poesía entera, están edificadas sobre la lucha interminable entre el bien y el mal que tiene lugar en nuestro interior.
Me gustaría poder deciros algo más. Me gustaría tener la capacidad de Steinbeck para poder expresar con palabras como algo tan simple como «la historia de dos familias, de sus vidas y sus sentimientos» se convierte en oro en manos de este escritor. Confío en que mi pasión compense mi falta de elocuencia.

John Steinbeck es un maestro, y os prometo que yo no soy de los que dice estas cosas a la ligera. Su prosa es sencilla y compleja al mismo tiempo, es maravillosa. Su capacidad para construir personajes está a otro nivel, logrando que te deje hundido la muerte de un personaje que solo ha sido mencionado en un capítulo y que ni siquiera ha tenido una frase de diálogo en la novela. Ese es John Steinbeck. Al principio tal vez se haga un poco cuesta arriba, porque es un escritor más de narración que de diálogo, y al mismo tiempo su narración es bastante dispersa, con digresiones a la vuelta de cada esquina; con todo, en cuanto uno se acostumbra y empieza a conocer a sus personajes, la trampa está preparada y ya no hay escapatoria.

Y ya como curiosidad final (que soy consciente de que me he excedido con esta entrada), añado que Samuel Hamilton, uno de los protagonistas de la novela, es también el abuelo de John Steinbeck, quien también aparece brevemente en la novela como niño.


En Al este del Edén, John Steinbeck toma la historia de su propia familia y la entrelaza con personajes y sucesos ficticios para componer este vivo ejemplo de LITERATURA, así, con mayúsculas. Personajes inolvidables, incluso los más repulsivos. Pocas veces he podido leer un relato tan real, tan sincero, tan sencillo y a un tiempo complejo, de la vida y de los que vivimos.

★★★★★


PD: Hay una película con el mismo título, seguramente os suene. dirigida por el gran Elia Kazan y protagonizada por James Dean. Como película es muy recomendable, pero en realidad solo adapta las últimas 150-200 páginas de la novela (la historia de los hijos de Adam Trask), y cambiando muchas cosas, así que tampoco la tengáis muy en cuenta en relación con la novela.

FICHA DEL LIBRO:

Al este del Edén
de John Steinbeck

ISBN: 9788483109786
Editorial: Tusquets (Fábula)
688 págs.
Precio: 11,35 € 

Entre la guerra de secesión y la primera guerra mundial, dos familias viven a lo largo de tres generaciones en el lejano valle de Salinas. Tras acompañar a la familia Hamilton en su épico asentamiento en California, el lector penetra en el sofocante mundo de los Trask, en el que Adam, un hombre de costumbres estrictas y severas, intenta educar en el recto camino a sus hijos Aron y Cal, tras ser abandonado por su mujer, a quien nadie en la familia se atreve a nombrar. Aron es trabajador, obediente y cumplidor. Cal, inquieto y siempre insatisfecho, no soporta el peso del silencio en torno a su madre, cuyo carácter indomable cree él —y secretamente también Adam— que ha heredado; así pues, ya es inevitable la lucha soterrada por el reconocimiento del padre, cuyo rechazo hacia Cal conduce a éste a la más provocadora rebeldía. Un día, Cal se siente extrañamente atraído por la misteriosa Cathy Adams, que regenta el burdel más célebre de la región. A partir de ese instante, la maldición caerá sobre Cal, condenado irremisiblemente a permanecer al este de un elusivo Edén.

14 comentarios

  1. ¡Hola!
    Cuando hablaste de él en tus últimas adquisiciones, me entraron muchas ganas de leerlo. Pero después de leer esta reseña me has creado la necesidad de leerlo cuanto antes. No he leído nada del autor, pero tengo en la estantería Las uvas de la ira. Tal vez me anime con el que tengo primero y luego ya me animo con este otro.
    Iré preparada sabiendo que su narración puede resultarme un poco densa. Pero sinceramente espero disfrutarlo tanto como tú.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, yo creo que empezar por Las uvas estará bien, porque me suena que es anterior a este, y más cortito, así que tiene sentido. A ver cuándo me hago yo con él y lo devoro *O*. Si al final te lanzas a la piscina, ya me contarás ;)

      Eliminar
  2. soy muy fan del autor, cuando tenga mas tiempo me leeré este porque Las uvas dela ira es maravilloso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, qué envidia me estáis dando todos con Las uvas :(( Tengo que hacerme con él.

      Eliminar
  3. Lo tengo apuntadito esperándome :)

    Gracias por la reseña, me han entrado todavía más ganas de leerlo.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haber contribuido a que estés un pasito más cerca de Steinbeck ^^. Gracias a ti.

      Eliminar
  4. ¡Hola!
    Parece que es un libro bastante bastante bueno. Me lo apunto para leerlo en cuanto pueda.
    Un beso y muy buena reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :)) Sí, es una maravilla de libro, aunque hay que leerlo con tiempo y sin prisa.

      Eliminar
  5. Hablas de falta de elocuencia en tu reseña pero a mi me has dejado con muchas ganas de hacerme con un ejemplar de esta novela!
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es la pasión, que se transmite cuando una novela te ha gustado tanto. Ojalá te animes al final.

      Eliminar
  6. Me pasa exactamente lo mismo que a ti con Steinbeck: pereza.
    Esta entrada me la ha quitado de golpe vamos. No creo que te falte elocuencia! y desde luego derrochas pasión por la obra!

    Hace poco leí De ratones y Hombres en inglés y me pareció el libro más complicado que he leído en ese idioma, no sé que tiene pero me costó horrores (y no es por cómo hablan los personajes). Este lo leeré en castellano sin duda.

    Gracias por la recomendación y ese entusiasmo contagioso que destila! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te he quitado la pereza, ya me voy a la cama contento, porque es nuestro peor enemigo con las lecturas. Por lo menos el mío, que descubro novelazas como esta después de años de rehuirlas por pereza. Steinbeck tiene un lenguaje bastante sencillo por lo que parece (digo parece, porque lo he leído en español), pero al mismo tiempo es muy denso narrando, así que me imagino que en inglés tiene que ser un auténtico reto para valientes :D

      Eliminar
  7. Pues este me lo apunto. Aunque la pereza también suele ganarme.


    Saludos y excelente reseña, aunque haya sido larga.

    ResponderEliminar
  8. Has conseguido mover este libro de mi estantería donde llevaba en el limbo casi diez años. Lo compré por tantas razones (me encanta Steinbeck, James Dean y Elia Kazan) que siempre quería escoger el mejor momento para leerlo, no podía ser cualquiera porque mi pretensión era absorber todo lo que pudiera de esta joya.
    Como te decía, con el tiempo mi fiebre cinéfila se fue apagando y al ser una lectura voluminosa se quedaba siempre pendiente en los montones que hago cada verano. Pero ayer mismo lo empecé y me tiene bien cogido. Luego, como el típico efecto dominó, le seguirá una revisionado de la peli (aunque solo sea una parte del libro, da igual: conserva el espíritu) y "De ratones y hombres", que también lo tengo en mi torre de pendientes. Te sigo en adelante.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar