Para escritores: cómo vencer el miedo a la página en blanco

13:00:00


Todos hemos experimentado alguna vez ese terror sobrenatural que es la página en blanco. Ni siquiera hace falta ser escritor para conocer la sensación.

Como cuando en clase de Inglés el profesor mandaba una redacción para la semana siguiente y empleaba aquella condenada expresión: «tema libre». ¡No! Nadie quería tema libre. Todos protestábamos: «¡danos un tema, el que sea!», y nos valía cualquiera, por aburrido que fuera, desde contar qué habías hecho el fin de semana hasta, hablar de quiénes componían tu familia o cuántos cuartos de baños tendría la casa de tus sueños. Incluso aquellos temas ridículos eran mejores que nada, porque al menos nos daban algo por donde empezar, un título que poner en negrita en la primera línea, con lo que evitábamos el enfrentamiento directo con un folio completamente en blanco.

Y es que a veces todo se limita  eso: «dame algo por dónde empezar». Se aplica a las redacciones de Inglés, a los trabajos de clase que solemos dejar para la noche anterior a la fecha de entrega (generalmente también por culpa del miedo a enfrentarnos a un documento de Word vacío) y, por supuesto, a la escritura creativa.

Sin embargo, como todo en la vida, el síndrome de la página en blanco tiene soluciones. La primera y principal es, por descontado, enfrentarse. Este el truco para vencer cualquier miedo o dificultad: cuantas más veces golpeas la cabeza contra él, menor es la presión que te causa. Pero igual que si uno tiene miedo al avión no empieza por un vuelo de quince horas, sino por uno de hora y media hasta Mallorca, para luchar contra la página en blanco también podemos empezar poco a poco, apoyándonos en ciertas muletas que nos facilitarán la tarea.

Una muleta muy efectiva son los disparadores creativos. ¿En qué consisten? Pues en algo tan simple como que te den un tema para la redacción de Inglés. A veces es una frase, otras una idea, un condicionante que determina lo que vas a escribir, etc. Cosas tan sencillas como: «una chica camina desnuda bajo una tormenta» o «todos los hombres de la Tierra se han muerto y ahora solo quedan las mujeres». Y a partir de aquí, todo depende de ti y de tu imaginación.

Puede parecer una tontería, pero a menudo eso es todo lo que necesitamos para poner la mente en marcha. Es habitual que mucha gente se queje de que «no tiene imaginación» o que «nunca se le ocurren buenas ideas para escribir». En realidad es todo lo contrario: la habilidad más potente de todo ser humano es la imaginación; el problema es que es tan grande que en ocasiones resulta inabarcable, como cuando un amigo aburrido te dice «cuéntame algo» y te quedas en blanco. Por supuesto que podemos contar un millón de cosas, pero precisamente porque tenemos tanto que decir, nos viene bien tener unos límites, un espacio más reducido donde buscar.

Los disparadores creativos no siempre tienen que ser frases o palabras (aunque a mí es lo que mejor me funciona), también es muy habitual usar imágenes o canciones. Dependiendo del tipo de mente de cada uno, a algunos nos activa la imaginación una imagen mucho antes que una frase, o quizás los sonidos sean lo nuestro.

Para encontrar listas de disparadores creativos basta con googlear un poco. Aunque, si queréis algo que vaya siempre con vosotros, también existen varias aplicaciones para smartphones. Una que yo he probado y me parece muy buena es iDeas para Escribir. La única pega es que no es gratuita. Aun así, si echáis un vistazo en la App Store de vuestro smartphone seguramente encontréis aplicaciones similares y gratuitas.



• App: iDeas para Escribir:


(Y por si os lo estáis preguntando: no, no me pagan por la publicidad. Pero deberían, ¿no os parece?)


3 comentarios

  1. Me gustó la entrada, te doy otra idea: El primer capítulo de un libro. Te cuento mi dilema, ya tengo la historia y todo pero cada vez que me siento a escribir la primera escena me trabo, ya traté empezando por otros lados y redactando otras escenas pero el principio es lo que me esta estresando. Tu como le hiciste? porque sabemos que el primer capitulo es el que te engancha y creo que lo estoy pensando de mas. Saludos y tienes un gran blog, me quedo por aquí

    ResponderEliminar