Top ten tuesday: Cosas que sí y cosas que no en los romances literarios

12:30:00

Idea original de The Broke and the Bookish


San Valentín se acerca y esto inevitablemente marca los temas de conversación de la semana, incluso para los (solterones frustrados) que nos resistimos a seguir el calendario de festividades del Corte Inglés. El tema del Top Ten Tuesday de esta semana son los romances literarios, y concretamente las cosas que me gusta encontrarme cuando leo una historia de amor y las que me dan ganas de tirar el libro a la basura.

NO A:

1. Los triángulos amorosos — No es porque sean un tópico, es sencillamente porque no me gustan. A lo mejor soy un poco radical, pero me resulta imposible creer que dos personajes Fulano y Mengano son los protagonistas de la mayor historia de amor de todos los tiempos si hasta las veinte últimas páginas del libro Fulano duda entre Mengano y su amigo Zutano. Para mi gusto, solo le hacen perder credibilidad a la relación amorosa principal.

2. El amor instantáneo — Que sí, que a los quince años todos nos hemos enamorado y desenamorado de tres personas diferentes en tres días, pero cuando maduramos sabemos ver que esos amores no eran tal, sino encaprichamientos, flechazos, atracciones físicas, química muy intensa, etc. Creo en todo eso, en que se conecte con una persona nada más conocerla, pero no en tener sentimientos y que te duela el corazón a los cinco minutos de conocer a Fulano.

3. Atarte a la pata de la cama — Me gusta un perturbado tanto como a cualquier espectador de Mentes criminales, pero lo único que le pido al autor es que, si su protagonista va a ser un perturbado celoso y posesivo que trata a su pareja como un objeto de su propiedad, sea consecuente. Si la relación es tóxica, la relación es tóxica y puede ser una maravilla de novela (ahí está Cumbres borrascosas). Pero por favor, por favor, basta ya de presentar relaciones enfermizas como algo bonito y normal. Por lo menos mientras el autor no sea capaz de escribir como Nabokov.

4. Los soliloquios peliculeros — Los tiempos cambian, y lo que en el Romanticismo era norma general, en la literatura de hoy en día da un poco de vergüenza ajena. Cada vez que un personaje (ramo de flores en mano) suelta una parrafada súper poética hablando de como los cabellos de su amado huelen a lirios blancos mojados por el monzón en el sur de China, yo cierro el libro y paso a otro. Salvo que el personaje sea una drama queen desde la página 1, en cuyo caso sería coherente. Lamentablemente, rara vez es el caso, suelen ser personajes totalmente normales que se ven repentinamente inspirados en el último capítulo de la novela cuando el autor se viene arriba con las metáforas.

5. Demasiada información — Las escenas de sexo en general no son lo mío. Ni me suele gustar como están escritas ni me suelen aportar nada a la trama o la comprensión de los personajes (aunque siempre hay excepciones). Generalmente me aburren como una ostra. Con todo, las tolero si son contenidas. Lo que me puede es cuando un autor se viene arriba y deja caer con supuesta elegancia píldoras del tipo: «su miembro era sorprendentemente grande para lo que esperaba de un hombre de esa estatura» o «sus pezones eran del color del café molido». En serio, no. Demasiada información para mi gusto.


SÍ A:

1. Los piques — Sí, eso de «los amores reñidos son los más queridos» es un topicazo, pero es de los pocos que a mí me encantan. Cuando se sabe llevar bien un pique y eso va evolucionando hacia una relación amorosa, el lector se lo pasa bomba. Ya lo demostró Jane Austen.

2. Llamar a las cosas por su nombre — Esto está relacionado con el punto dos del bloque anterior. ¡No todo tiene que ser amor! Está bien que los personajes se enchochen, se pongan nerviosos cuando tienen a Fulano cerca, sientan una gran atracción o les apetezca un rollo de una noche con él y si te he visto no me acuerdo. Solo pido que el autor no me intente vender eso usando la palabra amor.

3. Menos tabúes — Se deriva de lo anterior: basta de tabúes con los personajes. Si a mi protagonista Mengano le apetece echar un quiqui, pues no pasa nada, no hace falta que busque al amor de su vida. No voy a dejar de respetar a un personaje porque no sea políticamente correcto y busque el amor de su vida desde la página uno. Y esto se extiende a toda clase de tabúes, que a menudo suelen estar relacionados con el sexo o la sexualidad de los personajes.

4. Las rupturas — Me explico: no es que me gusten las rupturas, pero me parece que el desamor puede ser tan interesante en una novela como el amor, y que dos personajes rompan no siempre tiene que significar que no se quieran o que uno de ellos tenga que ser el malo a ojos del lector. El «vivieron felices y comieron perdices» no es lo único que existe.

5. Saber qué paso después — Si es que parece que algunos autores tienen terror a las relaciones sentimentales, porque en cuanto sus personajes se dan el beso de amor, la novela se termina. Que sí, que la parte de cómo se conocen y llegan a estar juntos es seguramente la más bonita y divertida, pero que el mundo tampoco se termina si el protagonista ya empieza la novela teniendo pareja, o si la encuentra en la página 50 y a partir de ahí se sigue hasta el final del libro.


¿Y vosotros qué me decís? ¿Coincidimos en filias y fobias? ¿Cuáles son las vuestras? Eso sí, como me digáis que os gustan los de atar a la pata de la cama, la tenemos, ya os lo adelanto, ¡hombre ya con la tontería!

23 comentarios

  1. Me encantan tus respuestas!!! Totalmente de acuerdo con todas! Probablemente no se suele escribir sobre lo que pasó después porque es más aburrido...si la historia fuera realista, debería haber discusiones monumentales porque alguien dejó el lavabo hecho un asco xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero seguro que hay escritores que pueden hacer maravillas con un lavabo lleno de pelos :P

      Eliminar
  2. ¡Hola! Coincido absolutamente en todo lo que dices. Esos romances con flechazos tan escandalosos en la primera páginas no me suelen gustar (los he leído, pero he terminado por cogerles tirria), básicamente porque se suelen centrar en el amor y el amor y la preparación y caracterización de los personajes es bastante deficiente.
    Otra cosa en la que no puedo estar más de acuerdo es en las relaciones tortuosas. No las he leído demasiado, pero está claro que muy pocos escritores van a ser capaces de que conectes con sus respectivos HH y Lo, sin la majestuosa prosa de Nabokov.
    Y, para acabar, los finales también me matan.. A lo mejor tienes una pareja que las ha pasado canutas durante toda la relación hasta lograr asentarse y con el beso final ya se soluciona todo, ¿no? Eso me frustra mucho....

    Me han gustado muuuucho tus respuestas :3
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate que yo donde he leído algunos de los romances mejor llevados es en libros de fantasía, y creo que es porque ahí lo que importa es la trama general y la relación entre los pjs se va desarrollando a lo largo de las miles de páginas de espadazos y dragones. Lo dicho, a fuego lento....

      Eliminar
  3. Estoy bastante de acuerdo, aunque no me molesta no saber lo que pasa después del beso de amor, no sea que me fastidien el final feliz xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te imaginas a Lizzie regañando a Darcy porque ha salpicado la tapa del váter? ¡Eso es oro, amiga! Bueno, y seguro que al algún fanfic o al secuela contemporánea del estilo existe :P

      Eliminar
  4. Muy de acuerdo, sobre todo en los NO. Los triángulos amorosos son lo peor y están metidos con calzador. Los amores enfermizos se ponen de moda y dan un ejemplo penoso. Pero como bien dices Cumbres no, Cumbres es maravilloso y punto.
    También me parece muy interesante el saber que pasó después, si llegaron a buen puerto o que.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maravilloso y punto se acabó. Que aprendan todos los que quieran escribir sobre relaciones tempestuosas y amores que de amor tienen lo justo ;)

      Eliminar
  5. ¡Hola! Hace unos días que sigo tu blog pero aún no había comentado...

    Por lo general no leo novelas románticas así que cuando aparece una historia de amor en un libro, me echo a temblar xD y cruzo los dedos para que no sea moñas y la típica irreal de príncipes azules.

    En cuanto al enamoramiento instantáneo, a mí tampoco me gusta PERO si la historia va de dos adolescentes pues no lo crucifico por lo que has dicho tú: los adolescentes son así. El problema es cuando ocurre en personajes adultos y con experiencia.

    Con el punto 3 TOTALMENTE DE ACUERDO. Si me fastidia que se presenten historias de amor "a lo princesas Disney", mucho más este tipo de historias. Realmente creo que muchísima gente tiene una visión distorsionada de lo que es una relación de pareja por culpa de algunas pelis y novelas. Porque si nos presentan a un protagonista posesivo, celoso pero la chica se lo perdona porque cree que esa actitud es sinónimo de amar y para colmo el resto del tiempo la relación es ideal y súper bonita... pues la gente de la calle querrá tener también su "amor de cuento", quieren ese dramatismo. En fin, me estoy enrollando demasiado con esto y no lo sé explicar.

    En cambio si las escenas de sexo están bien escritas, no me molestan. Aunque por lo general queda mejor la sutileza y que se intuya.

    Respecto a los puntos del "Sí A" coincido en todos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues gracias por pasarte :)! A mí me pasa lo mismo, yo huyo de las novelas románticas como de la peste, y últimamente también de las juveniles, que parece que cada vez son más un subgénero de la romántica. Y sí, el punto 3 a mi me enerva, especialmente porque bestseller tras bestseller, llevamos una racha de cuatro o cinco de los top ventas de los últimos años que son de ese estilo, y uno ya empieza a temer que a la gente DE VERDAD le guste una relación así... Da miedito >,<

      Eliminar
    2. Es que a la gente le gusta una relación así. Conozco gente que ha justificado ese tipo de comportamientos diciendo que "el amor es así" o que si no hay celos o un poco de posesividad no te quieren de verdad. No entienden que una relación se basa en la confianza y en el respeto y que ni siquiera hace falta decirse todos los días "te quiero". Pero a ese tipo de personas les valen más las palabras que los hechos. Incluso me han llegado a decir que una relación sin ese drama es aburrida oO

      Eliminar
  6. Los NOs los podía haber escrito yo perfectamente. La única excepción es en el caso de los triángulos amorosos, en general me resultan cansinos porque están hasta en la sopa pero en algunas excepciones me han gustado cuando es una historia coherente y el autor lo saber llevar bien. Sobre todo, odio las relaciones enfermizas idealizadas que se han puesto ahora de moda. Y en cuanto a las escenas de sexo, si son excesivas si me llegan a cansar pero lo que no me gustan es que sean soeces, hay muchas que son como "way too much information, thank you".

    También coincido con la mayoría de los SI.

    Me ha gustado este top ten!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he leído muy pocos triángulos bien llevados, desgraciadamente. Solo te digo que el único que se me viene a la mente ahora es el de Crónicas de la Dragonlance, y te estoy hablando de una novela de fantasía tradicional que debí de leer hace 10 años o más :P

      Eliminar
  7. coincido con los NO totalmente xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bien! Especialmente en el punto tres, espero, que es el que más duele.

      Eliminar
  8. Comcuerdo con todos. Más con atarte a la pata de la cama xD

    ResponderEliminar
  9. A mi tampoco me gustan las relaciones tóxicas, lo de demasiada información, opino que tampoco aporta nada a la trama y que aburre en muchas ocasiones, y el amor instantáneo.
    Muchas gracias por la entrada :)
    Por cierto, aquí una seguidora más.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti ;) Me alegro de que coincidamos en los topicazos románticos que no nos gustan. Ahora solo falta que los editores empiecen a ponerse de acuerdo con nosotros también.

      Eliminar
  10. Hola!!

    Coincido contigo en la mayoría de las cosas y la verdad es que me he reído muchísmo con lo de "Atarlo a la pata de la cama" xD
    A día de hoy vemos un montón de relaciones tóxicas en los libros y lo peor es que luego veo a las niñas de 15 años locas por esos personajes.
    A mi las rupturas no es que me encanten porque me hacen sufrir mucho, aunque siempre tengo la esperanza de que vuelvan al cabo de unas páginas.
    Lo de ver lo que pasa después a mucha gente no le gusta pero a mi me encanta!! Así se que pasó con la parejita, si se casaron, tuvieron hijos...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que a veces es así casi literalmente. Siempre recuerdo una escena de "Eclipse" donde Edward pretende tener a Bella encerrada en una habitación, y si no llegó a atarla a la pata de la cama de verdad, poco le faltó :P. Y sí, da miedo ver a las muchachas diciendo que quieren tener un novio como X y vivir una relación así. Porque disfrutar el libro, aunque la relación sea tóxica, está bien, pero verlo como algo digno de envidiar... eso ya no.
      ¡Claro! Un epílogo, aunque sea, y así a quien no le guste hace como que no existe. A veces es verdad que contar mucho arruina la magia, pero hay historias que sí que te gustaría continuar más allá del beso final.

      Eliminar
  11. ¡Hola!
    Coincido bastante contigo en todo.
    ''Los cabellos de su amado huelen a lirios blancos mojados por el monzón en el sur de China'' JAJAJAJAJAJAJAJA Esta frase es demasiado buena xD
    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Hola, me has leído la mente? xD
    Muy de acuerdo con los nos y los sies. Aunque el de "demasiada información" depende mucho del autor. He leído escenas de cama muy sutiles que te pueden llegar a provocar una combustión espontánea xD
    Los piques dan mucha vicilla a la relación, si encima los diálogos son buenos y de los que piensas "cómo se la ha devuelto el muy..." pues mejor que mejor *-*

    ResponderEliminar