Cincuenta hostias de Grey

12:30:00


No iba a hacer esta entrada, os juro que no. Le he dado muchas vueltas desde que vi la película la semana pasada en un arrebato de curiosidad morbosa, porque no me gusta hacer leña del árbol caído e ir a por la presa fácil, pero al final me ha podido el ardor de estómago.

Vayamos por partes: no he leído la trilogía (no tenía intención antes, y ahora menos), pero admito haberla criticado en base a las cosas que me habían contado, así que al encontrarme la película pululando por Internet, pensé que podía perder dos horas de mi vida echándole un ojo para luego tener material para destriparla cual tertuliano de cadena autonómica con mis amigos.

Y ahora tengo un problema con el asunto. Un dilema, por usar la palabra apropiada. No soporto la censura, ni las mentes cuadriculadas, ni las lecturas unívocas de los libros; me saca de quicio que la gente diga que tal libro o tal película es una basura solo porque su protagonista es un psicópata, un mal ejemplo para la sociedad, porque habla de matar a Obama o lo que sea. Siempre he defendido que a mí en la ficción me vale todo, y que si está bien contado, el libro con los personajes y acciones más repugnantes del mundo puede convertirse en uno de mis favoritos (ahí tenéis mi adorado Cumbres borrascosas).

Entonces, me siento hipócrita si digo que me horroriza el modelo de mujer, de hombre, de relación de pareja, y de todo en general, que propone Cincuenta sombras de Grey. Porque el de Brontë es igual de terrible o peor, y no le pongo pegas. ¿Quizá es que siento que Brontë no está tratando de vender su historia como buena, mala o regular, simplemente la cuenta, mientras que la de E. L. James sí que da la impresión de querer ser «un ejemplo».

No lo sé, no lo sé. Me pasó exactamente lo mismo en su día con Crepúsculo (especialmente a partir de la segunda parte, donde aquello ya se fue de las manos): no me sentía con derecho a criticar el libro solo porque hubiera una relación tóxica entre adolescentes (o adolescente y vampiro centenario, whatever), pero no podía evitar sentir que alguien intentaba meterme en mi cabecita de diecisiete años que aquello era lo que tendría que ver como sano. Y nanai. Se lo comentaba precisamente a Alba en su blog el otro día: si Cincuenta sombras de verdad empezó como un fanfic de Crepúsculo, es cojonudo como fanfic, porque la esencia de los dos personajes protagonistas y su relación es idéntica al original.

En definitiva, todo este rollo que os estoy soltando, viene por lo siguiente: tengo amigas (y hasta aquí la noticia, ja). No, en serio, tengo amigas que han leído la saga e idolatran al tal Christian Grey. Tengo incluso una amiga (equilibrada psicológicamente) con un novio estupendo que se pasa la vida suspirando por Grey y diciendo que quién estuviera con un hombre como él. Y me consta que no es la única... Y eso me da miedo. ¿Solo a mí me da miedo?

Si lo que he visto en la película se parece un mínimo a la realidad, el tío te dice cómo debes vestir, qué debes comer, beber... Te obliga por contrato a tomar la píldora, porque, en caso de embarazo, la responsabilidad es de la mujer, claro; un hombre ahí no tiene ninguna responsabilidad, y no se va a poner un preservativo, faltaría más. Cuando has bebido un par de cervezas, estás un poco achispada (nada excesivo) y le haces la típica llamada de las tres de la mañana de «te odio pero me encantas», el tío actúa como si fuera inconcebible que estés achispada (por ser mujer; si fueras hombre, no habría problema), rastrea la señal de tu móvil y se planta en la discoteca a rescatarte. Cuando, ya siendo pareja y estando tú de visita en casa de tu madre en otro estado, discutes con él y decides no cogerle el teléfono más esa noche, él vuelve a rastrearte y se planta en la cafetería donde estás desayunando con tu madre a rondarte como un psicópata...

Y el problema, lo grave, lo que a ti te preocupa es, por supuesto, que quiera practicar sexo anal. A eso sí que te niegas en redondo. Bueno, y lo del sadomasoquismo te mosquea también un poco, a pesar de que, más o menos raruno, es lo que al chaval le gusta hacer en la cama y te lo ha advertido desde el principio.

No, no, de verdad que no. Es pensar en ello y se me revuelve el estómago. Y como digo, no tendría por qué, porque es ficción, y no es la primera relación enfermiza que leo/veo, pero... me supera. A lo mejor es eso, que tengo una amiga que sueña con tener un Christian Grey en su vida, o que veo a chicas de 16 años diciendo lo mismo en los reportajes de la televisión. Y yo pienso (soy muy mal pensado, sí, qué le vamos a hacer): si el hombre en vez de ser rico, llevar traje y tener la cara y el cuerpo de Jamie Dornan (o Matt Bomer, o quien sea vuestro Grey imaginario), tuviera dos euros en la cuenta corriente y el físico de Jack Black... ¿Gustaría? ¿O todos pensaríamos que es un psicópata repulsivo a la primera que te rastreara o se colara en tu casa?

Que lo del chico malo es un tópico estupendo, y yo lo apoyo mucho, ¡viva el chico malo que en realidad es un blando! Pero que sea malo de no hacer los deberes, de responder con chulería a la gente o hasta de tener el puño fácil cuando alguien se mete con él, si me apuras; no chico malo de atarte a la pata de la cama y decirte cómo debes ser y actuar.

Y ahora, después de esta larga y tonta reflexión (últimamente estoy publicando muchas, ya vais a tener que disculparme; pero cuando me salen, me salen), os vais a quedar muertos si os digo que lo he resumido todo en una complejísima infografía digna de Anna Allen en sus mejores tiempos de Photoshop.

28 comentarios

  1. El problema es exactamente el que tu dices: no vas a encontrar a ninguna chica (espero) babeando por un Heathcliff, porque no es un personaje sano (ojo, que no significa que no sea magnífico como personaje), pero sin embargo si suspiran por un acosador, loco, con graves problemas, que no te deja en paz... pues no lo entiendo...

    Besooss!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que sea cosa de la edad del pavo (tardía, en algunos casos) y que se les pase, porque si no...

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    Me ha encantado la imagen xDDDD
    La verdad es que estoy totalmente de acuerdo contigo. A mí también me asusta que las chicas quieran un Christian Grey en sus vidas. A mí si alguien me rastreara el móvil para localizarme... o lo de la píldora por contrato.
    Sinceramente creo que todo el morbo es por el dinero que tiene, como has dicho si tuviera 2€ en la cuenta cualquier mujer saldría corriendo. Pero el tío tiene pasta y un helicóptero.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, pero a ver quién se monta en un helicóptero manejado por semejante desequilibrado, que como le digas que mañana te apetece salir sola con tus amigas le da un brote y os estrelláis :PP

      Eliminar
  3. Pues aunque nadie se lo crea, yo me tiraría antes a Jack Black que a un tío como Christian Grey por muy bueno que esté... porque a mí la personalidad y el sentido del humor me resultan muchísimo más atrayantes que un cuerpo 10 (de hecho, los cachas no me molan xD)

    En fin, yo sólo leí el primer libro y quedé horrorizada. Ya no sólo por el tipo de relación y personajes que son, sino también por lo MAL ESCRITO que está. No tendrá faltas de ortografía pero hace sangrar los ojos de igual manera. En serio, niños de 8 años se expresan mejor y tienen más vocabulario xDD
    Y que haya niñas (y mujeres adultas!!) que sueñen con un chico así... me da mucho miedo. Incluso más que las que suspiran por los príncipes azules de Disney. Un tío controlador, obsesivo y posesivo es lo PEOR que hay >_< Si le gustase el sado pero fuera un tío con dos dedos de frente ya sería otro cantar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, es que Grey ya puede ser una escultura griega, que con ese problema mental que tiene, como para acercarse mucho a él :P

      Y sí, yo también he oído que el libro da un poco de risa/pena a nivel de prosa. Y he visto unos cuantos vídeos de estos que hay en YouTube de gente leyendo el libro (y flipando), y la verdad es que sí que hay alguna escenita que da vergüenza ajena como está escrita.

      Eliminar
  4. GRA-CIAS
    Yo es que ienso en que con estos libros lo que se va a normalizar es la relación de psicópata porque este hombre al final lo pintan todo como tan idílico que en serio, tengo miedo. Porque es un libro que están leyendo niñas que antes suspiraban con príncipes Disney, y les va a llegar alguien así y se van a tragar su mierda.
    Que sí, que hay cosas peores, por supuesto, pero... es que no es lo mismo. 50 sombras es como si lo idealizara. No sé, hay gente que es mala y es mala, pero luego está esto de "es malo pero lo veo como bueno" y... buf...
    Tuve este fin de semana hasta las 2 de la mañana una charla sobre esto con mi madre y el mal ejemplo que era, que también considero que puede aplicarse a otros tantos libros. Y la verdad es que me he debido dejar toda la mala hostia en la conversación, porque ahora ya lo leo todo como mucho más calmada jajaja
    En fin, coincido al 100% contigo y esperemos que esta moda se pase pronto. Y que luego venga algo mejor, por favor.
    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que los príncipes (y princesas) de Disney ahora se están actualizando, y ahora que empiezan a transmitir unos modelos casi aceptables, ¡hala!, nos pasamos a Christian Grey... >,<

      Eliminar
  5. jajajaja me pasa exactamente lo mismo que a ti, yo no pienso leer esa trilogía ni aunque me pagaran (aunque si es mucha plata ya es otra cosa), de hecho casi cometo el terrible error de comprar el primer libro, menos mal no lo hice por que estaría seguro que no hubiera pasado de la pagina 50. Creo que veré la película por que yo tmbn tengo curiosidad la verdad pero tampoco pienso gastarme mi preciada plata en una boleta de cine por que es que me duele en el almaaaa. Yo trato de evitar que la gente cercana a mi los lea por que me parece que los protagonistas son una mierda andante y total, según las reseñas que he leído claro, en general no me gustan los libros con tipos super abusivos como por ejemplo el de maravilloso desastre que se nota a kilometros que es tan grey style que no lo soporto, y cada vez que veo a una niña suspirando por alguno de esos dos me dan ganas de tirarles una piedra o algo así para que reaccionen. Hay personas que dicen que un punto bueno de los libros es que motivo a leer a muchas personas pero yo prefiero que mis amigos sigan sin coger un libro a recomendarles "esto", tantos libros buenos, interesantes y fáciles de leer y escogen en las penoso de todos, no lo permito jaja.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huy, Johana, yo si me pagan bien, claro que me la leo :P. Tomándomela a risa, eso sí, que si no, me entran los siete males.

      Lo peor es que ahora se ha puesto de moda esto de los tíos posesivos en literatura y parece que están sacando más libros semejantes... En fin, como todas las modas, esperemos que se pase pronto.

      Eliminar
  6. Me ha encantado la entrada. Yo vi la película con mi chica, y a pesar d que la película me pareció mala hasta decir basta, incluso a ella que se había leído los libros le dio esa impresión, me pareció que todo giraba entorno a un capullo, por decirlo finamente.

    Un saludo y muy buena reflexión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno de verla con tu novia es que después de ver a semejante desequilibrado tú debes de haber subido todavía más puestos ;) No hay mal que por bien no venga.

      Eliminar
  7. Yo sentía exactamente lo mismo al pensar en Cumbres Borrascosas (justo porque me encontré a un par de chicas que suspiraban por Heathcliff y me quedé preguntándome si habíamos leído el mismo libro) y 50shades. Pero creo que tienes razón: es la manera en la que se intenta vender. Brontë sólo cuenta la historia y a todo el mundo le debería quedar claro que casi todos los personajes allí no están muy bien de la cabeza, pero es que 50shades se vende además como "liberación femenina"... (Y allí fue donde mis ojos se pusieron como platos y deje de leer).
    En fin, yo llegué a la triste página 70 -o por allí- del libro y la verdad es que no pienso leer mucho más. Ni ver la película.
    Perder dos horas de mi vida en eso, después de las páginas que leí, sería algo que no me perdonaría.

    ¡Besos!
    Nea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es que yo creo que efectivamente es eso, la gente que piensa así al leer Cumbres es que tiene un problema, pero con Cincuenta sombras es casi lo normal, parece que es lo que quiera transmitir el libro.

      Eliminar
  8. Hola
    Mi comentario parte de dos premisas consecutivas: por principios, no he leído la trilogía,y por ende,no he visto la película. Y no pienso cambiar ese hecho.
    Partiendo de eso, la verdad es que estoy bastante almargen de este fenómeno precisamente porque no lo conozco. No sé que les atrae a las chicas y a las mujeres de este personaje. Entiendo perfectamente que, en un mundo y en un país en el que se está luchando por conseguir la igualdad y la paridad entre hombres y mujeres, una obra así lo único que hace es malograr y degradar la imagen de la mujer, normalizando actuaciones de un psicópata.
    Bien, lo que yo creo -y es mi opinión-, es que a las población femeninda acérrima de este fenómeno lo único que les atrae y en lo único en lo que se fijan es en la parte del sexo. Cada uno y cada una tiene sus fantasías sexuales pero en una mujer una muy recurrente es la sensación de sentirse dominada o sumisa frente a un hombre. Y ahí esta el morbo y la excitación.Fin. Y con eso se quedan.
    Lo que quiero decir es que están tan...como decirlo sin ofender...metidas en la historia sexual, que no se fijan ni prestan atención al resto de comportamiento del señor Grey. Esa es mi opinión y mi explicación. Porque si se dan cuenta de semejante discriminación y acoso y les sigue gustando...en fin, que conmigo no se junten.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta tu interpretación, porque quiero pensar que es eso, la fantasía sexual, y que no prestan atención a lo demás; porque si mañana se les pone por delante un hombre así en la vida y no se dan cuenta de que es un peligro, mal asunto.

      Eliminar
  9. ¡Hola!
    Bueno, bueno. Genial entrada. Te has ganado una seguidora nueva xD
    Lo cierto es que Cincuenta sombras de Grey me ha dado pie a escribir una entrada sobre la censura, porque al igual que tú yo no estoy de acuerdo con ella y quería hablar un poco del tema.
    Pero vamos, una cosa es la censura y otra ser medio imbécil. No veo bien que alguien decida prohibirme leer este libro o ver la película, pero en el caso de que me apeteciese hacerlo (que no es el caso, porque a mi la literatura romántica me suele aburrir, y esto no tengo claro que llegue siquiera a literatura romántica) me tragase este cuento como una boba. Madre mía, que a ti te guste el sado o lo que sea pues estupendo, ¿pero que te parezca bien que tu novio te controle en todos los aspectos de tu vida? Chica, búscate un buen psicólogo que no estás bien de la cabeza.
    De todos modos yo ya estoy curada de espanto. Desde que vi que había chicas de 16 años rapándose la cabeza y diciendo que querían tener cáncer para tener una historia de amor como la de Bajo la misma estrella decidí que la raza humana se iba a la mierda de cabeza. En fin.
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, el sado estupendo para quien le guste, pero aguantar a un loco como este... Para hacérselo mirar, sí >,< Y lo que dices de las niñas de 16 años ya... me retiro del mundo. En serio, me voy a una cabaña en el bosque.

      Eliminar
  10. Como dije en mi entrada al respecto, el problema no es la relación enfermiza (digo, yo igual amo muchas cosas que si fueran reales me repugnarían), el problema es que no hay consecuencias. Para seguir con tu ejemplo de Cumbres borrascosas, claro que es una relación super enferma, Heathcliff es un desgraciado y la obsesión mutua entre él y Catherine es insana, pero hay consecuencias. En Cumbres no había manera de que fuera a haber un final feliz con los protagonistas, cualquier otro final hubiera sido forzado, malo y poco creíble. Ese es mi problema con Cincuenta sombras, no hay consecuencias en la relación enferma, te dice que si la protagonista aguanta, él seguro cambia y ésa va a ser su recompensa; siguiendo el contexto del contrato y del control, para mí debió haber terminado de una forma bien enferma en donde ella perdiera toda personalidad y voluntad y fuera poco más que la muñeca de él.

    En resumen yo critico mucho estos libros, y similares, y no me siento hipócrita por el asunto de las consecuencias.

    Y creo que esto quedó largo lalala :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olvidé decir que me encantó la imagen que pones al principio, es genial xDD

      (si de algo ha servido el libro, es que ha sido la inspiración de memes geniales)

      Eliminar
    2. Pues no sé cómo acabará la trilogía, pero me imagino que las consecuencias serán amor para toda la vida, felices y con hijos u___u. Y critica todos los libros de este tipo que quieras, que yo te apoyo al máximo.

      Eliminar
  11. El primer libro es un horror y me sigue horrorizando como a la gente le puede gustar eso.

    ResponderEliminar
  12. Hola!!! La verdad es que no me atrae nada la peli, aunque probablemente la veré como tú, por curiodiad morbosa. De la trilogía sólo pude con el primero...
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Viva la curiosidad morbosa! Y bastante es que pudieras con el primero, Marian, visto lo que dicen por ahí arriba de que encima la calidad literaria también es para suicidarte :P

      Eliminar
  13. A mí me encanta dialogar (y morderme la lengua también, que me enveneno cualquier día) con muchachas que idolatran al señor Grey. Es muuuuy divertido y llega un punto en el que, cuando no saben por donde salir, te sueltan un "es que eres muy cerrada de mente." *Poker face* porque en ningún momento me parecía raro lo del sado, claro que la autora no tiene ni PI de lo básico. Lo del sexo anal me parece muy curioso también. Se pone el grito en el cielo, pero los cerrados de mente somos nosotros xDDDD
    El cachondeo con una amiga es muy parecido a lo que comentas del físico de Grey, pero nosotras decimos que es el vecino gordo y feo que te encuentras en el ascensor y huele a humanidad cosa mala...Pues sí, ni con traje te quedas a su lado. La erótica del poder será...
    No sé si será que yo soy muy pasota y me rio en la cara de todo Cristo, pero la escena del "Yo no hago el amor, yo follo duro" la hemos versionado con una respuesta en plan "Sí o que, fantasmilla. Mira que aún no he firmado ehhh". xDDDD
    En fin, poca broma pero si se le quiere sacar punta al asunto, se puede y de sobra.

    ResponderEliminar
  14. Hombre, es que lo de "yo follo (pausa dramática) duro" es para reírse y versionarlo de aquí a 2047 XD. Y exacto, a mí la gente que va de digna y dice que quien no aprecia este libro/película es por cerrado de mente me da urticaria. Por mí que la Anastasia hubiera firmado diez contratos sobre introducirse juguetes sexuales por el ano, ¡pero no! ¡Eso tenía que tacharlo del contrato! Lo de intentar controlarla ya no... Lo dicho, cerrados de mente que somos.

    Y sí, al menos siempre nos quedará el humor. Y me imagino que el libro dará para mucho más, pero solo las dos horas de película ya son para hacer tres o cuatro monólogos cómicos.

    ResponderEliminar
  15. Yo a la gente que quiere un Grey en su vida solo les deseo una cosa: un Grey en su vida. Todo cae por su propio peso, y ya verías que rápido se cansan del tema.

    También tengo amigas que están enamoradas de este personaje. Me sorprende que lo primero que destacan siempre de él son los trajes y el dinero. Es entonces cuando me alejo lentamente hasta dejarlas solas autoconvenciéndose a ellas mismas. Como dijo Sweet Brown: ain't nobody got time for that. Personalmente tengo poca paciencia con la gente que no me creo, y algo en mi me dice que eso no puede ser cierto. Que nadie puede querer realmente solo eso.

    No concibo nada más alejado de mis gustos que alguien como el Grey este. Supongo que si se quiere acertar habría que imaginar algo que fuera diametralmente opuesto a este ricachón con despacho en la última planta de un edificio.

    ResponderEliminar