Grandes esperanzas, de Charles Dickens

12:30:00


Ya sabéis que este último mes he participado en la lectura conjunta de Grandes esperanzas que organizaba Sileny. Y si no lo sabíais, pues tampoco pasa nada, os estáis enterando ahora. La cuestión es que, no menos de dos años después de haber comprado el libro, por fin he tenido la excusa perfecta para dejar de procrastinar.

De modo que... ¡me he desvirgado con Dickens! Y aunque en este mundo en que vivimos probablemente sea más noticioso decir que uno se ha desvirgado con Brad Pitt, pues mira, yo estoy la mar de contento con mi Charlie Dickens; y eso que el libro ni siquiera se puede decir que haya pasado de gustarme, así, a secas y a media voz.

Efectivamente, y por resumir un poco, Grandes esperanzas me ha dejado frío. Tanto, que he estado retrasando la redacción de esta reseña a la espera de un momento de inspiración; porque realmente no sé qué deciros. Es Dickens que, como os podréis imaginar, es un señor que escribe jodidamente bien (sí, jodidamente es la palabra; vivimos en un mundo donde se dice que Pérez-Reverte escribe «muy bien», así que me veo obligado a buscar nuevas formas de expresar cómo escriben los que de verdad saben escribir). Sin embargo, una prosa no lo es todo, especialmente no si tu novela son 600 páginas; hace falta algo más.

¿He encontrado en Grandes esperanzas ese «algo más»? A ratos. Por eso digo que me ha dejado frío.

Para poneros brevemente en contexto: la novela trata sobre Pip un huérfano de orígenes humildes que, por azares de la vida, hereda una gran fortuna y tiene la oportunidad de convertirse en caballero y así, quizá, conquistar a la chica de la que lleva enamorado desde que era un crío (todo muy dickensiano, como veis). El libro sigue a Pip desde su infancia hasta su entrada en la madurez, y nos va contando el desarrollo de esas «grandes esperanzas» suyas.

El primer centenar de páginas, que se corresponde con la infancia de Pip y su época de vida humilde, lo devoré; me tuvo completamente enganchado. Las últimas 100 páginas, también me atraparon. Sin embargo, fueron las 300-400 de entremedias las que me ralentizaron la lectura. No puedo decir que no me gustara la historia, pero lo cierto es que mi interés iba y venía constantemente según la escena concreta, y al final tanta montaña rusa terminó por cansarme un poco.

Creo que mi problema principal es Pip. Una de mis manías de lector es que los personajes son lo primero: si tu libro tiene personajes poco atrayentes, a mí me has perdido. La trama, la prosa... todo eso es secundario para mí. También por esa razón, me suelen gustar las novelas con muchos personajes, cuantos más mejor, especialmente si son largas. No concibo 600 páginas dedicadas por entero a un único personaje salvo que este sea muy bueno. Y aunque Pip es complejo y, sobre todo, realista (oh, qué gusto da ver esos arrebatos egoístas y esas meteduras de pata que todos podríamos haber cometido en su lugar), tiene el hándicap de ser un tipo aburrido. Así de sencillo: el protagonista es un coñazo. No es una cuestión de que como personaje sea plano o le falte trabajo de caracterización, sino, simplemente, que Pip es una de esas personas aburridas y más sosas que un potaje de nabos que todos nos encontramos a veces por la vida.

Y con esto, os descubro una más de mis manías lectoras: la gente aburrida me desquicia. Puedo disfrutar del libro con los personajes más repulsivos de la historia; de hecho, soy de los que defiende a los personajes más despreciables (cuando están bien construidos) y se lo pasa en grande viéndolos autodestruirse (para muestra, algunas de mis chicas favoritas). Sin embargo, hay una cosa, solo un pequeño detalle, que me arruina a un personaje, por muy bien construido que esté, y es que sea soso.

De modo que me atrevería a decir que mi único problema con esta novela es que su protagonista no me despertaba ningún interés. Lamentablemente, en una novela de 600 páginas que se dedica a narrar el crecimiento y desarrollo de dicho personaje, este es un obstáculo considerable. Tanto es así, que a pesar de que David Copperfield está recomendadísima, no creo que vaya a ser mi siguiente lectura de Dickens, porque me da miedo que me vuelva a pasar lo mismo.

Aunque si os digo la verdad, esta pequeña decepción con Grandes esperanzas no ha sido tal, y no ha disminuido en absoluto mis ganas de continuar sumergiéndome en la obra de este autor. Creo que en parte es gracias a Magrat, que es experta en muchas cosas, Dickens entre ellas, y en la entrada que os enlazo decía precisamente que este era uno de los libros que menos le había gustado del autor. Y como en temas de época me fío de esta muchacha como de nadie, rebajé las expectativas y fui preparado para una lectura a medio gas.

En fin, que ni fu ni fa con esta primera exploración del universo literario de Charles Dickens, pero os seguiré informando, porque esto acaba de empezar.


Las cien primeras páginas son maravillosas y las cien últimas desoladoras; todo lo que hay entremedias se vuelve tedioso a ratos, y solo los puntos de intriga y algunos personajes secundarios brillantes consiguen salvarlo. Excelente caracterización de los personajes, especialmente del protagonista, adorable en un capítulo y despreciable en el siguiente, pero quizá falta una nota de carisma en él que ayude a sobrellevar la densa parte media de la novela. En líneas generales, un libro bastante irregular.

★★★


FICHA DEL LIBRO:

Grandes esperanzas
de Charles Dickens

ISBN: 9788484285618
Editorial: Alba (Minus)
528 págs.
Precio: 11,40 € 

Pip, un niño huérfano y medroso, tiene un terrorífico encuentro con un preso evadido al que se ve obligado a procurar víveres y una lima. Poco después, es llamado a la tenebrosa mansión de una rica y recluida dama como compañero de juegos de una niña seca, hermosa y altiva; allí, el huérfano aprende, por primera vez, que sus manos son bastas y sus botas demasiado gruesas. Poco después, entra en posesión de una misteriosa fortuna que pone en sus manos un benefactor secreto que desea hacer de él un caballero.

26 comentarios

  1. Holi ^^
    La verdad es que no he leído nada de Charles Dickens, y creo que de momento tampoco lo haré. Quizá más adelante, pero tendré que estar bien decidida y animada.
    Un beso ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, decidida y animada tienes que estar, que Dickens no es una lectura ligera precisamente.

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    La verdad es que ésta novela no es de mis favoritas de Dickens, me pasó un poco como a ti, me dejó fría y en ocasiones era bastante pesada...
    Historia de dos Ciudades me gustó muchísimo más.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Historia de dos ciudades es mi próximo objetivo *O*. Lo empecé en su día en ebook y lo dejé para leerlo en papel, y hasta ahora :P

      Eliminar
  3. Hola Jorge!!
    A mi Dickens aún no me ha catao, soy virgen. Y al leer tu reseña me he venido abajo, un poco, solo un poco. Tenía/Tengo/Nosésitendré en mente leer este u otro libro suyo antes de que terminara 2015, pero ahora mismo Grandes esperanzas se ha esfumado de la lista; así que creo que me buscaré otro para empezar con él, y ya "si eso" le daré una oportunidad al pequeño Pip.
    Gracias por tu sinceridad!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te vengas abajo, mujer, que si no me he venido yo que soy el que ha hecho la reseña... :P Te recomiendo que le eches un ojo a la entrada del blog de Magrat que enlazo en la reseña, a ver si ella te da una idea de por dónde empezar y te anima todo lo que yo te he desanimado.

      Eliminar
  4. Me encantan tus reseñas, para mi a los libros de dickens les hace falta un algo que no se que es, yo le david copperfield y si por ratos me entretuvo pero de repente me aburría mucho, en general la historia esta linda pero yo no lo volveria a leer.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias ^^. Eso que comentas es exactamente lo que me ha pasado con Grandes esperanzas, pero espero que con los demás no me pase...

      Eliminar
  5. Me ha gustado mucho la reseña, has expuesto lo que piensas muy bien. Entiendo perfectamentel o que dices del personajes, yo tampoco los quiero perfectos o ejemplares, sino que apasionen y sean complejos, y si ésta criatura es sosaina, poco habrá que hacer. Yo de Dickens solo he leído Historia de dos ciudades, y personalmente cumplió mis altas expectativas, aunque claro, es un tipo de novela diferente, histórica y llena de personajes, muy coral.

    Besoos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias ^^. Si, tengo casi todas mies esperanzas depositadas en Historia de dos ciudades, que seguramente sea la próxima de Dickens :D

      Eliminar
  6. Pues Grandes Esperanzas me gustó más que David Copperfield, sin embargo el Dickens que más me gusta es el de su última época. Mi favorito es Nuestro común amigo ^^
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomo nota de la recomendación, que ese que mencionas no lo tenía controlado para nada :))

      Eliminar
  7. Nooo, ¡como puedes decirme que mi Pip es un coñazo! Pero sí es puro amor :D Yo le adoro, pero sé que soy un poco sentimental en el tema lector, y disfruto mucho más cuando se me pone delante un personaje que es pura inocencia y empatía y esperanzas... más que con un villano, que son más fáciles de escribir y siempre más atractivos que el héroe. Pero ahora es cuando te reconozco que no soy objetiva con el libro, este es uno que defiendo desde el sentimiento y no la cabeza :P
    P.D. Dickens > Brad Pitt, porque estamos hablando de libros, ¿no? :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pip es puro amor de niño, luego... pues a ratos es para darle muchas collejas, y en general para mi gusto se vuelve muy aburrido. No por bueno, sino por... No sé, ya te digo que la construcción del personaje y su realismo me encantaron, pero su personalidad de adulto me daba mucha pereza XD.
      Bueno, y Dickens seguro que tenía su punto, mujer (NO) :P

      Eliminar
  8. De Dickens sólo he leído los Cuentos de Navidad así que prácticamente también soy virgen! Mira, a mí me pasa un poco esto, y es que no sé por dónde empezar, es que me da miedo que me aburra, así que le haré caso a Magrat y este lo dejaré para más adelante.
    Un beso!!!
    P.D. Gemma Teller Puta ama

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en caso de duda, sigue a Magrat :PPP Oh, y mi Gemma *O*

      Eliminar
  9. Grandes esperanzas también fue mi primer Dickens pero al contrario que a ti, me gustó muchísimo. Es cierto que hay partes donde se vuelve un poco aburrida, también es predecible pero me encantaron los personajes y en especial Pip y en parte fue por ser tan real.
    Yo tengo ganas de leer David Copperfield, quizá sea mi próxima lectura del autor.
    Y te recomiendo sus historias cortas como Un cuento de Navidad y El grillo del hogar que son geniales, especialmente éste último <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apunto las recomendaciones ^^, aunque también es verdad que yo soy más de novelas largas que de historias cortas, pero por probar, que no quede.

      Eliminar
  10. Yo quiero leer Grandes esperanzas, porque de Dickens sólo he leído Un cuento de Navidad y parte de Historia de dos ciudades. Pero eso de los personajes me ha desanimado un poco, yo también creo que son lo más importante de todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, mira, ya ves que por ahí arriba hay gente a la que le encanta Pip. Para mi gusto, desde luego, el muchacho no puede sostener 600 páginas él solo, pero bueno, eso es una opinión muy personal, y siempre es mejor probar uno mismo ^^.

      Eliminar
  11. yo lo leeria claro no he leido nada de el xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues anímate! Con este o con otro. Hay que probar al menos una vez a Dickens tarde o temprano :)

      Eliminar
  12. ¡Hola!
    Me ha pasado un poco como a ti, aunque no he odiado tanto a Pip, sí es verdad que esperaba más, sobretodo porque Historia de dos ciudades me fascinó (y se ha convertido en uno de mis favoritos). La verdad es que la obra pierde un poco el fuelle hacia la mitad y lo recupera en las vertiginosas últimas cien páginas y en eso concuerdo contigo. Me ha costado un poco leerla también, pero bueno.
    Espero que te animes con otra obra del autor (Historia de dos ciudades, historia de dos ciudadeeeees xD) y que te guste más que esta. Aunque sea para disfrutar de lo maravillosamente escritas que están todas las novelas del autor.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  13. Hola. No he leído nada de Dickens, es un pendiente que tengo, estoy deseando poder leer algo de él. Muchas gracias por tu reseña :) Un beso.
    Por cierto, te he nominado a los Liebster Award, a continuación te dejo el enlace: http://myworldbetween.blogspot.com/2015/03/random7-mi-2-liebster-award.html

    ResponderEliminar
  14. Ohhhh! Muchas gracias por mencionarme tan adorablemente :3
    Sí, a mi me quedó una sensación similar tras leerlo… Pip… no es un gran personaje. Es un coñazo y a veces cae muy mal directamente.
    Si quieres cambiar de tercio también puedes probar con "Historia de dos ciudades", que no tiene nada que ver y es una obra maestra! :D ¡No pierdas la esperanza con Dickens! jijijij

    Un bsote!!

    ResponderEliminar
  15. Estoy coincidiendo totalmente con las reseñas de los demás participantes de la lectura. Me pasa cómo a ti: no sé muy bien por dónde empezar a contar mi opinión, Dickens escribe tremendamente bien (no me gusta decir jodidamente... uy), el principio y al final me engancharon más que el medio, y tiene escenas muy buenas (emotivas, graciosas...), pero son islas en medio de un mar un poco aburrido.
    De lo que me has hecho darme cuenta de manera consciente es es de que una de las razones por las que no ha terminado de convencerme es que se centre tanto en Pip y no salga de ahí. Había personajes con los que me hubiera quedado antes que con él (Joe, Joe, Joe).
    En fin, que yo también me he desvirgado con Dickens y también pienso seguir leyendo más novelas de él. "Historia de dos ciudades" es una de mis candidatas posibles. He oído muy buenas críticas de "David Copperfield", como comentas, pero por alguna razón no es de las que más me atraen del autor.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar