Cranford, de Elizabeth Gaskell

12:30:00


Me imagino que definir lo que es un buen escritor es tan difícil como definir, ¿qué sé yo?, el amor: cada uno tendrá sus pequeños (pero vitales) matices en la definición. Para mí, un buen escritor, uno verdaderamente bueno, es el que puede contarme absolutamente nada durante toda una novela y, aun así, hacerme disfrutar con su lectura. Según esta definición, la Elizabeth Gaskell de Cranford sería una grandísima escritora.

Cranford es una novela costumbrista que retrata la vida de un grupo de mujeres solteras (me niego a llamarlas solteronas, que siempre me ha parecido una palabra muy despectiva, y ellas son encantadoras) en una villa inglesa en plena época victoriana. Sus diversiones, sus problemas, algún que otro chisme y más de un drama componen las aventuras de estas entrañables mujeres, que poco a poco van calando en el corazón de uno casi sin que se dé cuenta.

El sentido del humor y la ironía que emplea Elizabeth Gaskell en esta novela me han cautivado desde las primeras páginas. Diría que me ha recordado al de algunas de las novelas de Jane Austen, pero eso ya son palabras mayores para mí; en cualquier caso, me he reído mucho con las ocurrencias de estas señoras, especialmente cuando alguna de ellas llevaba las normas sociales hasta un nivel que hoy en día resulta ridículo, o el hilarante episodio en que Cranford debe enfrentarse a esa tan (poco) peligrosa «banda asesina».

Precisamente lo único que no me ha convencido de la novela es la falta de unidad entre los episodios, la mayoría de los cuales se pueden leer casi como historias sueltas. Esto es consecuencia natural del hecho de que la novela fuera publicada por entregas; es más, parece que en principio el primer episodio iba a ser un relato corto suelto de la autora, pero el éxito le dio ánimos para ampliarlo. Creo que ya os he comentado en alguna ocasión (a raíz de Geralt de Rivia, por ejemplo), que no soy demasiado fan de los relatos cortos, así que suelo captar enseguida cuando algo no parece ser una novela unitaria al uso.

En cualquier caso, eso es un problema mío, y le concedo a la Gaskell que, pasados los primeros episodios (donde sí se nota demasiado la falta de trabazón entre los relatos), consigue encajar las aventuras de estas señoras al modo de una novela convencional.

En cuanto a la prosa, nada que objetar. Es una novela ligera, y por tanto la escritura también lo es, pero es lo que le queda perfecto al tono irónico y tierno de la historia. Los personajes y sus vidas son lo que importa (lo que me importa a mí, y lo que creo que importa en este libro en concreto), y en eso la Gaskell se ha salido. Cada una de las señoras (y algún que otro señor) que pasan por las calles de Cranford tienen algo entrañable que despierta el cariño del lector.

No es una gran novela y probablemente no sea la mejor de la autora, pero si os gusta el costumbrismo, aquí tenéis un buen ejemplo de cómo escribirlo sin aburrir a las piedras y consiguiendo que el lector se encariñe con sus personajes.


Costumbrismo victoriano de calidad en el que la clave son las entrañables mujeres protagonistas y el irónico sentido del humor de Elizabeth Gaskell. Al principio parecen historias sueltas algo descafeinadas, pero es de esos libros que te gana sin que te des cuenta.

★★★★


FICHA DEL LIBRO:

Cranford
de Elizabeth Gaskell

ISBN: 9788484287261
Editorial: Alba (Minus)
296 págs.
Precio: 9,50 € 

Cranford (1851-1853) es sin duda la obra más popular de Elizabeth Gaskell, escrita a instancias de Dickens, después del éxito conseguido con su primera novela, Mary Barton. 
El paisaje, la ambientación e incluso los personajes están tomados del pueblecito en que la autora pasó su infancia, Knutsford, y, en un retrato lleno de humor y afecto, pero exento de sensiblería, se nos presentan unos valores y costumbres que la Revolución industrial estaba transformando rápidamente. 
A través de la emblemática figura de unas hermanas solteronas, asistimos a los pequeños y grandes acontecimientos de la pequeña comunidad: la llegada de un apuesto capitán viudo y sus dos hijas, las cartas que se reciben de ultramar, las estrecheces económicas de las mujeres de buena sociedad, los compromisos matrimoniales y las muertes. 
Contada en un tono de confidencia íntima, sin esfuerzo aparente, y con un detallado elenco de personajes femeninos observados en profundidad, Cranford es, tanto en palabras de Dickens como de E. M. Forster, «un exquisito retrato social», una obra «tierna» y «deliciosa» que ha sabido mantener su atractivo a través de los años.

11 comentarios

  1. ¡Me ha encantado tu reseña! ^^
    Sin duda, Elizabeth Gaskell era una gran autora, sobretodo porque sabía tocar casi todos los palos, tiene desde novelas más dramáticas a otras mucho más costumbristas como esta (que suelen ser mis preferidas). Además de pasártelo bien leyendo es como mirar un gran espejo de lo que era la vida en los pueblecitos ingleses de la época.
    Con Gaskell es empezar y no parar, ya verás… :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te contaré si me gustan los otros palos que toca (?), porque tengo pensado seguir leyéndola (a mi ritmo, eso sí, que sus grandes novelones son caretes -.-)

      Eliminar
  2. Guardo tan buenos recuerdos de Cranford, empezando por lo mucho que me costó encontrar el libro.
    Hay tantos personajes entrañables reunidos en ese pueblecito que es imposible que no te ganen ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es un pueblecito encantador, yo también voy a guardar buenos recuerdos ^^.

      Eliminar
  3. Es que la tengo que leer ya en breve. De la autora solo he probado Norte y sur, que me fascinó por el retrato social. Y esto es un retrato costumbrista victoriano, mejor que mejor, ya que que es la época en la que me quiero especializar a nivel profesional.

    Besooss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te puedo preguntar a qué te dedicas/qué estudias, Rocío, o es ser muy cotilla? XD Es que me has despertado la curiosidad. Sea en lo que sea, me parece una época maravillosa para especializarse (especialmente los últimos años, los más oscuros, pero eso ya son perversiones mías :P).

      Eliminar
  4. Yo lei Norte y sur que es una novela mas social, y esta seguro es más divertida. Pero si eran escritas por entregas y a veces eso se nota

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo muchas ganas de leer Norte y sur, que a todos os suele gustar bastante *-*

      Eliminar
  5. Lo empecé hace bastante tiempo pero lo tuve que dejar de lado, aunque me estaba encantando, porque mi anterior lectura había sido El libro de la señorita Buncle (muy bueno, por cierto, no sé si lo has leído) y tras un par de capítulos tenía una mezcla de personajes y situaciones extrañas increíble. Así que tengo pendiente su lectura. En cuanto a la autora yo sólo he leído de ella Ruth y creo que no puede tener menos en común con éste, por eso me ha parecido raro lo que comentas de a similitud con Austen en la ironía y demás.

    En fin, una gran reseña ;)

    Por cierto, justo hoy mismo me han regalado El último deseo. ¡Espero que no me pase lo mismo!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apunto a miss Buncle (¿es esa saga de Rara Avis, verdad? Me suena haberosla visto por los blogs); y sí, normal que te liaras, porque al principio yo me liaba solo con las señoras de Cranford...
      Espero que no te pase eso con El último deseo, pero si pasa, no te preocupes, que se supone que a partir del tercero la unidad ya es total :)

      Eliminar
  6. ¡Hola! Lo leí hará unos meses y tengo que decir que me gustó mucho. De hecho coincido mucho con tu reseña. A mi no me molestó que fueran episodios con poca relación. Y lo que más me gustó del libro fue que cuando lo terminé, con ese final que me tocó la fibra sensible, me di cuenta de que no estaba tan alejado de nuestra realidad porque me identifiqué plenamente con sus situaciones ni me parecieron muy distintas a las nuestras. Igual soy yo que me ido de la olla pero bueno xD
    Un beso y nos leemos :)

    ResponderEliminar