San Jorge: teatro del bueno

12:30:00

Pues oye, que así a lo tonto, hoy es San Jorge, y el que aquí escribe se llama Jorge, así que qué menos que cambiar la entrada de los viernes al jueves esta semana, ¿no os parece? Como buen agnóstico, me la traen al pairo no creo en los santos, pero tengo la suerte de que el mío coincida con el Día del Libro, y eso hay que celebrarlo.

Primero, un poquito de historia, por si alguien no sabe por qué hoy es el Día del Libro (aunque seguro que sí, porque sois muy cultos y siempre me dejáis mal, truhanes). Resulta que, en teoría, el 23 de abril de 1616 murieron tres genios de las letras, los que hoy consideramos padres de sus respectivas literaturas: Cervantes, de España, Shakespeare para los anglosajones y el algo menos conocido Inca Garcilaso, padre de las letras hispanoamericanas. En realidad, el único que parece ser que murió tal día como hoy hace 399 años fue el Inca, porque Cervantes murió el día 22, mientras que los ingleses usaban por aquel entonces otro calendario, y su 23 de abril no se correspondía con el nuestro. Pero como leyenda está muy bien, y nos ha dado uno de los días más bonitos para todos los que amamos la literatura.

Dicho esto, claro que quiero recomendar lecturas en este día tan especial. Pero como hace no tanto ya os recomendaba novelas para San Valentín, he decidido ser un poco más original y hoy voy a recomendaros obras de teatro. Es un género que me gusta mucho, a veces incluso más leído que representado, y lo tenía muy abandonado, pero recientemente he recordado lo mucho que lo amo gracias a la maravillosa Agosto, de Tracy Letts (reseña próximamente).

Sin más dilación, cinco obras de teatro para este Día del Libro:




La gata sobre el tejado de zinc caliente, de Tennessee Williams

O, en general, cualquier obra de este autor cuyo nombre soy incapaz de escribir sin mirar. Es la obra que inspiró la película, que también es muy recomendable para los cinéfilos, pero por cuestiones de censura, se omitió un elemento del argumento original de la obra que explicaba mucho mejor por qué el protagonista se sentía como se sentía.
En definitiva, uno de mis dramaturgos preferidos, y esta, una de sus obras más conocidas.

Corona de amor y muerte, de Alejandro Casona.

De Casona también recomiendo cualquier obra (La dama del alba, mismamente, que es lectura obligatoria en muchos institutos y es fácil de encontrar). No voy a decir que es el mejor dramaturgo en lengua castellana (aunque lo piense), porque está feo hacer afirmaciones tan absolutas, pero definitivamente es un escritor al que se ha tenido menos en cuenta de lo que debería. Seguramente tuviera que ver con la introducción en muchas de sus obras de elementos mágicos o míticos; que ya sabéis que los críticos tienden a despreciar todo lo que suene remotamente cercano a fantasía.
Esta en concreto es una obra de carácter histórica menos conocida que otros trabajos del autor.



Hedda Gabler, de Henrik Ibsen.

Su obra más emblemática es Casa de muñecas, pero para mi gusto, es más interesante por lo que significa para el teatro europeo e incluso para el movimiento feminista que como pieza literaria. Mi obra favorita de Ibsen es, sin ningún género de dudas, Hedda Gabler. Qué mujer, qué personaje tan complejo y fascinante.


Deseo bajo los olmos, de Eugene O'Neill.

Otro de los grandes dramaturgos contemporáneos, de esos de los que cualquier obra es recomendable; este quizá menos conocido en España, o por lo menos mucho más difícil de encontrar en las librerías. Esta obra en concreto la leí hace cuatro o cinco años, y mi memoria de Dory aún la recuerda gratamente (a ver si la releo pronto). Básicamente sigue el esquema de una tragedia griega para narrar una historia moderna y más cercana al lector de hoy día; algo así como una tragedia griega actualizada.



La casa de Bernarda Alba, de Federico García Lorca.

A veces soy un clasicorro con la literatura, ya lo sabéis, y Bernarda Alba es una de esas obras teatrales muy de madre y abuela que me encantan. Bodas de sangre, también de Lorca, me encanta, pero no se acerca al nivel de complejidad e intensidad emocional de esta obra. De la cual, por cierto, Agosto es deudora (y que no me digan lo contrario los americanos, que esta vez se han copiado ellos de nosotros).

11 comentarios

  1. Pues felicidades, aunque seas agnóstico (porque yo soy atea y me enfurruño igualmente si no me felicitan en pentecostés XDD). Tiene gracia, porque los tres primeros autores que has recomendado me encantan, pero no he leído ninguna de las obras que mencionas, así que me las apunto XDD. La única que he leído es la de Lorca, que me encanta, y además he tenido la suerte de verla representada en directo.

    Besooss y feliz día del libro!!

    ResponderEliminar
  2. Felicidades por el santo! yo lo celebro aunque no sé por qué, supongo por mis abuelos, así que xD
    La verdad es que yo leo poco teatro pero me apunto tus recomendaciones, la casa de bernarda alba la lei para el instituto y tuve la suerte de que una amiga la representó, fue genial, la verdad.
    ¡Un besín y que tengas un buen día del libro!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la entrada, muy bien traída y necesaria para los que como yo, estamos muy pez en el tema :P
    Solo he leído La casa de Bernarda Alba, que es imprescindible, como Bodas de Sangre. También he leído Casa de Muñecas y me pareció interesante, así que me apunto la otra de Ibsen. A bote pronto yo me uniría recomendando a Brecht, o Esperando a Godot (ya, ya lo sé, qué original, si es que no me da para más) y los fans de Hamlet tienen que leer The Spanish Tragedy de Kyd o La duquesa de Malfi, que son brutales de épicas :D
    Sobre Los restos del día te respondo aquí que Wordpress no me deja hacerlo en casa, es "un dramón sutil". Le vas cogiendo cariño al caballero y acabas emocionado perdido sin saber por qué. Espero que en esta sí que coincidamos.
    Y felicidades, que no te escapas! :)

    ResponderEliminar
  4. Aunque no te dé más, hay que felicitarte... ¡Encima que es el Día del Libro! :3 A mí el teatro me gusta mucho, aunque tampoco he tenido la suerte de poder ir a ver representaciones tan a menudo como desearía. La casa de Bernarda Alba es un clasicazo, y de Casona quiero leer algo más, porque me leí La dama del Alba un par de veces y cada vez me gusta más. Yo de quien soy muy fan es de Jardiel Poncela. Me leí alguna novela suya, y me he leído también dos obras teatrales (con esa comedia sutil y algo intelectual), y no pude haberlas disfrutado más.

    Un besote :3

    Por cierto: me leí la crítica que hicieron Las Malas Hierbas de tu libro y no veas las ganas que me han dado de hacerme con él ^^ A ver si me abro otra cuenta de Amazon y me pongo al día con los ebooks que tengo pendientes :3

    ResponderEliminar
  5. Aunque seas agnóstico muchas felicidades.

    Me ha gustado la entrada, la verdad es que se hace difícil ver entradas de obras de teatro.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Leí La Casa de Bernarda Alba el año pasado y no me quedó muy claro el asunto, debo volver a leerla :$
    Un beso ♥

    ResponderEliminar
  7. Dobles felicidades ^^
    Me llevo un par de ideas de tus recomendaciones, gracias y un beso.

    ResponderEliminar
  8. Felicidades!!
    El teatro no es lo mío, al menos leído. Me distraen mucho las acotaciones y textos varios entre los diálogos... "La casa de Bernarda Alba" lo leí cuando iba al colegio, pero apenas lo recuerdo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Aparte de algunas de Shakespeare no he leído muchas obras de teatro, pero de estas leí La casa de Bernarda Alba y recuerdo que me gustó mucho. Y tengo algunas de Wilde en mi estantería y otra de Chéjov, a ver cuando las puedo leer y me apunto las otras recomendaciones, que me llamaron mucho la atención.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Tengo pendiente de releer La casa de Bernarda Alba para opinar sobre ella en el blog. Así que... pronto hablaré de ella! jaja Un beso

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola!
    Me siento muy inculta cuando entro en el mundo del teatro (y eso que actué durante cinco años), porque me sacas de Moliere y Shakespeare y apenas he leído nada. Lorca me encantó en su momento (no leí La casa de Bernarda Alba, pero sí Bodas de sangre), pero de la lista, no he leído más. Es verdad que tengo a Williams y Ibsen en el punto de mira (en la librería tenemos dos de este último y me llama MUCHO, sobretodo Un enemigo del pueblo, con las ediciones preciosas de Alianza (que superficial soy xD), pero aún no he tenido oportunidad de leerlo bien).

    Muchas gracias por la entrada :D
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar