Cine: Lucky Them (2013), joyita indie con alma roquera

12:30:00


El cine independiente americano cada vez es más un cajón de sastre donde ya tiene cabida casi cualquier cosa que no sea una superproducción. Incluso se usa como reclamo, eso de calificar como "indies" películas con una factura técnica de cuidado, la Warner Bros. como productora y protagonistas con un caché que podría terminar con el hambre en África. Ser una película indie está un poco de moda, en definitiva, porque parece que da prestigio, que los espectadores somos idiotas y nos vamos a creer que eres un cineasta/actor con oficio solo porque tu campaña de marketing diga que tu película es cine independiente.

En fin, reivindicaciones aparte, dentro del indie americano hay varios tipos de películas. Por un lado está el postureo (postureo máximo, que dirían por ahí), que se corresponde un poco con lo expuesto anteriormente. Luego tenemos otro caso habitual, que es el de las películas que se escudan detrás de la etiqueta de independientes para justificar un guion plano que aburre hasta las piedras. Y, finalmente, muy de vez en cuando uno se encuentra una joya, una película modesta, rodada con oficio, con un guion sólido y sustentada en el buen trabajo de unos actores a los que se nota con ganas de trabajar.

La clave está en hacerlo con amor, igual que las lentejas.

Lucky Them (2013) es una de esas películas independientes con alma. No es nada sorprendentemente teniendo en cuenta la historia que hay detrás. El guion estuvo más de una década pululando por Hollywood, luchando por ver la luz, con Paul Newman como principal baluarte (hasta iba a hacer un cameo en la cinta). Tras su muerte, su esposa, otra grande del cine, Joanne Woodward tomó el relevo y se convirtió en productora ejecutiva para sacar adelante esa película por la que el amor de su vida había peleado tanto. Con algo así detrás, era difícil que la película no tuviera alma.

La cinta cuenta la historia de Ellie (Toni Collette), una crítica musical de mediana edad marcada por algo que ocurrió diez años atrás, cuando su novio de toda la vida, una estrella del rock llamada a convertirse en una leyenda de la música, decidió dejarlo todo y desaparecer. Poco después, su coche fue encontrado junto a unas cataratas, pero ella siempre se ha negado a creer que está muerto.

Ellie tiene ahora una vida desordenada, un tanto inmadura: recorre los bares de Seattle buscando nuevas estrellas de la música y, a menudo, se acuesta con hombres más jóvenes con los que no suele ir más allá de eso. Un buen día, su jefe le dice que la revista para la que trabaja se está yendo a pique y que tienen que adaptarse a los nuevos tiempos; que ya basta de salir a la calle a buscar gente con talento y escribir sobre ella. Necesitan una historia potente, como el décimo aniversario de la desaparición de Matthew Smith. ¿Y quién mejor que Ellie, su novia de aquel entonces, para escribir sobre ello?

De esta manera, Ellie revive uno de los hechos más determinantes de su pasado y trata de averiguar qué fue de su antiguo amor, acompañada por un millonario excéntrico (Thomas Haden Church) cuyo último capricho es convertirse en director de documentales, y que cree haber encontrado en su historia con Matthew Smith lo que andaba buscando.

No es un secreto que Toni Collette es una de mis actrices favoritas, y en esta película me vuelve a recordar por qué. Está cínica, áspera y en un registro más bien cómico durante la mayor parte de la historia, pero su personaje esconde una vulnerabilidad que se atisba en pequeños momentos y que finalmente sale a la luz. Collette está inmensa: comedida, sutil, pero hipnótica. Ella es el pilar de la película.

También Thomas Haden Church está muy bien en un papel todavía más cómico que acaba resultando entrañable y robando el corazón del espectador.

En líneas generales, se trata de una película modesta, pero hecha con oficio. Es una mezcla curiosa de comedia, drama, musical y, si me apuráis, hasta tiene momentos con un toque de thriller. Va de menos a más, y es sorprendente como, guiada por la fuerza de las interpretaciones, va ganando en profundidad y dramatismo, hasta que, de pronto, uno se encuentra en cierta escena hacia el final de la película, en la que Collette y otro actor que no voy a nombrar (para evitar spoilers) se comen la pantalla, con algo que es cine en estado puro, hecho casi sin líneas de guion.

Ahí uno se da cuenta de que la comedia sobre una crítica musical de vida alegre que ha estado viendo durante la última hora y media se ha convertido, en algún momento, en un drama complejo con unos personajes inesperadamente profundos. Y eso es cine.

Lo dicho: cine independiente con mucha alma. Y Toni Collette comiéndose la pantalla. Además, la música es una gozada. Recomendada para aquellos a los que os guste el cine pequeñito y acogedor.


8.5 | 10

14 comentarios

  1. ¡Hola! ^^

    No conocía la película pero sólo con leer la trama ya me llama mucho la atención. Además me suelen gustar mucho las comedias y si encima tiene toques de drama más musical mejor que mejor. Me ha encantado tu reseña, me han dado muchas ganas de verla. Me suelen gustar este tipo de pelis así que me apunto la recomendación.

    Un beso :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si al final la ves espero que no te decepcione, y ya me contarás ^o^

      Eliminar
  2. Pues mira, esa es justo la receta que más me gusta, joyas indies con almas roqueras. Un saludo y gracias por el aporte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una receta que no da muchas películas al año, pero a mí siempre me ha dado buen resultado con las que he visto, es cierto.

      Eliminar
  3. Si a tu excelente crítica le sumo que sale Toni Collete, sólo me queda decir: "Eres mala Muriel..." jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D Ahora me has dado ganas de volver a verla...

      Eliminar
    2. Anda, no sabía que respondías a los comentarios. Tendré que pasarme más a menudo

      Eliminar
  4. Mi intención era comentar en la pestaña "Sobre el blog", pues se me antoja más adecuada para este tipo de opiniones, no obstante, parece que hay algún problema con ella. Como no quiero dejar de decirte algo, aprovecho esta última entrada que has publicado para hacer mi aporte.

    Hoy por hoy parece que todos los blogs son igual de "valiosos". Yo, por mi parte, no estoy nada de acuerdo con esto. La inmensa mayoría de los blogs son administrados por personas conformistas y poco críticas, lo que se refleja en cada una de sus publicaciones. Habrá quien diga que claro, son jóvenes, y claro, la sociedad no les ha educado para que sean críticos y tengan personalidad. Yo, por mi parte, sigo si estar nada de acuerdo. Y es que de cada uno depende diferenciarse del resto y ser como quiere ser. Por todo esto, ya no me sorprende nada navegar por la blogosfera y no encontrar más que blogs descafeinados que publican prácticamente lo mismo unos que los otros. Al final he terminado acostumbrándome.

    No obstante, esta homogeneidad inalterable hace que cuando me topo con un blog cuyo contenido realmente vale, casi me quite el sombrero ante su administrador. Bien es cierto que este tipo de sitios no suelen tener tantos seguidores como el resto, pero eso solo demuestra lo poco críticos que son los propios usuarios. No es que me considere mejor que ellos en absoluto. No soy filóloga, ni redacto mejor que nadie, pero no creo que haga falta serlo para defender lo que uno piensa de forma coherente y ofrecer un contenido de calidad a quienes tienen el detalle de emplear su tiempo en interesarse por lo que escribimos.

    Dicho esto, no me queda más que felicitarte. Tienes una seguidora más (bueno, en realidad la tenías desde hace tiempo, pero la verdad es que no había tenido ocasión de indagar demasiado en tu blog) y te deseo toda la suerte del mundo. Un saludo y, por si no nos vemos luego: buenos días, buenas tardes y buenas noches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Antes de nada, ¡guau! No sé qué decir, de verdad. Bueno, sí, de entrada que con Momo + El show de Truman ya has hecho que te quiera :D Muchísimas gracias con tu comentario, porque comparto eso de que a veces cuesta encontrar blogs en los que uno encuentre alma (precisamente de lo que hablaba con la película de esta entrada), y como sé lo mucho que me alegra a mí dar con uno que me haga sentir eso, no puedo estar más feliz de que tú hayas encontrado algo de alma en este rinconcito. Gracias de nuevo y espero que te siga gustando lo que veas por aquí ^o^

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Es que es una combinación que no falla :)

      Eliminar
  6. ¡Hola!
    En primer lugar felicitarte por el blog, acabo de descubrirlo y no he tardado en seguirte, por lo poco que he visto me gustan los temas que tratas.
    A mí también me encanta el cine "indie" con alma, más que muchas de las películas que se han venido autodenominando así en los últimos tiempos. No conocía "Lucky Them" y tiene una pinta estupenda, así que queda apuntada para verla próximamente.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Realmente si te adentras en el mundo del cine americano, es difícil encontrar una joya dentro del llamado cine independiente. Y eso que no soy una experta, pero he visto un par que se hacen llamar así que son de todo, menos cine independiente.
    Pero no sé porqué, esta película me ha recordado a Once. Será por la imagen del chico persiguiendo una chica con la guitarra. Y seguramente es un prejuicio totalmente erróneo de la película xD. Pero entre lo que comentas y lo que me ha llamado de la película, me la apunto.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  8. No me suelen gustar las películas musicales, pero creo que en este caso le daré una oportunidad dada tu crítica. Ah! y no quitaré ojo a la actriz.

    ResponderEliminar