Reseña: Refugio del Viento, de George R. R. Martin y Lisa Tuttle

12:30:00


Polémicas y adaptaciones al margen, Martin es uno de mis escritores predilectos. Creo que, dentro del género de la fantasía, es de lejos el mejor de los actuales; o por lo menos, el que mejor equilibrio tiene entre pluma, personajes, ambientación y tramas. De todas sus novelas, la única que no pude terminar fue Muerte de la luz, debido a mi proverbial problema con la ciencia ficción, cuyas sinopsis me enamoran y contenido me aburre soberanamente. Este, Refugio del Viento, era de los pocos libros de Martin (libros reales; paso mucho de esos sacacuartos que se inventa Gigamesh poniendo el nombre de Martin en grande cuando apenas firma un relato entre cincuenta que tiene la antología), y el mes pasado por fin tuve la oportunidad de leerlo.

Llevaba bastante tiempo en mi estantería, un par de años como mínimo, y si no lo había leído hasta ahora había sido porque la mayoría de críticas no lo ponían muy bien. Eso, y que a la otra escritora no la conozco. Y encima la trama parecía una mezcla complicada de fantasía y ciencia ficción... Sin embargo, el libro estaba en mi lista de lecturas para primavera, y con lo bien que me he portado cumpliendo con casi toda la lista, no podía echarlo a perder.

El resultado ha sido bastante bueno. Iba con miedo de aburrirme y dejar el libro a las primeras de cambio, pero para nada. Es cierto que no es el tipo de novela que me gusta leer y que, en general, me ha parecido sosa y descafeinada a todos los niveles, pero la he disfrutado, algunas partes más que otras. De hecho, siendo una de esas ediciones de Gigamesh con letra minúscula y ese papel de color blanco nuclear que tan nervioso me ponen, ser capaz de terminar el libro es un merito extra.

Efectivamente, en Refugio del Viento (los topónimos en esta novela huelen a Martin a kilómetros de distancia) la fantasía y la ciencia ficción se dan la mano. Nos encontramos con un mundo futuro situado en un archipiélago difícil de navegar, cuya única forma eficaz de comunicación son los voladores, una suerte de clase privilegiada, vistos casi como hijos de los dioses, que cuentan en su familia con unas alas mecánicas que les permiten planear por el aire y avanzar de una isla a otra para llevar mensajes.

Las alas se heredan de padres a hijos y no se pueden fabricar más, porque son algo así como una reliquia de los primeros moradores de aquellas tierras, llegados de un mundo diferente y con más recursos, y los habitantes actuales de Refugio del Viento son incapaces de imitar su tecnología. De manera que, aquel que nace en una familia de voladores y tiene derecho a unas alas, se convierte automáticamente en un privilegiado, mientras que los que nacen en familias sin alas, dependen de estos para casi todo y rara vez logran salir de sus islas natales; o si lo hacen, se exponen a morir en la peligrosa travesía en barco.

El punto de partida de la novela es la aparición de Maris, una joven de origen humilde que es adoptada por un volador sin hijos que la convierte en su heredera. Sin embargo, cuando este volador tenga un hijo de su propia sangre, Maris verá puesto en peligro su sueño de ser voladora, e iniciará una lucha contra la tradición que impide a la gente de a pie el acceso a las alas (incluso sin son más capaces que el hijo de un volador), lo cual hará temblar los cimientos de la sociedad del archipiélago.

Como podréis deducir enseguida de lo que os he contado, la novela esconde una crítica social muy oportuna que remite a nuestra sociedad, al mundo real, como ocurre a menudo con la buena ciencia ficción. Posiblemente esto sea lo más conseguido de la novela, el modo en que Martin y Tuttle dan forma a esta alegoría en la que se ponen en cuestión esas tradiciones que condenan a una parte de la sociedad a la pobreza y convierte a unos pocos en una élite. Creo que han conseguido tratar muy bien el tema y además lo integran muy bien en la historia, sin que dé la impresión de que solo querían hacer la crítica social y la trama quede un poco difuminada en comparación, como pasa a veces con las novelas que parten de una premisa como esta.

La historia de Maris, y por tanto la propia novela, se compone de lo que podríamos considerar casi tres novelas cortas independientes: adolescencia, juventud y madurez. Entre ellas transcurren varios años, y cada una nos cuenta una historia con su propia trama y desarrollo, aunque todo formando parte de esa gran trama global que es el enfrentamiento de Maris a la tradición que le impide convertirse en voladora por el mero hecho de no haber nacido en una familia privilegiada.

El peligro de este tipo de estructuras es que siempre hay una historia que destaca sobre las demás. Personalmente, tanto por entretenida como por los dilemas que plantea, la más interesante me ha parecido la segunda, la historia de la Maris de veintimuchos-treinta años, mientras que la última me ha dado la impresión de que se alargaba demasiado y daba vueltas sobre lo mismo una y otra vez para llegar a una conclusión que, en realidad, se veía venir ya desde hacía bastantes páginas.

En cuanto a los personajes no hay gran cosa que decir: Maris es la protagonista absoluta, todo esta narrado desde su punto de vista, y por tanto, es un personaje tridimensional y muy bien construido. La mayoría de secundarios más importantes también lo son (me quedo sobre todo con Val y S'Rella). Aun así, para mi gusto les falta a todos carisma a raudales si los comparamos con los personajes más celebres de otras novelas de Martin.

Finalmente, de la prosa no tengo ninguna queja. Al contrario, estoy gratamente sorprendido, porque en ningún momento he notado el cambio de estilo. No sé qué ha escrito cada uno de los autores, pero si alguien me preguntara, y con unos cuantos libros de Martin a mis espaldas, diría que a mí todo me parece escrito por él y que no noto ninguna salida de tono. Eso, en una novela escrita entre dos autores, es algo muy, muy meritorio.

Así que, en resumen:


Una mezcla de fantasía y ciencia ficción con una ambientación interesante que plantea cuestiones que invitan a reflexionar sobre nuestro propio mundo. Es entretenida, aunque el interés decae de una historia a otra, y se queda pequeña al lado de otras grandes novelas y personajes de Martin.

★★★

15 comentarios

  1. No sabía que tuvieras tal problema con la ciencia ficción. Qué mal, porque yo la disfruto como enana, jeje. Meeee apunto el título para un futuro, porque definitivamente me interesa (aunque si hubiese ido sin saber nada, la sola portada me hubiera echado para atrás). Genial reseña, gracias :)

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hija, sí. El juego de Ender y poco más, ese es mi currículum de ciencia ficción leída; la mayoría los abandono :( Me alegro de que te haya interesando este ^^.

      Eliminar
  2. No me llama mucho la atención, la portada no me gusta y la sinopsis no me dice nada atrayente.


    Saludos. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La portada gana en persona, que la ilustración tiene detalles muy bonitos; pero sí, no es gran cosa.

      Eliminar
  3. Pues a mi con la ciencia ficción me ocurre lo contrario, la sinopsis no me llama nada la atención, pero cuando leo, el libro me termina encantando... éste tiene buena pinta, y no he leído nada de Martin más allá de Canción de hielo y fuego, así que me lo apunto para darle una oportunidad.

    Besooss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te gusta la cifi, me imagino que este lo disfrutarás ^^. Aunque dicen que Muerte de la luz es su mejor libro de cifi (aunque yo no pase de la mitad del libro, pero bueno)

      Eliminar
  4. Ahora que me he puesto al día con la saga de Canción de hielo y fuego, quiero seguir leyendo más de Martin y así superar el mono XD Este es uno de los que más me llama, aunque Los viajes de Tuf también me hace ojitos, aunque la verdad es que quitando la recopilación esas de relatos de Gigamesh que a mí tampoco me hacen mucha gracia, quiero leer todos sus libros.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo de las recopilaciones es criminal. Como se despisten van a poner el nombre de Martin en grande en todos los libros que publique Gigamesh para ver quién pica XD

      Eliminar
  5. Yo tampoco la he leído aún a pesar de que me gustaría leer todo lo que ha escrito George RR Martin. Con la ciencia ficción me pasa un poco lo mismo que a ti, como me empiezan a dar explicaciones muy hardcore de cosas muy raras, pues acabo aburriéndome bastante. Pero sí he leído Los viajes de Tuf que se supone que también es ciencia ficción y me gustí mucho, así que espero que este tampoco me decepcione.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí Tuf es el que me queda (creo que el único de los que tiene editados en español, al menos), precisamente porque me da bastante respeto por el género y este parecía más light, así que seguro que puedes con este :)

      Eliminar
  6. Ay...se me ha caído un mito. Como que problemas con la ciencia ficción!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me hurgues en la herida T__T. No sabes lo mucho que quiero engancharme al género y disfrutarlo, pero no hay manera. Si yo por mí empezaba a leer Neuromante ahora mismo, pero sería un desastre :P

      Eliminar
  7. ¡Hola! De Martin solo he leído Canción de Hielo y Fuego pero tengo muchas ganas de leer otras cosas suyas. En un principio, leyendo la sinopsis, quería apuntarme este libro también. Pero tal y como lo has puesto creo que no me convence lo suficiente.
    Y no sabía que tuvieras un problema con la ciencia ficción. A mi tanto me da el género, solo que esté bien hecho :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, no sé qué tengo con la ciencia ficción, es algo raro, porque me atraen pero luego no me acaban gustando... Yo de Martin siempre recomiendo "Sueño del fevre", incluso más que Canción, pero es una recomendación muy personal.

      Eliminar
  8. Siento decirte que la mayor parte de esta novela fue escrita por Lisa Tuttle. Martin puso poco. Pero las editoriales evidentemente tiran de nombre ganador.

    ResponderEliminar