Reseña: "Levadura de malicia", de Robertson Davies

12:30:00



Hace unas semanas compartía con vosotros uno de mis últimos descubrimientos literarios: Robertson Davies, un escritor canadiense que empezó a publicar allá por los años 50, siendo un hombre maduro, y que estructuró sus novelas en trilogías formadas por novelas independientes entre sí, pero que comparten algunos personajes. Con A merced de la tempestad daba comienzo a la Trilogía de Salterton, una serie de novelas costumbristas acerca de la vida de los habitantes de la ciudad ficticia de Salteron. Poco después de terminar la novela, fui en busca de la segunda de la trilogía, y ahora no podría estar más maravillado con este autor.

La primera vez que oí hablar de Davies (no recuerdo exactamente dónde; seguramente en algún blog), tuve la sensación de que me iba a gustar la obra de este hombre, y parece que no me equivocaba. Si A merced de la tempestad me pareció un bonito homenaje a Shakespeare por parte de un hombre del teatro y una excelente comfort-reading, esta Levadura de malicia sigue en la misma línea e incluso se eleva por encima de su predecesora.
Solly estaba deshecho porque creía que le habían roto el corazón. Es muy probable que fuera cierto en el sentido que se da normalmente a esa expresión. Casi todos los corazones que valen algo se rompen dos o tres veces en la vida. Sanan, desde luego, y en general se fortalecen, pero cada vez que se rompen pierden algo esencial. 
En esta ocasión, lo que sacude la vida de loa vecinos de Salterton no es una representación teatral, sino una nota publicada en la sección de sociedad del periódico local. En esta nota, dos de sus vecinos anuncian su boda para el próximo mes. El problema es que la noticia es falsa, una broma orquestada por algún otro habitante de Salterton. El chico y la chica son jóvenes y están solteros, así que la broma no tendría que haber supuesto un problema para nadie, pero en Salterton cualquier minucia se convierte en un drama, y esta nota en el periódico va a alterar las vidas de todos los vecinos.

Levadura de malicia retoma a Solly, uno de los protagonistas de la primera novela de la trilogía, así como a otros personajes que también aparecieron en ella aunque de forma más secundaria: Pearl, su padre el profesor Vambrace y el organista Humphrey Cobbler, entre otros. A estos se suman otros nuevos, periodistas y abogados envueltos en el asunto de la nota aparecida en el periódico, principalmente. En conjunto, todos forman un elenco de personajes divertidísimo, unos ridículos, otros odiosos y casi todos entrañables. Igual que en la primera novela, Davies es capaz de caracterizar a todos los personajes, incluso los más secundarios, en pocas escenas, pasando de uno a otro con una maestría admirable.

En cuanto a la narrativa de Davies, esta sigue siendo igual de rica. Si cabe, he notado una ironía aún más afilada en esta novela que la anterior, y algunas escenas y personajes me han tenido tirado por el suelo de risa. No voy a decir que llegue al nivel de la Austen, porque eso son palabras mayores, pero su retrato de esta ciudad de provincias de la Canadá de mediados del siglo XX es divertidísimo y entrañable, principalmente gracias a la forma que tiene el autor de narrar. Pasa de las referencias eruditas al chascarrillo fácil con mucha facilidad, y en ambos registros se maneja bien.

¿Qué más podría decir sin empezar a repetirme como un disco rayado? A merced de la tempestad me gustó mucho, pero Levadura de malicia sencillamente me ha enamorado. Más allá de la impresión que puedan causar este autor y sus novelas, os lo recomiendo (al menos esta trilogía) a todos los que seáis amantes de ese costumbrismo anglosajón tan típico del siglo XIX, porque en las novelas de Salterton hay mucho de eso, y estoy seguro de que, como yo, quedaréis prendados de los excéntricos (y melodramáticos) vecinos de esa pequeña ciudad canadiense.


★★★★★

5 comentarios

  1. Autor que probar y lectura que probar sin falta, tiene muy buena pinta. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
  2. Es la primera vez que oigo hablar de este autor pero me anoto A merced de la tempestad. Entre el homenaje a Shakespeare y el tono costumbrista se me hace muy atractivo. Luego veremos lo de continuar (o no) con la trilogía...
    Saludos y gracias por la visita,

    ResponderEliminar
  3. Hola!!
    La verdad es que no conocía estos libros, ni al autor en general, pero me llama mucho la atención. Me anoto los títulos para darles una oportunidad. ¡Muchas gracias por la reseña y el descubrimiento!
    Un beso ^-^

    ResponderEliminar
  4. Pues también a mí me descubres a este autor, Jorge, y en principio te odio por ello, porque creo que puede gustarme mucho su obra y acabas de crearme necesidad (como IKEA pero a otro nivel).

    bsos!

    ResponderEliminar
  5. Ya con el título me ha ganado. Aunque si me animo, imagino que lo intentaré primero con la tempestad. Saludos!

    ResponderEliminar