Lo que el viento se llevó, de Margaret Mitchell

11:30:00

Fotograma de la película Gone with the wind (1939)
Estoy convencido de que la mayoría de vosotros, incluso los que no hayáis leído el libro, sabríais contarme de principio a fin las peripecias de ese volcán de mujer que es Scarlett O'Hara, la protagonista de Gone with the wind. Su figura y la de Rhett Butler son ya tan parte de la cultura popular que aún no me explico cómo he podido vivir veinticinco años sin sufrir grandes spoilers de su historia. Más allá de que sucedía durante la Guerra de Secesión y que ella ponía a "Dios por testigo de que jamás volvería a pasar hambre", era poco más o menos virgen respecto a ella cuando comencé la novela.

Gracias a eso, he podido disfrutar (y sufrir; sobre todo sufrir) con los personajes a lo largo de las mil páginas de librazo que es Gone with the wind. Por si alguien, como yo, tiene las nociones justas de qué trata, este sería un breve resumen: nuestra protagonista, Scarlett O'Hara, es una muchacha sureña que disfruta de la buena vida en su plantación hasta que la Guerra de Secesión estalla y la situación del sur de los Estados Unidos empieza a cambiar. A partir de ese momento, tendrá que ingeniárselas para salir a flote y adaptarse a todo lo que se le venga encima.

Gone with the wind es Scarlett. Lo habitual es que las novelas así de extensas sean corales, bien porque intenten retratar la vida de toda una clase social o bien porque sigan a varias generaciones de una familia. Esta novela es especialmente rara dentro del grupo de "grandes tochos" (empleo una terminología sacada directamente de los manuales de Biblioteconomía, como veis); es rara, digo, porque se centra exclusivamente en Scarlett O'Hara. Son mil páginas que equivalen a unos doce años en la vida de esta mujer, desde el final de la adolescencia hasta la madurez. Solamente a través de lo que le sucede a ella, Mitchell consigue retratar de manera mágica la vida sureña en estos años de cambio.
As God is my witness, as God is my witness, the Yankees aren’t going to lick me. I’m going to live through this, and when it’s over, I’m never going to be hungry again. No, nor any of my folks. If I have to steal or kill–as God is my witness, I’m never going to be hungry again.
Dado que son mil páginas acompañando a Scarlett, es obvio que el disfrute de la novela depende mucho de ella. Me imagino que es un personaje que gran parte de la gente odiará, y que habrá más de una persona que habrá dejado a medias el libro o la película por no tragarla, pero yo no puedo hacer otra cosa que adorarla. Aparte de ser uno de los personajes mejor desarrollados, para bien y para mal, que he tenido el gusto de leer, me gusta cómo es. No es lo que llamaríamos "buena persona", pero hay algo en su fuerza arrolladora y su lucha por la supervivencia que la vuelve hipnótica. Y el hecho de que su bondad esté tan enterrada y salga a la luz en contadas ocasiones la hace aún más fascinante.

Gone with the wind es una novela que trata muchos temas: la guerra, la esclavitud, el amor (tóxico), las convenciones sociales absurdas, el papel de la mujer en la sociedad, la maternidad...; pero, por encima de todo, es una novela acerca de la supervivencia. De levantarse del suelo cuando todo se va al garete y seguir adelante pase lo que pase.

Me gustan las historias de supervivencia y, por encima de todo, me gustan los personajes supervivientes, así que no existía la posibilidad de que no me quedara prendado de Scarlett y su epopeya. Porque eso es lo que es: una epopeya que ya les habría gustado escribir a los griegos.

Además del trabajo con el personaje principal, los secundarios también tienen una viveza difícil de describir: Melly, Rhett, Mammy o Ellen O'Hara son casi igual de fascinantes que la protagonista. Y, aun por encima de todo esto, la ambientación es exquisita. He aprendido más acerca de la Guerra de Secesión leyendo esta novela que en todos estos años de leer acerca de ella y verla en mil y una películas. 

Y ese sur romántico que describe Mitchell... resulta difícil no dejarse contagiar por su nostalgia y añorar su belleza. Ese es otro gran mérito (o error, según algunos) de la novela: consigue convertir en idílica la vida del sur de Estados Unidos en aquellos años. Casi hace de la esclavitud y la situación de los negros algo romántico. Suena enfermizo dicho desde la actualidad, pero hay algo precioso en la relación de Mammy y el resto de negros con los O'Hara, y estamos hablando de la esclavitud. Este tema fue muy polémico cuando se publicó el libro, ya que muchos consideraron intolerable la imagen que Mitchell daba de la esclavitud, casi como algo bueno que los estados de la Union "habían echado a perder". Yo creo que es un gran logro de la autora: cuando lees la novela, la ambientación es tan envolvente que acabas comprendiendo el modo de pensar de los personajes y, por un momento, llegas a aceptar como naturales cosas como la esclavitud. Partiendo de la base de que esto es una novela, ficción, y no un ensayo promoviendo unas conductas u otras, a mí me parece que es una prueba de lo bien escrito que está el libro.

Poco más tengo que decir (bastante me he alargado ya). Gone with the wind me ha fascinado. Ese sur echado a perder, la asfixia de la guerra, la obstinación de esos sureños que se resisten al cambio como si les fuera la vida en ello (probablemente les fuera) y, por encima de todo, Scarlett O'Hara. El resto de lo que se cuenta en estas mil páginas es una anécdota al lado de ella. Muy pocas veces un personaje me ha causado tanta repulsión con algunos de sus actos y, al mismo tiempo, resultado tan admirable. En ese sentido, esta es una novela incómoda: te hace apoyar acciones y situaciones que sabes que no están bien, y eso solo puede ser un testamento a la capacidad de Margaret Mitchell para sumergirte en la historia hasta que pasas a formar parte de ella como un sureño más.


★★★★★

15 comentarios

  1. yo lo leere :) no ahora pero luego jaja

    ResponderEliminar
  2. Después de haber visto y adorado la película, me da un poco de miedo afrontar el libro. A pesar de que por lo que cuentas contiene casi todos los elementos para gustarme. Quién sabe si le haré un hueco; desde luego necesitaré tiempo.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Yo lo tengo en mi estantería esperando pacientemente. Me acuerdo que cuando lo puse en una lista de libros que quiero leer, la mayoría de gente me dijo que ese libro ni soñarlo. Que no les llamaba, que era un tocho, la historia, etc. Bah, lo que se pierden.
    Yo no "seré virgen" cuando empiece el libro porque he visto la peli varias veces pero creo que el libro me ayudará a entender un par de cosas que en la peli son solo de pasada.
    ¿La has visto?
    Pues eso, que tendré que leerme "Lo que el viento se llevó" sí o sí, y por tu culpa tendré estas ansias hasta que lo haga.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  4. La película es una de mis favoritas de todos los tiempos, pero no he leído el libro todavía. Muy mal por mí, pero pienso remediarlo pronto.
    Yo soy de las que adora a Scarlett, al menos a la de la peli, es un personaje con miles de defectos, a la que no sabes si odiar o admirar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Más que la típica frase de "¡A Dios pongo por testigo que nunca volveré a pasar hambre!" yo tenía en mente siempre la de "¡Señoriiiita Escarlaaaata!" jajaj Qué gran película^^
    En fin, me ha encantado tu reseña y todo lo que dices sobre el personaje de O´Hara, a mí también me pasó con la peli, una sensación extraña de odio-amor, pero es que su instinto de supervivencia es tal que una no puede odiarla. Menudo carácter se gasta.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Lo tengo en mis pendientes. Siempre que quiero leerlo miró cuántas hojas tiene y me invade la pereza... Algún día seré capaz de animarme.
    Gracias por la reseña y saludos!

    ResponderEliminar
  7. Sin duda fue una gran lectura, me dan ganas de releer y todo!

    ResponderEliminar
  8. Este libro es casi de lectura obligada, y aunque sea un poco tochaco yo creo que el contenido merece la pena. Yo lo leí sin haber visto nunca la película y vamos, me quedé gratamente sorprendida, y después vi la película y me volvió a encantar la historia. Desde luego es una obra fabulosa para ver la evolución de un personaje (y más siendo como es Scarlett al principio...) y también todos los temas raciales y bélicos.

    ResponderEliminar
  9. Tengo el tocho libro en casa pero nunca me he armado de valor como para darle una oportunidad...es...gigante...

    Pero Scarlett se hizo un vestido con las cortinas así que habrá que hacerlo antes o después XD

    ResponderEliminar
  10. Uno de los grandes clásicos que me falta ver. Pasan los años y sigue estando en mi lista de pendientes, tengo que intentar verla algún dia. Me alegro de que la hayas disfrutado tanto! :)

    ResponderEliminar
  11. Tengo ganas de leer este clásico, espero hacerlo pronto porque se nota que te gustó y parece re bueno !

    ResponderEliminar
  12. Nooo, has puesto la foto de la edición que quiero comprarme y ahora me tiembla la cartera. Si le pones cinco estrellas a un tocho clásico, tengo poco más que decir, excepto que volveré cuando lo lea :D

    ResponderEliminar
  13. ¡Que ganas tenía yo de leer tu reseña! Yo soy una virgen como tu eras, no he visto la película y solo sé su nombre porque son cosas que se saben. No salgo del "A dios pongo por testigo que nunca más volverá a pasar hambre" xD. pero me has convencido. Una novela centrada en un personaje superviviente, es como si dijera: "Isa, leeme". Me da pereza, no te diré que no. ¡1000 páginas! Pero caerá, seguro xD.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  14. Tengo esta novela desde hace 3 o 4 años y todavía no la he leído, tampoco he visto la película, solo sé de ella la frase típica "a dios pongo por testigo...", ya sabes xD,. Tu llevas 25 y yo llevo 30 años siendo una ignorante jajaja.

    Con tu reseña me has picado el gusanillo y no descarto ponerme con ella antes de que termine el año. Ya veremos si puedo cumplir...

    ¡Mua!

    ResponderEliminar
  15. Cómo me gusta ver reseñas de este libro!! Soy fan absoluta de la peli y de la historia, no importa las veces que la vea que siempre, siempre me quedo hasta al final. Pertenezco al bando pro Scarlett. Sé que es caprichosa, manipuladora, engreída... pero al mismo tiempo tiene una fortaleza, un espíritu que hace que todos los que están a su alrededor no se rindan. Me gusta la gente que ante los problemas, lucha por encontrar soluciones y no se deja llevar por lamentos que no aportan.

    Y sí,desde luego la visión de la esclavitud es compleja, más desde nuestros ojos. Pero yo creo como tú que la autora refleja el pensamiento de muchos: la necesidad del hombre blanco tutelando, mucho mejor que dejar a una persona libre y a su suerte. Sin pensar que esa libertad era el bien más preciado. Y sin duda es un buen libro para conocer un poco más como la guerra de secesión afectaba a la gente en su día a día.

    Que me enrollo un montón XD Un libro que hay que leer sí o sí!!

    ResponderEliminar