Mi impresionante carrera, de Miles Franklin

12:30:00

Fotograma de la película My brilliant career (1979)
Lo primero que impacta al acercarse a Mi impresionante carrera es descubrir que se trata de una novela autobiográfica escrita por una joven australiana que, al momento de su publicación, tenía solo veintidós años. Impacta porque su prosa no tiene nada de adolescente y por lo rematadamente feminista que es la heroína de su historia, que a su vez es una versión novelada de ella misma.

Pero antes de profundizar en ello, un resumen del argumento de la novela. Lo cierto es que no hay mucho decir, porque no deja de ser una más de esas muchas novelas costumbristas que narra la vida de una jovencita en los años finales del s. XIX, en este caso, en Australia. Sybylla es una joven culta e inconformista con una posición relativamente buena en el campo australiano, pero se ve enseguida abocada a la miseria con la caída en desgracia de su familia. Condenada a una vida que no supone ningún estímulo para su mente inquieta, ve pasar los días sintiéndose frustrada y deseando un cambio. Sin embargo, cuando este llegue, se dará cuenta de que su falta de realización personal no tiene solo que ver con sus posibilidades económicas, sino mucho más con la posición que la sociedad espera que ocupe por el mero hecho de ser mujer.

La sinopsis del libro da más detalles de la trama, pero yo prefiero dejarlo aquí, a pesar de que se trate de uno de esos libros en el que los spoilers no tienen gran importancia. Diría que la trama en sí no tiene importancia, porque no tiene nada de novedoso para los que hemos leído algo de costumbrismo decimonónico antes. Como mucho, está el factor Australia. Nunca había leído una novela de época ambientada en este país, pero las diferencias con Inglaterra no son muy grandes.
El mayor tesoro del corazón es saber que hay alguien en la creación que necesita de nuestra existencia (...), alguien en cuya vida sabemos seguro que nuestra muerte dejaría un hueco un día o dos. Y ¿quién puede ser ese alguien sino un marido o una mujer? (...) Yo había despreciado esa posibilidad; pero en los días posteriores supe que no me había equivocado.
Si lo importante no es la trama, ¿qué es, entonces? Sin lugar a dudas, lo que hace especial este libro, la razón por la que he disfrutado tanto su lectura a pesar de que no cuenta nada que no haya leído en otra docena de novelas, es su voz narrativa. Es decir, Sybylla; o séase, esa Miles Franklin de dieciséis años que empezó a escribir una novela basada en su propia vida para desahogarse.

Como decía al principio, la juventud de la autora no se nota en su prosa depurada y riquísima, pero si en la pasión con la que escribe y en su espíritu rebelde. Como toda adolescente, Sybylla actúa en ocasiones de manera incoherente, caprichosa o egoísta, pero es imposible no empatizar con esta cría de veinte años que lo único que desea de la vida es que le permitan realizarse. Realizarse como lo necesita una mente inquieta como la suya, que no busca un matrimonio con un hombre rico, hijos y vida tranquila en el campo. 

A juzgar por la biografía de la autora, parece que logró realizarse, al menos en parte, pero eso es algo que uno ya da por hecho después de terminar de leer las peripecias de Sybylla. Si Miles Franklin tenía la mitad de fuerza interior que su heroína, era imposible que no consiguiera sacarle a la vida algo más de las migajas que esta le ofrecía en su adolescencia.

En resumidas cuentas: una novela joven, audaz y llena de vida, como su protagonista. Lo que cuenta no es nuevo u original, pero lo hace a través de una prosa muy depurada y una narradora que roba el corazón con su lucha casi desesperada por la independencia.


★★★★

13 comentarios

  1. A ver si puedo echarle el guante. Por fin voy a acabar el libro que tengo entre manos y estoy barajando opciones. Me lo apunto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si al final lo lees, seguro que te gusta. Tiene mucho encanto :)

      Eliminar
  2. No termina de llamarme, pero la cita es preciosa^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que lo es? Una pena que no te convenza, Laura.

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    La verdad es que no conocía este libro, pero por todo lo que has dicho de él, creo que podría gustarme mucho:)

    ¡Me lo apunto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es tan conocido como se merece, pero ya verás como merece la pena ;)

      Eliminar
  4. No pues, escribes así de un libro y cómo no anotarlo en mi lista de deseos? ¿CÓMO NO? Las novelas costumbristas nunca me han llamado en especial la atención, pero hace un buen tiempo quiero volver a leer una como para no perder la costumbre. Y parece que he encontrado en Mi impresionante carrera a la opción ganadora. ¡Un beso ♥!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberte convencido, María Fernanda :D Ahora solo espero que el libro no te decepcione.

      Eliminar
  5. ¡Hola Jorge!
    Estoy encantada con tu reseña, de verdad. Me convenciste sin siquiera ahondar en la trama. Reverencia.
    Me encantan las novelas de época, aunque estoy acostumbrada a algo un poco más allá en la línea del tiempo, como Jane Austen o las hermanas Bronte, pero aún así apostaría por Franklin.
    Si fuera un audio libro narrado por la misma Miles probablemente, confundidos por su acento, la tildaríamos de inglesa (si es que eso suma a tu comparación).
    ¡Saludos!

    P.D.: Yo domestico dragones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como es una novela ambientada en las zonas rurales, yo creo que le vas a encontrar bastante parecido a esas que citas, así que seguro que te gusta :))

      Eliminar
  6. Un libro que me dejó muy buen sabor de boca, aunque fue algo desigual, en mitad de la lectura hay cierto estancamiento, aunque finalmente Miles Franklin recupera de nuevo el pulso y, con él, te reintroduces de nuevo en Sybylla, un personaje fantástico. Se nota en ocasiones la juventud de la autora, aunque también le da mucha frescura a lo escrito.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por casualidad te refieres a la parte del trabajo de institutriz? Esos capítulos fueron los únicos en los que yo perdí un poco el ritmo de lectura.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar