Feliz Navidad y otros anuncios


Como sabéis, este mes he estado ausente de la blogosfera casi totalmente por falta de tiempo. Ahora han llegado las fiestas, y ya tenía pensado de antes cerrar el blog hasta que termine el año. Me da pena hacerlo ahora después de haber estado ausente estas semanas, pero creo que es lo mejor.

No obstante, en cuanto empiece enero y pasen las últimas fiestas volveré a retomar el blog con energías renovadas y a darme unos voltios por la blogosfera, que la tengo muy abandonada y la echo mucho de menos.

Y nada más. Solo me queda daros las gracias por este año que llevo ya casi con el blog y por la paciencia con mis ausencias. Nos vemos en 2016 con mucho más, y espero que mejor.

Book tag: Inside out

Como ya es posible que hayáis notado, estas semanas estoy bastante fuera del mundo: no estoy leyendo, apenas me paso por vuestros blogs... En general, estoy muy centrado en cuestiones académicas que me van a tener ocupado el mes. Espero, no obstante, recuperar el ritmo de cara a enero.

Y precisamente porque tengo poco tiempo para hacer entradas más sesudas, me ha venido genial que Carmelo me nominara a un book tag tan molón. Sabéis que la película de Inside Out no me convenció del todo, pero el tag de relacionar libros con emociones sí que me parece interesante, A ver qué opináis de mis elecciones; contadme.

Igual que en otras ocasiones, no voy a nominar directamente a nadie, pero os invito a todos a que os llevéis el tag a vuestros blogs si os gusta.


Alegría


Esto de las emociones es complicado, porque no creo que haya ningún libro que me haga sentir una emoción pura. Especialmente alegría. Momo es un libro precioso que me hace cierta nostalgia; pero como diría mi querida Amélie Nothomb, una nostalgia feliz.


Tristeza


El libro en sí es una maravilla y al final transmite un mensaje positivo que casa muy bien con el de la película: a veces hay que pasarlo mal para apreciar los momentos bonitos. Una lectura más que recomendada para todo el mundo. Te rompe un poco el corazón, pero lo que te da a cambio lo compensa con creces.


Ira


He puesto este, pero en realidad valdría cualquiera de Marc Levy. Lo siento por sus fans, pero es un autor al que le tengo una manía especial. He leído dos novelas suyas (con gran esfuerzo, no os vayáis a pensar) y ambas me parecieron tan malas y cursis que era incapaz de concentrarme en la lectura de lo mucho que me molestaba tener que estar leyendo semejante mamarrachada.


Asco


Que conste que este libro me encanta. Tiene muchos haters, no sé muy bien por qué, pero a mí me enamoró, a pesar de ser más raro que un perro verde, que eso no lo niego. Eso sí, sus primeras diez o veinte páginas son de auténtico asco, con unas descripciones demasiado vívidas del estado del protagonista. Quienes lo hayáis leído seguro que recordáis a qué me refiero.


Miedo


Aquí me pilláis, porque no soy nada miedoso con los libros, así que voy a poner la saga que me aterrorizaba de pequeño, como a tantos otros niños. Este es el libro que más recuerdo de la serie, y quizá siga perdido por casa en algún rincón.


Infancia


Podría haber puesto aquí Momo o la serie de Pesadillas, pero creo que uno de los libros de mi infancia-adolescencia que recuerdo con más cariño, y que quizá no sea muy conocido, es este de Cristina Macía. Lo tengo por casa y siempre pienso en releerlo, pero no lo hago por miedo a lo que pueda pasar. Lo recuerdo con demasiado cariño.

Películas vistas (III)

En el repaso de noviembre ya pudisteis daros cuenta de que el mes pasado vi pocas películas, así que con esta entrada me va a bastar y sobrar para hacer una pequeña crítica de todas ellas.

Sé que a algunos os sorprendieron las puntuaciones relativamente bajas que les di a las dos películas de animación, así que ahora os traigo una crítica más amplia para explicar por qué ha sido así.


Películas vistas


A bug's life (1998)dirigida por John Lasseter y Andrew Stanton. 

Lo que viene siendo Bichos, de toda la vida. No es que ponga el título en inglés por postureo, sino porque me gusta poner el título original cuando veo la película en versión original (manías que tiene uno). Es una de las primeras películas de Pixar, y de las pocas que me faltaban por ver. Se nota que han pasado los años y que es de los comienzos de Pixar (aunque la primera de Toy Story ya era genial). Me ha entretenido y los personajes me han parecido entrañables, pero no ha ido a más. La trama tampoco me ha acabado de convencer, la tensión me ha sabido a poco.

Ricki and the Flash (2015)dirigida por Jonathan Demme. ★★★

Esta película parecía diseñada para mí: dramedia familiar protagonizada por una madre desastre, guion de Diablo Cody (United States of Tara), reparto pequeño pero bien escogido y música orgásmica. Hasta ahora, todas las películas con guion de Cody me habían parecido fallidas, incluso esa supuesta joya indie que es Juno, y que a mí me dejó a medias. Con Ricki and the Flash, ella y Demme (que también es muy de alternar joyas con películas fallidas) se han coronado, al menos en lo que respecta a mí como espectador. Entiendo que a otro tipo de espectador quizá no le guste tanto, porque lo cierto es que es una de esas películas en las que no pasa gran cosa, y lo poco que sucede, resulta casi anodino, pero en lo que se refiere a mí, tenía todos los ingredientes para dar en el clavo.

Mi vecino Totoro (1988), dirigida por Hayao Miyazaki. 

Visualmente, y como concepto en sí, es una preciosidad. Y como decíais en los comentarios del repaso de noviembre, la canción es más que pegadiza. En realidad, a  pesar de la puntuación mediocre, la película me parece buenísima, pero dentro de lo que es. O sea, una película de dibujos animados de los años ochenta y más bien dirigida a niños. Es verdad que no es una película para niños al uso, que es más intensa (pero es que es japo; los japos son intensos hasta con los críos). Sin embargo, en mi opinión, no deja de ser cine infantil, al contrario que otras películas de Miyazaki, que me parece que funcionan mejor con un público adulto. Como no la vi en su momento, ahora me ha gustado y me ha parecido entrañable, pero hasta ahí.


Sé que sobre todo con Totoro no coincidimos en la puntuación, pero, decidme, ¿las demás la habéis visto? ¿Qué opináis? Y como siempre, si queréis recomendar alguna, bienvenidas serán.

Los huesos del invierno (Winter's Bone), de Daniel Woodrell

Fotograma de la película Winter's bone (2010).
Daniel Woodrell era, hasta hace un par de días, un autor completamente desconocido para mí. Pero si me tengo que guiar por lo que dicen de él en la edición de Alba (en su colección de novela negra) es un escritor con cierto nombre en su Estados Unidos natal. Escribe un híbrido raro entre distintos géneros que él ha bautizado con el nombre de country noir, pero yo diría que es más gótico sureño que otra cosa, en la línea de autores como Cormac McCarthy.

Los huesos del invierno es la primera novela suya que leo, y la experiencia ha sido tan buena que seguramente no sea la última. Llegué a ella a través de la adaptación cinematográfica, Winter's bone, conocida principalmente por ser la cinta que le enseñó al mundo quién era y qué podía hacer esa chiquita llamada Jennifer Lawrence. Es una película que siempre he tenido ganas de ver, pero al enterarme de que estaba basada en una novela, me obligué a esperar al libro. Aún no la he visto, pero ya puedo decir que no me arrepiento de la decisión, porque Los huesos del invierno es una muy buena novela.
Ree, pelo castaño, cutis lechoso y abruptos ojos verdes, estaba con los brazos al aire cara al viento, que le agitaba el vestido amarillo y le enrojecía las mejillas como a bofetones. Parecía más alta con las botas militares, fina de talle pero fuerte de brazos y hombros. Un cuerpo a medida para saltar sobre la necesidad. Olía la amenaza húmeda y helada de las nubes, pensaba en la cocina sombría y en la nevera desprovista, miraba la mermada reserva de leña, se estremecía.
El libro nos cuenta la durísima historia de Ree, una chica que con solo dieciséis años tiene que hacerse cargo de su casa, sus dos hermanos pequeños y su madre enferma mental; al mismo tiempo que trata de encontrar a su padre desaparecido, que tiene que presentarse en los próximos días en el juzgado para evitar que Ree y su familia se queden sin su casa, que es poco más o menos lo único que tienen. Por si no fuera suficiente, Ree tiene que hacer todo esto en un ambiente hostil y letal, rodeada de gente con sus propias leyes y un atípico código moral que no dudará en matarla si da un paso en falso.

A pesar de lo que pueda parecer por el argumento, no es una novela de intriga o policíaca en sentido estricto. Es más bien una especie de drama social en un entorno donde el crimen, las drogas y la muerte son parte de la vida cotidiana. Por tanto, la historia que cuenta Los huesos del invierno es dura, a veces mucho, y la frialdad y aspereza de sus personajes y escenarios le hiela a uno el corazón.

Sin embargo, en medio de esta crudeza brilla Ree, la protagonista. A sus dieciséis años, es una de las mejores heroínas que he leído este año (al menos, la mejor desde Scarlett). Tiene una fuerza y una determinación arrolladoras, pero también es vulnerable, como cualquier adolescente que se ve abandonada a su suerte. Ya solo por este personaje merece la pena leer la novela.

Además, Woodrell escribe como los ángeles. Si esta novela la hubiera escrito otro, quizá se me hubiera hecho demasiado dura y no me habría gustado, pero este autor es capaz de crear imágenes naturales de grandísima belleza con cuatro palabras, y su estilo tiene un toque poético que suaviza de alguna manera las crueldades que nos está narrando.

Los huesos del invierno es una novela corta y ágil, de esas que se puede leer casi de una sentada. Está maravillosamente escrita y cuenta con un personaje femenino principal que sí merece la pena leer. En estos tiempos de libros protagonizados por niñas de dieciséis años que dan vergüenza ajena, un personaje como Ree es un regalo.


★★★★

Repaso de noviembre


Noviembre se ha terminado, y aunque ha sido un mes bastante productivo, al menos en su primera mitad. No lo será tanto diciembre viendo la cantidad de cosas que tengo que hacer y el ritmo caribeño que arrastro últimamente.

No me alargo y os cuento que he leído y visto esta semana. Como de costumbre, irán apareciendo reseñas de los distintos libros en el blog y dedicaré sus respectivas entradas a hablar más en profundidad de las películas y las series.


LIBROS

1. Capitanes intrépidos, de Rudyard Kipling ★★
2. La maldición de Hill House (The Haunting), de Shirley Jackson ★★★
3. Los interesantes, de Meg Wolitzer ★★★★
4. El nadador en el mar secreto, de William Kotzwinkle ★★★
5. Los huesos del invierno (Winter's bones), de Daniel Woodrell ★★★★


PELÍCULAS

1. A bug's life (1998): 7/10
2. Ricki and the Flash (2015): 9/10
3. Mi vecino Totoro (1988): 7/10


SERIES

1. Scream Queens, primera temporada. ★
2. Survivor, sexta temporada. ★★★
3. The Sopranos, primera temporada. ★★1/2
4. Master of none, primera temporada. ★★★★★
5. Jessica Jones, primera temporada. ★★★★1/2
6. Casual, primera temporada. ★★★★


Ahora es vuestro turno, ¿coincidimos en algo? Como mínimo en Jessica Jones sí, que alguno ya me habéis dicho en los comentarios que la maratoneasteis nada más salir en plan yonquis (yo lo hice y no me arrepiento; qué gran fin de semana fue).

PD: Este mes, en la barra de la derecha recomiendo una tía, una girl y una woman. Ha salido así de casualidad, pero no me digáis que no queda bonito (?).