El lustre de la perla, de Sarah Waters

12:30:00

Fotograma de la miniserie Tipping the velvet (2002).

Hay libros que, sin ser malos, no están hechos para ti. Eso es lo que me ha pasado con El lustre de la perla, de Sarah Waters, que es un libro que he disfrutado de una manera rara, principalmente alucinando y riéndome con mis conocidos de las ocurrencias de la autora (o el traductor, no sé cuál será el culpable) en lo que a la elección de vocabulario sexual se refiere. Estoy lejos de ser un mojigato, pero, qué queréis que os diga, leer que alguien escupe la lechada (ahí queda eso) de otra persona en el pavimento a mí me trastorna un poco. No me escandaliza, pero definitivamente me saca del libro.

Precisamente en eso destaca Sarah Waters: en su capacidad para sacarte de la historia (por lo demás apasionante) pasándose de rosca con lo erótico (pornográfico, más bien). No pondré más ejemplos, porque de verdad que me parecen demasiado desagradables para las doce de la mañana. Dejémoslo en que la autora ha escrito un libro que está mucho más cerca de la novela erótica que de cualquier otro género. De hecho, para mí es novela erótica, solo que con un poco más de argumento de lo normal.

Diréis que ya se veía venir por el título, y que si la literatura erótica me aburre y a ratos me desagrada, a ver por qué decidí leer esta novela. Pues resulta que de la autora se habla muy bien por Internet, y me parece justo decir que, a pesar de tener la sutileza de un rinoceronte (y no exagero ni una pizca), la mujer escribe muy bien y se nota que entiende de cultura victoriana. Otro de los motivos para acercarme al libro es que lo publicaba Anagrama. Por eso, inocente de mí, pensé que esto sería como con Bukowski, también autor de esta editorial: un par de palabras soeces de vez en cuando, pero por lo demás, un libro normal y corriente.

Y, por último, reconozco que el argumento de El lustre de la perla me parecía fascinante. Como amante que soy de la época victoriana, especialmente del giro oscuro de sus últimas décadas y el toque siniestro, lo que proponía Sarah Waters me atrajo de inmediato. Travestismo, relaciones lésbicas, amores prohibidos, miseria, el mundo del artisteo…, todo visto a través de los ojos de una joven inocente que poco a poco va conociendo lo que se esconde bajo la estricta moral victoriana.

Pero no. Fallo mío. La novela cumple con lo que promete, pero no del modo en que yo esperaba. Las primeras cien o doscientas páginas son bastante insulsas, pero luego entra en ese Londres siniestro del s. XIX y la cosa mejora. A partir de aquí, el libro alterna partes adictivas con otras más bien aburridas. Las interesantes son precisamente las que tratan sobre la vida sexual de la protagonista, que como digo, son pura novela erótica (aunque bien escrita). Las partes con menor carga sexual son las aburridas, seguramente porque eso era lo que menos le interesaba a la autora.

En definitiva, el resultado viene a ser una novela que tenía mucho potencial, pero que termina siendo una sucesión de anécdotas sexuales sin mucho que aportar. Entremedias hay partes que se salen de lo erótico, pero son precisamente las más deslucidas. Si os gusta la novela erótica, desde luego que El lustre de la perla es muy recomendable; ahora bien, si buscáis algo de narrativa ambientada en la época victoriana, casi mejor probar con otro libro.


★★★

18 comentarios

  1. Jijijiji, que buena la reseña!! Está claro que hay libros que por muy "buenos" que sean si no son para uno, pues no lo son. Yo acabo de terminar El corazón de las Tinieblas y sinceramente no puedo decir que sea malo, pero no, no es lo mío.
    Mejor nos quedamos con Amelie y vamos a tiro fijo ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, a veces es mejor ir a tiro fijo, aunque yo normalmente tengo suerte cuando hago cosas de estas de probar un autor a ciegas.

      Eliminar
  2. Pues tengo ganas de leer a la autora desde hace tiempo... Como dices porque me gusta el punto de vista mediante el que aborda la época victoriana. Lo dejo apuntado, aunque los que tenía en el punto de vista de la autora eran otros.

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si lees algún otro del autora, me dices qué tal, Rocío, a ver si algún otro encaja más conmigo.

      Eliminar
  3. Yo diría que todos hemos caído con este libro por la época y también un poco por la temática. Que se desenvuelva mejor en una parte que en otra es otro asunto. Lo mismo la traducción tiene mucho que ver, aunque me extraña porque siendo Anagrama suelen ser de bastante confianza. Eso de la lechada me ha hecho gracia porque es un térmico que se usa mucho en construcción (aka una futura A.T) y el cachondeo en clase es minino xDDD
    Besotets!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, así de primeras es muuuuy atractivo (las sinopsis de todos los de la autora, en realidad, son muy atractivas). ¿Lechada es lenguaje técnico? Madre mía, qué bien os lo tenéis que pasar en clase XDD.

      Eliminar
  4. Hacía tiempo que no te veía por aquí. Por una vez sí que coincidimos en un libro, aunque a mí me gustó un poco más.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti que te va más lo picante ;) Jaja, no, si en realidad seguramente le dé otra oportunidad a la autora con otro, a ver si pillo uno que no me resulte tan novela erótica.

      Eliminar
  5. No he leído nada de esta autora, vi la miniserie de esta novela y Fingersmith, y no me terminaron de gustar. Lo que comentas me pasó con The Crimson Petal and the White. Fue una lectura rarísima.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, precisamente Crimson petal es una novela que tengo muchas ganas de leer desde que vi la miniserie que sacaron con Ramola Garai, y justo me he acordado del libro al leer este y me ha entrado miedo de si no me sucederá lo mismo con Crimson petal, pero el argumento me atrae tanto que seguramente lo intente de todos modos.

      Eliminar
  6. Buuuuf.
    No me llama nada la novela erótica, así que pese a lo interesante de los otros temas (artisteo ♥), pasaré.

    La verdad, yo suelo acertar con las sinopsis y con lo que mencionas ya no la hubiera leído, pero es que lo de la "lechada" ha sido mortal XD A mí me da igual leer ordinarieces, de hecho cuando describen las cosas excesivamente azucaradas (rollo "y se introdujo en su cuevita del amor" XD) me saca un poco de la historia... pero es que cuando es excesivamente ordinario Y NO VA CON EL RESTO, me quedo en plan "wtf?"; no sé si será el caso de esta novela (da esa impresión por tu reseña), pero a veces parece que los autores piensan "y ahora se acuestan, así que toca diálogo de peli porno cutre" XD

    ¡Saludillos! ♪

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es que ya digo que es un libro con una sinopsis y una ambientación que atraen mucho. Yo también prefiero tacos y ordinarieces antes que la poesía barata que hacen algunos para hablar de sexo, pero el vocabulario concreto de esta autora (o del traductor), me ha parecido tan exagerado que me ha sacado por completo de la historia.

      Eliminar
  7. Escupir la lechada me ha hecho imaginarme a un lechón saltando por la ventana y por un momento ha sido más gracioso que erótico (?). Sinceramente no me llama demasiado la atención el argumento y si encima es /porno/, pues no gracias. No es que me escandalice por ver escrita la palabra "pene" y me santigüe pero vengo de leer un par de libros que se han pasado de eroticos para acabar siendo pornografía mala, con cuero y azotes salidos de ninguna parte, digamos que necesito un tiempo de lecturas blancas, más naïf.

    Pero lo del cerdo buscando su libertado (era como Spider-Cerdo, de la película de los Simpsons) me ha hecho reír mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, pues casi mejor imaginárselo así, Gafas. Pero bueno, aunque tienda a lo pornográfico, al libro le reconozco que tiene argumento, personajes complejos y está bien escrito, cosa que la novela erótica al uso no suele tener.

      Eliminar
  8. No conocía ni a la autora ni al libro y no se si le daría una oportunidad, la literatura erótica y yo no somos muy amigos porque me aburre soberanamente.
    Te confieso que no consigo conectar con la literatura de Bukowski, me parece que en ocasiones se revuelca en lo feísta, lo desagradable... aunque eso no me parece malo de por sí, pero cuando he leído algo suyo no he conseguido disfrutarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me aburre mucho, sí. Sobre Bukowski, yo he leído dos o tres de sus novelas y no es que me apasione como a mucha gente (algunos poemas suyos que he leído sí que te digo que me han fascinado), pero es una lectura diferente y de vez en cuando y en pequeñas dosis me gusta.

      Eliminar
  9. Ummmm vaya, tenía buena pinta el libro. Lo pusiste en otra entrada y recuerdo que pensé: Anagrama + victoriano, me lo apunto. Pero ya veo que no. Tampoco me va mucho la novela erótica, aunque si tiene una buena trama detrás supongo que no le diría que no. Pero bueno, eso, que de momento no voy a atreverme con Sarah Waters.

    Gracias por la reseña :D
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que voy a caer con otro de esta mujer, por aquello de confirmar si ha sido este libro concreto o es ella en general, porque tiene otro con una sinopsis que me atrae todavía más que este y con mejores críticas. Y todavía ayer leí una reseña muy positiva de otro libro suyo, así que quiero darle otra oportunidad, a ver si yendo sabiendo que va a haber mucho picante la experiencia mejora.

      Eliminar