Lolito, de Ben Brooks (y un poco sobre la literatura juvenil en general)

10:30:00

En la foto: Ben Brooks.


Una vez más, he vuelto a dar con una lectura juvenil que merece la pena. Y tras Jasper Jones, Alex Woods y demás, llevo una racha inmejorable con la novela YA. ¿Cómo lo hago? ¿Tengo poderes? Ojalá fuera un X-Men, pero no. Como ya estoy un poco harto de la literatura juvenil mediocre de siempre, la de Mary Sues y amor instantáneo, he desarrollado un poco de ojo para la YA que merece la pena. La clave está, tristemente, en buscar fuera de los catálogos de novela juvenil. Suena absurdo, lo sé, pero todas las buenas novelas de este género que he leído en estos últimos meses han sido publicadas, o bien por editoriales de narrativa o bien por editoriales que tocan varios géneros, pero que decidieron publicar estas novelas fuera de sus sellos juveniles.

No quiero hablaros de conspiraciones a lo Cuarto Milenio, pero empieza a darme que pensar. Da la impresión de que se intenta separar la YA de calidad del género y hacerla pasar por narrativa pura y dura. Esto no me parece mal en sí mismo, eh, porque tampoco os creáis que me llevo bien con la etiqueta de “literatura juvenil”; el problema es que al hacer esto se está perpetuando la idea de que la literatura juvenil es solo basura distópica y de romances absurdos en la que tenemos que darnos con un canto en los dientes cuando nos cruzamos con una Los Juegos del Hambre, por ejemplo, que tenga un mínimo de calidad. A lo mejor ayudaría un poco que cosas como Lolito o Jasper Jones se publicaran en un sello estilo Montena. Obviamente, le darían cien vueltas al resto del catálogo, pero ¿cuál es el problema?

No sé, esta ha sido una reflexión muy tonta y muy gratuita, pero es que me desconcierta un poco esta leyenda urbana que se está forjando de que la literatura juvenil solo es basura. Casi parece que las editoriales la fomenten adrede. Así pasa que luego le dices a alguien que su novela de cabecera, Algún día este dolor te será útil, es novela juvenil, y te miran ofendidísimos e inician un debate sobre lo divino y lo humano. Y como ya se te ocurra mentar El guardián entre el centeno, prepárate. ¿Cómo van a ser novelas juveniles grandes clásicos de la literartura? Todo el mundo sabe que la novela juvenil son vampiros y hamor con hache de héroe.

Y después de haberos colado esta reivindicación que ninguno habíais pedido (quizá hable más del tema de la juvenil en otra entrada en el futuro, quién sabe), paso, ahora sí, a hablar de Lolito, de Ben Brooks.

Tengo poco que decir, en realidad, porque ya se ha hablado mucho de ella en la blogosfera y en las redes. Si queréis mi opinión, se le ha dado demasiado bombo, a lo mejor porque el autor es muy joven y ha escrito una obra que, y aquí no cabe discusión, es diferente.

La trama no tiene nada de especial, en apariencia. Un chico de quince años tiene problemas con su novia y se mete en una espiral de alcohol, vida desordenada y chats sexuales, donde conoce a una mujer mayor con la que chatea ocasionalmente. La gracia de la historia es que Ben Brooks no la ha escrito del modo en que te la contaría John Green, sino en el que te encuentras en la calle. Que a lo mejor tanta orgía, drogas y palabrotas parecen un tanto exagerados a veces, pero seguro que más de uno trabajáis en institutos y tenéis la impresión de que está mucho más cerca de la realidad adolescente que lo que refleja Green en sus libros, por seguir con el ejemplo.

Lolito es muy “in your face” (que dirían los anglosajones), todo te lo tira a la cara casi con desprecio. Abusos sexuales, aborto, infidelidad, pedofilia… Y a lo mejor precisamente porque te lo escupe como si nada tuviera la menor importancia, cuando terminas la novela te quedas pensando sobre lo que has leído. Por eso Lolito funciona a la perfección como reflejo de la adolescencia más oscura y de esos seres egocéntricos y a veces rozando la psicopatía que casi todos hemos sido a los quince o los dieciséis, para desgracia de nuestros padres. Algunos más que otros, obviamente, y los personajes que salen en Lolito son los casos más extremos, pero no he leído en sus páginas nada que no me contara algún compañero de clase cuando estaba en la ESO.

Estoy seguro de que, igual que yo, vosotros habéis leído quinientas mil veces las siguientes frases en la contraportada o en las solapas de un libro: «[Nombre del autor] es la voz de su generación»; «[Nombre del libro] es el nuevo El guardián entre el centeno». Pues si os sirve mi opinión, Lolito es de las pocas novelas de las que oigo decir esto y, una vez leídas, no me parece descabellado.

Ben Brooks es joven, ronda mi edad y la de muchos de vosotros, y escribe con mucha sinceridad de la realidad que conoce. Sus referencias a la cultura pop de los millennial no son pegotes, como en la mayoría de novelas y series que intentan ser “la voz de su generación”. Yo leo a Ben Brooks y de verdad siento que las cosas de las que habla las podría hablar yo con un amigo tomando un café. Eso la convierte en una novela muy actual y, en efecto, muy ligada a la generación millennial. La pega es que dentro de unos años, quien lea esta novela con la edad que tiene Ben Brooks ahora, la notara muy desfasada. Es de ese tipo de historias que envejecen mal y que solo funcionan en el momento. Precisamente por eso sí que cumple un poquito (con modestia) eso de ser “la voz de una generación”.

Por otro lado, la comparación con la obra de Salinger también tiene mucho sentido. Aun así, más que en Holden Caulfield, yo buscaría las referencias del Etgar de Ben Brooks en las obras del realismo sucio estadounidense (que a su vez tuvieron a Salinger como uno de sus principales influencias, es cierto). Sobre todo en Charles Bukowski. Mientras leía las peripecias de Etgar, tenía la sensación de estar leyendo una versión adolescente del Henry Chinaski de Bukowski, también en el estilo de escritura de Brooks. La única diferencia es que Lolito me hace más gracia que las novelas de Bukowski, posiblemente por el tema generacional del que hablaba antes.

He divagado un poco y no sé si he llegado a alguna parte. La novela está bien, es diferente y me ha gustado, pero no me ha entusiasmado tanto como a otros. A lo mejor porque a mí el realismo sucio y sus derivados me gustan, pero nunca me entusiasman, salvo Richard Ford, pero es que nunca he estado ni estaré de acuerdo con que la critica meta a Ford en el saco del realismo sucio. Ben Brooks sí que escribe realismo sucio del siglo XXI.

Así pues, es un buen libro; es, insisto, diferente a lo habitual, y te hace plantearte cosas serias a través de una historia muy simple contada de una manera ligera pero que, a ratos, tiene un regustillo poético que le da sabor.

PD: Revisando el (tocho)post y, al final, parece que sí que tenía bastantes cosas que decir sobre Lolito. Pues bueno, ahí quedan dichas, y espero que os sirvan de algo.

14 comentarios

  1. Este Sant Jordi pude conocer a Ben Brooks y aproveché para comprar su obra (Crezco, Lolito y Hurra) para que me los firmara. He encontrado opiniones muy dispares sobre estos libros, espero que me gusten...!

    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. Pues no lo conocía, Jorge, pero me lo voy a apuntar.

    Tienes razón en lo que cuentas de desarrollar el ojo. Poco a poco somos capaces de ver a lo lejos un bodrio y apreciar como brilla una joyita oculta.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. De Brooks ayer me enteré de casualidad de la publicación de Hurra, que dicho sea de paso me atrae más que Lolito.
    Como sea, tengo a Brooks en el punto de mira.
    También he de decir que el comparen cualquier libro juvenil "diferente" a El Guardián entre el centeno me toca un poco las narices y no creo que ayude. Hace nada vi la misma comparativa con Algún día este dolor te será útil.

    No me había planteado el tema de que la literatura juvenil de calidad se publique en sellos no juveniles. Pero pensándolo bien puedes tener razón. Bueno, yo sigo encontrando novelas que me gustan en sellos juveniles, cada vez menos, los gustos cambian y tal, pero alguna queda.
    Justamente estoy terminando Algún día este dolor te será útil y me está encantando. Y lo gracioso es que la empecé pensando que no era juvenil. Que era literatura adulta seria.
    Pues eso.

    ResponderEliminar
  4. Si si si si, totalmente de acuerdo, y a Ben Brooks lo tengo clinchado. Se ve que el segundo libro que ha sacado también mola mucho. Tarde o temprano asaltaré los dos, porque le tengo muuuchas ganas, y a ver si me reconcilio con la novela juvenil. Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Si juvenil hay buena, pero no vende y ahí está parte del misterio. Muchas veces se nos olvida que las editoriales son empresas, que quieren ganar pasta y que, como más del 80% de España, están metidos en un socavón y de los profundos. Por suerte todo son modas, durarán más o menos, pero al final pasan. Al igual que estamos cansados de distopías, de Greys y demás. También pienso que el concepto de literatura juvenil necesita una nueva definición, no sólo porque el prota sea adolescente o esté en una edad cercana ya tendría que meterse en ese saco.
    En cuanto a Lolito, ya había leído otras reseñas (te soy infiel xD) que tampoco lo ponían muy allá, pero no recuerdo que mencionarán ese "realismo sucio" (me hace mucha gracia el término O.o), aún así, por supuesto que si se me presenta la oportunidad lo leeré y lo sobaré un rato también *-*

    ResponderEliminar
  6. Algún día este dolor te será útil me pareció una novela muy buena, y tal como dices, a simple vista no parece juvenil, pero si uno se para y la detalla bien, lo es. Lo que sucede es que sí, estamos acostumbrados a que ciertos sellos publiquen todo lo relacionado a ésa literatura, hasta el punto de no esperar algo así de otras editoriales.
    En cuanto a Lolito, lo he visto por ahí en la red más de una vez, y aunque quisiera leerlo, creo que por el momento lo dejaré en mi lista de pendientes.

    Saludos :).

    ResponderEliminar
  7. A mi me gustó mucho, me pareció divertidísimo el personaje de Etgar, aunque debo reconocer que en ocasiones era exageradísimo, las cosas que le pasaban eran completamente irreales. Creo q la comparación con el Guardián es un poco demasiado, pero no estoy en desacuerdo del todo.
    En cuanto al tema literatura juvenil, habría para escribir un tratado ^_^

    ResponderEliminar
  8. Qué tendrá Ben Brooks que cuando intentamos hablar de él, de sus libros, nos vamos por las ramas. Y creo que aunque no cuente nada que no se oiga por la calle (yo no he leído Lolito), nos hace pensar, reflexionar y llegar a la conclusion de que aunque hablemos cien millones de veces sobre el mismo tema, éste no cambia en esencia, sino que sufre ligeras alteraciones estéticas con el paso de los años. Por eso es fácil ver a Salinger y otros autores entre las líneas de Ben Brooks. ¿Parece que no dice nada? Pues yo creo que dice mucho más de lo que parece a simple vista.

    Estoy deseando hacerme con este libro.

    ResponderEliminar
  9. Llevo mucho tiempo queriendo leer alguna novela de este chavalín. En un principio me llamó la atención "Lolito", pero al final no sé cual de sus novelas leeré, alguna de ellas seguro que sí.

    Me ha gustado mucho esta entrada, porque ninguna reseña de las que había leído me contaba tan bien lo que me iba a encontrar si me animaba con "Lolito".

    ¡Mua!

    ResponderEliminar
  10. Hola :) Y con esta entrada una vez más se demuestra que no toda la literatura juvenil son chorradas y títulos que parecen copiados unos de otros. Gran propuesta, un abrazo^^

    ResponderEliminar
  11. Leí Lolito el año pasado y me gustó, pero no me entusiasmó. Creo que el estilo de Ben Brooks no es para mí, ese realismo sucio (como tú muy bien has explicado) no me va demasiado. Es una novela diferente dentro de su género y me sorprendía como te soltaba verdades a la cara sin ningún tapujo, pero no fue un libro que me volviera loca, ni que me encantara.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Hola! Lolito es una de esas novelas que llaman mi atención, pero en mi país el precio me pone algunas trabas. Me parece algo que puede llegar a gustarme, pero como tú dices, esos personajes me parecen atractivos pero no son mis favoritos.
    Y en cuanto a la literatura juvenil, siempre digo lo mismo. Esas cosas que a veces nos parecen basura, ayudan mucho a engancharse a alguien a la literatura. Probablemente alguien que no lea mucho se sienta atraído a los doce, catorce años, por una novela que represente cosas que a esa edad se sueñan. Esos amores imposibles, esa miel que chorrea por páginas hasta empalagarnos muchas veces son lo que se busca cuando se es chico. Y luego se evoluciona xD
    Pero tienes razón, una vez evolucionado, algunas novelas son la mar de espantosas. Y recurrir a otros sellos es una buena idea, al igual que estar atento a las joyas que se pierden incluso dentro de un mismo sello.
    Muy largo mi comentario, pero me gusto lo que decías y quería aportar lo que yo pienso :D

    Saludos!

    ResponderEliminar
  13. ¡Buenas!
    Como casi todo el mundo que ande por Blogger (así exagerando XD), había oído hablar de la novela, aunque aparte de lo de la relación principal y tal no sabía muy bien de qué iba ni qué esperar de ella. Sinceramente, no me llama mucho. Aunque "El guardián entre el centeno" es de mis libros favoritos ("Algún día este dolor te será útil", no me llegó tanto) y me ha intrigado el libro con tu reseña, sigue teniendo algo que no me acaba de convencer para que lo lea.

    No digo que nunca lo haré, pero no está entre mis prioridades. Eso sí, como tú, me alegro de que vayan saliendo cosillas diferentes en cuanto a lo "juvenil", que como a ti, me parece un "género" muy desaprovechado y vapuleado precisamente por la clase de libros que las editoriales (y los lectores) usan como bandera. Así pues, no descarto leer "Lolito", aunque iré con pocas expectativas.

    ¡Saludillos! ♪

    ResponderEliminar