Trilogía de Salterton, del gran Robertson Davies

13:33:00

En la foto: Robertson Davies.


Hace dos semanas terminé de leer Una mezcla de flaquezas, de Robertson Davies, que ponía el cierre a su Trilogía de Salterton. Las dos primeras entregas ya las reseñé en su momento en el blog (A merced de la tempestad y Levadura de malicia), pero, como el autor lo merece, me apetecía hacer una entrada sobre la trilogía completa en vez de limitarme a reseñar la tercera parte, que quizás no me haya dejado el buen sabor de boca que anticipaba.

Tengo la sensación de que Davies no es un autor demasiado conocido aquí. O si lo es, será en las librerías y no tanto en los mundos de Internet, porque os confieso que llegué a él de casualidad mientras cotilleaba el catálogo de Libros del Asteoride. Lo que captó mi atención fue que su primera novela publicada, A merced de la tempestad, trataba sobre un pueblecito de la Canadá de mediados del siglo XX cuyos vecinos montaban una compañía de teatro amateur para representar a Shakespeare. El argumento sonaba tan de mi estilo que me lancé a la piscina a pesar de que no tenía referencias de Davies por parte de ningún conocido/bloguero que siguiera.

No podría haberme salido mejor. Sin lugar a dudas, Robertson Davies fue mi descubrimiento literario de 2015. Es un narrador excelso; publicó su primera novela a una edad ya avanzada, después de una prolífica carrera como crítico, periodista y estudioso del teatro. Quizá por eso, su prosa está depuradísima. Además, como siempre digo, tanto su manera de escribir como sus historias tienen un toque retro que a mí me remite más a los clásicos británicos del XIX que a cualquier narrador americano del XX.

Sus obras se articulan en trilogías, cuatro, concretamente. La última se quedó incompleta a su muerte en los años 90, aunque según las críticas que he leído, parece que no iba por tan buen camino como las tres anteriores. La Trilogía de Salterton, que es la que he leído, es la primera de todas ellas, pero, como os decía antes, no hay nada en ella que huela a escritor primerizo.

Me imagino que sucederá lo mismo con todas sus trilogías, pero, al menos en la de Salterton, la relación entre las tres novelas es muy laxa, tanto que las novelas se pueden leer de manera independiente. Sobre todo la tercera, en el que el nexo es aún menor. El punto en común de todas las novelas es el entrañable pueblecito canadiense de Salterton, un lugar caracterizado por un provincianismo sin par. Sus vecinos son unas criaturitas tan ridículas que ríete tú de los de Stars Hollow.

En el primer volumen, A merced de la tempestad, conocemos el pueblo y a algunos de sus vecinos más célebres a partir de la representación amateur de La tempestad de Shakespeare que os mencionaba antes. Es una novela mu fresca, ligera, que sigue la estructura de una comedia de enredo tradicional, pero con ese toque erudito que impregna todo lo que escribe Davies.

El segundo libro, Levadura de malicia, es mi favorito personal. Retoma a algunos de los personajes de la novela anterior en una nueva historia mucho más satírica que a mí me recordó inevitablemente a la Jane Austen más irónica y crítica. Además, los protagonistas de esta novela en concreto son para mí dos de los personajes más tiernos del universo de Salterton, y entre carcajada y carcajada también llegaron a tocarme la fibra sensible.

El broche lo pone Una mezcla de flaquezas. Es una buena novela, pero después de haber leído las dos anteriores, me ha dejado un tanto frío. Y es que Davies cambia completamente el registro y abandona Salterton (apenas un par de capítulos transcurren en el pueblo), y, aunque la crítica mordaz sigue presente, también adopta un registro más serio y dramático. Y por si fuera poco, es una obra mucho menos coral que las dos anteriores. Como a mí lo que más me gustaba de las otras dos novelas era precisamente ese reparto coral de personajes entrañables y el humor crítico, los dramas de los insufribles protagonistas de Una mezcla de flaquezas no podrían haberme importado menos.

Aun así, a este último libro le he puesto un 3,5 en Goodreads, y es el que menos me ha gustado con mucha diferencia. Esto ya os da una idea del nivel que tiene la Trilogía de Salterton y de lo mucho que he disfrutado leyendo a Robertson Davies.

Sin duda caerá su Trilogía de Deptford, que además es la que más fama tiene, pero quizá deje descansar un poco a este gran narrador canadiense y lo deje para el año que viene. 

Sea como fuere, espero que esta entrada tan extensa haya hecho justicia a lo que he disfrutado leyendo a este buen señor a lo largo de este último año y que os anime a leer algo suyo a los que no lo habéis hecho ya. Porque de verdad que este escritor es de los buenos, buenos, y no tiene ni una décima parte de la fama que se merece.

12 comentarios

  1. ¡Hola!
    Los veo siempre que voy a la biblioteca y sé que algún día los acabaré cogiendo. Me gusta que aunque sea una trilogía se puedan leer de forma independiente.
    Una pena que el tercero no te haya gustado tanto como los otros dos.
    Ya te contaré que me parece cuando me anime con el autor, que sinceramente espero no tardar en hacerlo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Pues si te digo la verdad yo no le conocía de nada, aunque tras esta entrada me están entrando muchísimas ganas de leerlo.

    Un saludo, Jorge.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que no, no lo conocía. Voy a estar más atenta por si me cruzo con sus libros ^^
    Un besote.

    ResponderEliminar
  4. No lo conocía pero me parece tremendamente interesante
    apunto ahora mismo el nombre :)
    un beesito

    ResponderEliminar
  5. A ver quién se resiste después de esta pedazo de reseña!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Hola :) Pues me resulta bastante interesante y lo mejor, desconocido. Eso de que articula sus obras por trilogías que tienen un relación aunque sea pequeña dentro de ellas me atrae bastante, es interesante. Gracias por presentarlo, un abrazo^^

    ResponderEliminar
  7. Qué bien que he leído esta entrada, tenía Levadura de malicia en mi lista de futuras lecturas y no tenía ni idea de que era parte de una trilogía. Empezaré por el principio...obviamente ^_^

    ResponderEliminar
  8. Hola! Pues la verdad es que no conocía a este escritor, pero sus libros tienen buena pinta :) Gracias por la reseña, un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. No conocía a este autor y tampoco la trilogía pero la pintas tan bien (pese a la nota algo exigente) que como poco me lo voy a apuntar para investigar un poco más sobre él y ver si podrían encajar con mis gustos. ¡Gracias por el descubrimiento!

    Aquí tienes una nueva seguidora. Espero que también te pases por mi blog y así podamos leernos a partir de ahora.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  10. Es verdad que no es muy conocido por estos lares, por ejemplo yo no lo conocía pero ya que lo pones tan bien voy a investigar un poco mas sobre él. XX

    ResponderEliminar
  11. Lo conocía de nombre, pero nunca me he animado con él. Después de leer tus reseñas cuando los vea en la biblio, que por cierto tienen una colección de libros del asteroide BRUTAL, lo miraré con otros ojos. Me apetece mucho algo fresco y ligero.

    ResponderEliminar
  12. Te animo a leer la trilogía de Deptford. Yo he leído la primera y no veo el momento de ponerme a leer el segundo. En cuanto la acabe me pongo con la de Salterton!! :D
    Un abrazo!

    ResponderEliminar