Sobre los “personajes femeninos fuertes” en la literatura

12:00:00



El otro día publiqué esta entrada hablando de algunos de mis personajes femeninos favoritos, en concreto de aquellos que caen más del lado de los héroes que de los villanos. Aunque conste en acta que una buena villana me pierde (hola, Cathy de Al este del Edén; hola, Gemma Teller de Sons of Anarchy). El caso es que en cuanto terminé de escribir esa entrada, me apeteció hablar de algo que lleva mucho tiempo molestándome de la literatura actual y los personajes femeninos. Hasta ahora lo había evitado porque es un tema farragoso, pero es que a veces hay que dar ciertas opiniones aunque no a todo el mundo le vayan a gustar.

Estoy hasta las narices del “personaje femenino fuerte”. Me pone de los nervios. Hala, ya lo he dicho.

En serio, es una etiqueta que se ha puesto muy de moda de un tiempo a esta parte y que no me gusta nada. Tanto es así que ya procuro evitar describir a un personaje como “fuerte”, porque automáticamente se me viene a la mente esto y me da la sensación de que lo estoy minusvalorando.

Por dar un poco de contexto, por si alguien se siente perdido, diré que en buena parte de la literatura actual, probablemente más dentro de la juvenil y la fantástica, parece que se ha puesto de moda el postureo feminista. Lógico, tantas quejas (fundadas) de que estos géneros están poblados de misoginia y modelos de mujer absurdos han calado, pero parece que en vez de intentar solucionarlo con personajes femeninos reales y complejos (como por ejemplo están haciendo en las series de televisión cada vez más), nos ha dado a todos por ponernos a calificar a cualquier mujer que levanta la voz como “personaje femenino fuerte” y a aplaudir como si eso fuera algo digno de admirar.

En mi opinión, no lo es. Explico por qué.

Para empezar, no me gusta la etiqueta en sí misma. Primero, porque lo de la fuerza es algo muy subjetivo (física, emocional, etc.) y que además varía (yo puedo ser muy fuerte hoy al enfrentarme a X cosa y muy débil pasado mañana al toparme con otra distinta), así que a veces es difícil calificar a un personaje como fuerte o débil. Segundo, y más importante, porque nunca, jamás, en mi vida, he escuchado a nadie decir que “Jaime Lannister es un personaje masculino fuerte”. ¡Y lo es! No porque sea un gran espadachín (eso es muy obvio), sino porque al hombre le pasa lo que le pasa en el segundo tercer libro (no voy a hacer spoilers pero: Vargo Hoat, la Cabra) y sigue adelante. Pero Jaime nunca es calificado como “fuerte”. Así que, a lo mejor soy yo, eh, pero cuando alguien califica a Brienne, por ejemplo, como “personaje femenino fuerte” me suena a premio de consolación, a postureo de “mira cuánto queremos a los personajes femeninos dentro del género fantástico”.

Así que no, no me gusta la etiqueta porque ni creo que sea precisa ni me parece que haga ningún bien.

Aparte, hay que ver la cantidad de basura que nos han colado dentro de esa etiqueta. Porque a mí me gusta una guerrera más que a nadie, os lo prometo, pero es que a veces parece que la única forma de crear un personaje femenino fuerte según los cánones actuales es a que sea una tía buena con dos kilos en cada pecho y anoréxica (pero con cero problemas de espalda, ojo) que encima de todo es capaz de dar una paliza a media docena de personajes masculinos que pesan cien kilos más que ella. Ah, y además, si haces que su personalidad encaje dentro de esa otra etiqueta maravillosa que es la de “marimacho”, ya te llevas el premio gordo. Eso es literatura feminista. Pero si una muchacha de sesenta kilos no puede levantar a pulso de un tío de ciento veinte o llora cuando se le muere el gato, eso es anticuado y no es un “personaje femenino fuerte”.

"Llevo vestido, guardaespaldas y no se usar una espada. Mira qué débil e inocente soy. Un corderito."
En el fondo esta entrada no es más que una excusa para decir que echo de menos aquella época en la que solo existían dos tipos de personajes femeninos, los bien construidos y lo mal construidos, y donde eso no lo determinaba ser una repartidora de hostias profesional o la reina de las respuestas cortantes.

Como digo, me encanta una guerrera bien construida. Incluso puedo llegar a tolerar a una que lleve una de esas armaduras con pechos (y hasta pezones) si es coherente, compleja y real. Pero tampoco me gusta esta caza de brujas con las “damiselas en apuros”. Sobre todo porque parece que ya todo personaje femenino que no pueda defenderse en una pelea contra diez ninjas es considerado damisela en apuros (yo sería una damisela en apuros total).

No sé de qué sirve que en literatura tengamos personajes femeninos muy cool, con un supuesto carácter a prueba de balas y patadas voladoras incorporadas si luego se dedican a babear detrás de un bíceps. Me venden que Divergentes y derivados hacen mucho por las niñas que los leen porque presentan un modelo de mujer con el que se pueden sentir identificadas o al que podrían admirar. Y bueno, sí, la muchacha es muy dura y a mí me podría saltar los dientes, pero luego la meten en una máquina de realidad virtual para enfrentarse a sus mayores miedos como parte de su entrenamiento y uno de sus miedos es… intimar con el protagonista masculino. Porque claro, él está to’ bueno y ella, aunque sea dura a más no poder, tiene que ser una princesita, inexperta, virgen y echarse a temblar cada vez que él se le acerca. Muy feminista todo.

En fin, que echo de menos la literatura de género antes de que se pusiera de moda la etiqueta y un montón de autores se abalanzaran sobre ella para “dar ejemplo”. Personalmente, me interesan más los personajes femeninos complejos y reales que los que se denominan hoy por hoy “fuertes” (según esa norma, de mi lista de la entrada anterior, Sansa, Maria, Lizzy y hasta Scarlett serían “débiles”).

"Me da miedo el sexo, pero no ir a la guerra y matar gente, porque soy ¡dura de pelar!"
Nos han vendido la moto de que estamos leyendo la literatura con mejores personajes femeninos que ha habido jamás, y eso es un disparate. Es verdad que las libertades de la mujer están mejor hoy que hace cien años, pero también estarán mejor dentro de cien (esperemos). Así que yo creo que hay que mirar las cosas en su contexto, y la literatura del siglo diecinueve está poblada de personajes femeninos maravillosos y admirables. Todas ellas serían hoy “damas en apuros” y no “personajes femeninos fuertes”, porque, lógicamente, viven en el mundo en el que viven y no lo pueden evitar. Pero que nadie venga a decirme, os lo suplico, que un Los Juegos del Hambre/Divergente es más feminista que un La Regenta/Ana Karenina, porque se me cae el alma a los pies. Mil páginas de desarrollo de un personaje femenino que vive preso en una sociedad que huele a rancio versus una tía buena que reparte hostias como panes sin despeinarse ni, por supuesto, pesar más de cincuenta kilos (aunque aun así sus músculos son de acero, ojo; una cosa no está reñida con la otra).

Y eso en la juvenil. No entro más en la fantasía y derivados porque entonces me entran ganas de enviar copias de Canción de hielo y fuego a la mayoría de escritores del género que he leído para que vean cómo construir buenos personajes femeninos. De todo tipo, de las “fuertes” y de las “damiselas en apuros”.

Nada, que nosotras aquí enredándonos con etiquetas que suenan muy bien al oído y los niños leyendo que está bien que una mujer sea súper dependiente de un tío (y si es un capullo, aún mejor) y haga lo que sea por tenerlo contento siempre y cuando ella sea guapa, delgada y de vez en cuando grite un poco o dé una contestación borde para ser un “personaje femenino fuerte”. Claro que sí.

28 comentarios

  1. Muy interesante tu opinión, creo que muchas veces etiqueto a un personaje como fuerte, pero no me refiero a ese estilo que solo sabe pegar patadas en la boca, con fuerte yo suelo referirme a personajes de muchos tipos como pueden ser Sansa, Cersei, Arya, Jon Nieve, Calpurnia Tate,... Y muchos más personajes (aunque casi todos los ejemplos que pongo son de Juego de tronos), yo me baso en que sufren, lloran, maldicen y lo que haga falta pero siguen adelante. Para mi un personaje fuerte no es que no muestre emociones y que jamás llore. Entiendo lo que dices de que se ha puesto muy de moda el término y probablemente tengas razón, por eso es tan interesante hablar de ello.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro. Cuando un personaje es fuerte de verdad, sea masculino, femenino o lo que sea, lo sabes, porque se nota. Y no tiene que ver con dar siempre en el blanco al disparar con el arco. Pero parece que en muchos libros nos la quieren colar últimamente.

      Eliminar
  2. Es cierto que el estilo de mujer fuerte se ha puesto de moda últimamente tratando de quitarse el cliché de dama en apuros de encima (sobretodo en las novelas de fantasía) pero se ha creado un nuevo cliché. Es como todas esas heroínas de juvenil que comentas, todas están cortadas por el mismo patrón y no son en nada creíbles (a parte de no ser en absoluto "fuertes" e independientes en muchos casos).
    En cambio yo utilizo mucho el término personaje femenino fuerte (obviamente hablando no física sino mentalmente) porque es cierto, sigue siendo raro encontrarse una mujer fuerte (independiente, inteligente, compleja…) en cierto tipo de literatura, si no lo decimos de los personajes masculinos es porque es lo normal que sean ellos los que destaquen y tomen las decisiones. No me parece mal que se utilice el término (yo lo hago siempre, vamos xD) por eso, es simplemente síntoma de que sigue siendo una rareza y eso no lo podemos negar, cuando dejemos de emplearlo será que hemos alcanzado cierta igualdad, pero eso, todavía sigue estando muy lejos….
    Bsote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si lo del término es ya casi una manía personal. Obviamente diría que Scarlett O'Hara es fuerte, pero creo que lo que jamás diría es que es "un personaje femenino fuerte", así todo seguido, porque me da como alergia. Será de tanto oír últimamente a autores y editores describir el libro de turno como súper guay porque tiene "una protagonista femenina fuerte e independiente". Y ya está, eso es todo lo que sabemos: es mujer, es fuerte e independiente. ¿Cómo no va a ser un personajazo, por Dios? >,<

      Eliminar
  3. ¡Hola!

    Oye, me ha encantado la entrada. Nunca me había parado a pensarlo demasiado pero coincido contigo, últimamente me daba la sensación de que todos los personajes femeninos de los libros juveniles se parecían, y veo que no soy la única que lo piensa. En fin, es que ya sólo existen o las protagonistas fuertes, esas que como dices son capaces de darle una buena paliza a un tío que le saca dos cabezas pero luego a la hora de la verdad, eso es lo único que hacen. Y el otro tipo de protagonistas, las damiselas en apuros. Coincido contigo en que las mujeres, igual que los hombres, no tienen por qué ser ni lo uno ni lo otro, sino que tienen que ser personajes bien construidos, complejos, y sí, vale, me gustan los personajes fuertes, pero con fuertes no me refiero al modelo de Divergente/Los juegos del hambre.

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, está claro, a todos nos gustan los personajes fuertes y nos gustaría ser fuertes nosotros mismos. El problema está, como dices, cuando parece que quieren crear la idea de que para que una mujer sea fuerte tiene que ser como un pj masculino estereotípico pero en chica, y que todo lo demás es débil porque es lo que tradicionalmente se asocia a la mujer.

      Eliminar
  4. "I've always considered women to be people"
    Es que eso es xD nunca mejor dicho.

    Pues si que es eso, que ser fuerte no es andar pateando culos solamente, si no mira a Cersei xD la odio con mi vida pero es que es fantástica ella.

    #PormasCathysenelmundo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa cita de Martin es lo mejor. Como diciendo: "así de fácil, amigos: personas".

      Eliminar
  5. Me caso con esta entrada, creo que hay poco más que añadir. Me da mucho coraje que hablen de personajes femeninos Guerreros, sobre todo en las distopias juveniles que se han invertido en plaga. A mí me gustan los vestidos, los lazos y los pinta labios,y te aseguro que todas esas mujeres fuertes se echarían a llorar en cualquier esquina ante situaciones que yo he vivido. Me molesta el hecho de que la femineidad ahora parezca ser algo peyorativo que convierte en débil a una persona, cuando eso en ningún caso significa que una mujer no pueda ser fuerte, inteligente o maquiavélica si adopta ciertas actitudes que hasta ahora se han considerado como propias de las damiselas en apuros.

    En fin, me ha encantado la entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es eso. Parece que la solución para el machismo en muchos ámbitos es criminalizar todo lo que tradicionalmente se asocia con "femenino". Coño, si te pintas los labios porque sientes que estar guapa es tu obligación como mujer y que los hombres no tienen porque estarlo, igual sí que estás mal; pero si te gusta pintarte, te entretiene y te sientes más a gusto, ¿por qué tiene que ser mejor ir a clases de kickboxing? Pues últimamente en muchos libros que me encuentro parece que es así >,<

      Eliminar
  6. ¡Hola!

    Para "personajes femeninos fuertes" con Katniss Eveerden tuve de sobra. Me parece maravilloso lo que Collins hace en el primer libro con ella. Y luego todo ha sido un desastre. Porque oye, que las mujeres golpeen y vayan a la guerra es absolutamente maravilloso, ayuda a disminuir ese estigma de "hombre fuerte, mujer débil", pero que todas sean un (mal) calco de Katniss (que tuvo una evolución pésima en los libros que siguieron) no ayuda. Y que muchas muchísimas de ellas aun propongan modelos sexistas de comportamiento me pone de los nervios. A ver, no. Debería ser al contrario. También odio que esos mismos personajes detesten a otros personajes femeninos por ser más femeninas (¡que falta de sororidad, JODER!). A ver, que de GoT adoro a casi todas las mujeres, desde las que disparan flechas y pelean con la espada como putas amas hasta Sansa y Margaery, que también son "fuertes" a su manera. Pero la gente no lo nota. ARGH.

    Yo, mal que bien, si le doy más peso a las mujeres (y a todas las minorías) porque somos grupos que pocas veces hemos tenido el foco y a veces nos encasillan en modelos imposibles xDD Pero más que escribir de mujeres fuertes, creo que el tip ya lo dio una escritora en Tumblr: "no escribas de mujeres fuertes, escribe de mujeres interesantes, mujeres complejas". A ver, que es obvio, aunque una mujer sea una persona, por ser mujer experimentará cosas que un hombre nunca (si escribimos en un mundo realista, en un mundo fantástico podemos cambiar las reglas) y eso hay que tenerlo en cuenta. Pero de ahí a ir por la vida escribiendo copias malas de Katniss y vender... NOPE. JUST NOPE.

    Nea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, si a mí ya digo que me encanta una guerra. Siguiendo con Canción, que es mi ejemplo perfecto porque tiene chicas de todo tipo y todas geniales, Ygritte, Asha o Brienne son guerreras de cuidado y aún así molan. El problema es eso, cuando parece que el autor solo crea otro pj masculino más para el grupo pero le pone nombre de chica para engañarnos.

      El consejo de Tumblr que citas es el mejor resumen. Yo prefiero leer cien veces más a una ama de casa de los 50 que hornea tartas para su marido si es compleja, real y sé lo que le pasa por la cabeza que a una asesina sanguinaria tía buena que ni siente ni padece. Y de hecho, aunque el pj viva atrapado en un ambiente muy turbio, el primero me parece un pj mucho más feminista. Un personaje femenino complejo siempre va a ser más feminista que uno vacío, porque ya está representando a una mujer como un ser humano real.

      Eliminar
  7. Yo igual tengo problemas con esta etiqueta. Para empezar con la definición, como tú dices, de fortaleza, porque muchas veces parece que es el héroe de una película de acción con un cuerpo de mujer.

    Además, cuando hacen personajes femeninos fuertes, se van por el lado de que tienen que ser perfectas, estilo mary-sue, y que no deben sufrir ni mostrar debilidad, porque eso es contrario a la etiqueta. Y no, no se trata de que tu personaje nunca sufra ni muestre debilidad, se trata de cómo lidia con eso.

    Otra cosa con la que concuerdo es que sólo hay, o debería de haber, dos tipos de personajes: los bien y los mal construidos. Y ahora, por hacer personajes con la etiqueta, todos comparten las mismas características y eso también ya aburre.

    Sobre Canción tienes mucha razón, a veces dan ganas de mandarles copias a muchas personas (en especial a los productores de GoT xD).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto! Una especie de mary-sue versión Conan el Bárbaro. Es como una plaga en ciertos géneros, y lo peor es que a veces casi caemos en la trampa (yo el primero) de pensar que es algo bueno, solo porque la alternativa parece ser la mujer florero que había antes.

      Eliminar
  8. Me gusta. Me gusta mucho esta entrada y da para una charla bien larga y entretenida. Hace poco encontré un blog que se dedicaba a tratar temas como este y tela la de cosas que se nos pasan por debajo del radar y que terminamos llamando como no son o malinterpretando. El falso feminismo, por ejemplo. A ver si encuentro la entrada y te la paso.
    Creo que el principal problema es que nos están vendiendo una "protagonista fuerte" con rasgos que normalmente se asocian a un personaje tradicional masculino (ser bueno en la lucha, dotes de mando, que tiene muy mala leche, etc.). Está genial que los tengan (me encanta que metan caña, que se peguen, que destrocen) pero no por ello será una protagonista más fuerte. Puedo ser una protagonista de la leche sin saber luchar, llevando tacones o teniendo una pareja al lado en la que apoyarme en algunos momentos. Una cosa no quita la otra. Me cabrea que un rasgo femenino se puede tomar como un rasgo de debilidad y que sea algo malo, mientras que esas habilidades/características que asociamos a personajes masculinos sean buenas y las que hagan la diferencia entre una prota fantástica o una prota de segunda. No sé si me estoy explicando bien o se está entendiendo al contrario. Han creado un nuevo cliché que ya se está empezando a odiar, pero porque ya ha dejado de ser novedad y hemos caído en que no es tan feminista como lo pintaban.
    Pongo el ejemplo más actual que tengo: Cersei. He leído comentarios que la ponen de zorra para arriba, desalmada, personaje horrible, bla bla. Barbaridades. Cuando perfectamente podríamos cambiarle el sexo y sería el puto amo, hablando en planta, pero como es mujer, claro. La cosa ya cambia. Ya no es una pelea de HOMBRES, es una pelea de gatas. Puto asco, de verdad. Pero qué estamos haciendo señores...Creo que con el ejemplo se ha visto mejor :P Y así con muchos personajes femeninos.
    Al principio de leer Al este del Edén, pensaba que no me iba a encontrar ni un solo personaje femenino decente. Y de pronto me topo con Dessie Hamilton (una modista), con Liza Hamilton (una ama de casa de toda la vida) y con Cathy (una prostituta) y me tengo que poner a SUS PIES. ¿Saben luchar? Por supuesto, pero a su manera. Y tan simple como eso.
    En fin. Me iré pasando para ver el resto de comentarios :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén a lo de Cersei. Y no es por ser pesado con Sansa, pero he perdido la cuenta de cuántos fans la responsabilizan de la muerte de Ned Stark por haber sido tonta. Porque Ned podía ser aún más tonto, tener veintitantos años más que ella y hacerse matar, pero la responsable tenía que ser el personaje de doce años por ser chica. Y sobre el odio absoluto a Cat ni hablamos ya. Cat, responsable de la Boda Roja si preguntas a medio fándom, cuando si alguien le hubiera hecho caso no habría ocurrido. Etc, etc. Siempre se busca a una mujer como responsable última de las grandes catástrofes, de toda la vida. Será el influjo bíblico o algo >,<

      Y yo es que he visto a mucha gente por Internet faltar a personajes/autores porque la protagonista no fuera "fuerte" y diera "mal ejemplo", y luego sigues leyendo y ves que no es fuerte porque en X momento llora o porque le dan miedo las serpientes y te preguntas qué está pasando.

      Ya te dije en Twitter, me alegro MUCHO de que te guste la señora Hamilton. También Dessie, pero un poco menos. Cuando lo comentaste en Twitter al principio no sabía qué decirte, porque Cathy es la puta ama, pero es odiosa, y hay gente que no puede con los personajes odiosos por geniales que sean. Y lo de Liza es un amor muy personal, porque sale poquito, pero es que esa mujer tiene una fuerza vital y un coraje desde su posición de madre de familia tradicional... Y encima sabiendo que es Steinbeck escribiendo a su abuela tiene algo aún más bonito. Las madres de Steinbeck son geniales. La de "Las uvas" también es mi pj favorito del libro.

      Eliminar
  9. ¡Buenas!
    La verdad es que este tema es interesante y a la vez cansino. No me malentiendas, veo bien que se hable y siga importando, pero ha llegado un punto en que me satura y creo que eso es lo peor del "postureo feminista", como tú lo llamas. Yo lo llamo "subirse al carro sin saber de qué hablas" o "volverse radical", dependiendo del caso.

    A grandes rasgos coincido contigo: a ningún personaje masculino se le añade lo de "fuerte", pero eso es porque se da por hecho que siendo un hombre, es fuerte. Si el personaje masculino en cuestión tiene algunos rasgos que echen por tierra su aura de macho man, se añade "cobarde" o lo que sea (¿damisela? ¿princesa? Es curioso que para degradar a un hombre se use "eres una mujer"), pero de entrada, se da por hecho que es fuerte. Con las mujeres pasa al revés (y volvemos al tema, para decir que es fuerte, se la compara con tíos). Supongo que de ahí sale la etiqueta, aunque a mí tampoco me guste.

    El problema que tenemos los humanos es que parece que rebotamos en un extremo tan, tan fuerte que acabamos en el otro. Antes oír hablar de una mujer que tuviera objetivos distintos a ser la esposa y madre de algunos machos era como hablar de los reptilianos. Hoy, si una mujer tiene esos objetivos, se la acusa también, aunque del lado contrario. ¿Estamos avanzando? Sin duda, pero anda que no queda por hacer y anda que no se cometen errores por el camino.

    Yo no tengo ningún problema con los personajes femeninos "fuertes" o "débiles", pero sí con el hecho de que se dé por sentado que como "X" es mujer, TIENE que llorar y desmayarse todo el tiempo. Creo que esto molesta, como todos los tópicos, porque aunque hay casos así en la realidad, se han usado tantísimo que ya da rabia verlos. ¿Hay negros raperos? Obviamente, sí, pero si haces una serie y el negro que sale es rapero... es como: joder, que no tiene por qué ser rapero por ser negro, por Dioooooooooooos. Incluso aunque el autor no lo haya hecho con esa intención o escriba otros personajes negros que no sean raperos, chirría por ese motivo, deduzco.

    Por otro lado, realmente las mujeres que mencionan como "personajes fuertes"... bueno, no he leído muchas de las novelas en que aparecen esos personajes, pero hay casos en los que realmente es el mismo perro con distinta correa. Que seas una borde o te comportes "como un hombre" (??????) no te hace fuerte, te hace una borde y ya, sobre todo si en el fondo tienes los mismos rasgos que la ñoña llorona de siempre. Porque sí, una puede ser súper guerrera bla bla bla, pero eh, siempre a estar mona y tirarte al macho de turno, eso es lo principal. Luchar, sí, pero con tacones. Blagh.

    Eso sí, hay algo con lo que no estoy de acuerdo en tu entrada: ¿de qué buena época hablas? ¿Cuándo hemos tenido personajes femeninos decentes a gran escala? Porque si me voy para atrás sólo veo princesitas Disney o festivales de machos (que casi me gustaba más que ni salieran las mujeres, porque para lo que iban a hacer...) o la típica tía que estaba ahí para ser la maga blanca del grupo de guerreros o la otra que estaba, claramente, para que salieran tetas en las portadas.

    Por otro lado, de poco me sirven 1000 páginas de prota femenina si todos sus males se limitan a galletitas, vestiditos y boditas. Obviamente hubo épocas (y lugares) en los que las mujeres poco podían hacer realmente, pero dudo que en sus cabezas sólo pensaran en eso; quizá el hecho de que la mayoría de autores fuesen hombres ha distorsionado un poquiiiito la realidad de esas mujeres, ¿no crees? (No hablo de tus ejemplos en concreto, por cierto).


    ¡Saludillos! ♪

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo en todo, así que voy directamente a lo último, que da casi para otra entrada y no quiero que me salga una respuesta eterna XD.

      No me refiero a que el equilibrio representación hombre/representación mujer en la literatura haya estado bien nunca, porque no, pero tengo la teoría rara y personal de que la época más feminista de la literatura no es ahora (que hay mucha, pero, al haber tanto mercado, se pierde en un mar de basura de la de siempre), sino el siglo XIX y principios del XX. Suena un poco loco y seguramente influya mi amor incondicional por estos periodos, pero creo que, siendo épocas en que la sociedad era tremendamente machista, la gran mayoría de obras de entonces que nos han llegado están pobladas de personajes femeninos maravillosos, reales y mucho más memorables que sus compañeros masculinos. Además de que, como digo, es el periodo en el que se escribían novelones eternos centrados solo en una mujer y su vida, cosa que hoy en día sería puesto a caldo por buena parte del público (o calificado como "novela para mujeres", en todo caso).

      No digo que fuera ideal, pero durante esta época en literatura tuvieron mucho peso el realismo y lo social, y la mayoría de grandes obras tenían una denuncia/crítica social, a veces más escondida y a veces menos. Y precisamente en esta época las mujeres empezaron a organizarse de verdad para luchar por sus derechos y algunos hombres también comenzaron a escucharlas. Creo que fue un siglo de cambios en ese sentido, y a lo mejor por eso, a la hora de hacer crítica social, uno de los temas más recurrentes era la situación de la mujer, y por eso hay un montón de obras de esa época protagonizadas por grandes mujeres. Que sí, muchas pueden parecer que son galletitas y vestiditos (y muchas lo son), pero a veces, a través del retrato de la vida de estas mujeres, están denunciando su situación.

      El XIX era un siglo horrible en general para casi todo el mundo menos cuatro privilegiados, pero a mí siempre me ha parecido que su producción literaria estaba muy por encima de él. Será contradictorio, pero la mayoría de los mejores personajes femeninos que he leído son de finales del XIX y principios del XX, una época en que si una mujer decía que se aburría con su vida monótona y que se sentía triste la tachaban de histérica y la encerraban en un psiquiátrico.

      Ya digo que el tema da para mucho, pero estoy convencido de que, en proporción al machismo de la sociedad, la literatura del XIX y principios del XX es cien veces más feminista y hace más por los derechos de la mujer que la que tenemos hoy en día (generalizando, obviamente; el universo literario es enorme y hay de todo).

      ¡Siento el tocho!

      Eliminar
  10. ¡Buenas!

    El personaje femenino "badass" le hace un flaco favor a las mujeres reales, para qué mentir. Porque en literatura cabe de todo, a fin de cuentas es el único sitio en que se pueden vivir mil vidas, diseñarlas, cambiarlas, etc., pero cuando un determinado personaje se acaba imponiendo como estereotipo suelen acabar mal las cosas.

    Cuando leí LJDH o Divergente, las protagonistas no me acabaron de gustar. Sí, son chicas valientes, duras... Mujeres que parecen reivindicar su lugar en el mundo adjudicándose una personalidad (casi más cercana a la que se espera de un hombre, aunque esto no deje de ser sexista, tener al machote y a la damisela, incluso en versión moderna y edulcorada) totalmente increíble. Una cosa es una mujer guerrera; otra, una piedra.

    Y con esto de las mujeres fuertes (porque, como bien dices, una mujer de por sí no es fuerte, aunque el hombre sí; nunca se habla del protagonista masculino fuerte... Del mismo modo que no se suele decir que una protagonista es sensible, aunque sí de su equivalente masculino) ocurre, a mi modo de ver, como con los personajes LGTBI+. Son una fachada donde se incrustan unas cuantas ventanas descriptivas, pero no se profundiza, por dentro no hay habitaciones, está todo vacío.

    El personaje de Sansa o el de Cersei son otra cosa... Pero básicamente porque están bien construidos. No hay un gran misterio.

    Muchas veces, cuando nos quejamos de los personajes (cuando yo lo hago, al menos) y empiezas a verles defectos y actitudes machistas, desproporcionadas, absurdas, etc., es porque no son buenos personajes. Si haces una mujer luchadora pero que, ante todo, sea una persona, que no sea un mero cliché, entonces se aplaudirá y se dirá: qué buen personaje.

    Tampoco creo que ahora nos quejemos por vicio de los personajes femeninos, ni que hayamos decidido crear un hembrismo como doctrina de poder en la literatura...

    Pero bueno, el tema da para tanto y ya lo has dicho tú prácticamente todo, así que no puedo hacer más que suscribir tus palabras.

    Un abrazo ^^

    ResponderEliminar
  11. Bueno Jorge! me ha encantado la entrada!!!
    Muchas veces se confunden los términos y precisamente es por falta de información acerca del feminismo (que la mayoría no tiene ni puñetera idea de qué va)... al final, qué ocurre? pues que seguimos fomentando las mismas ideas pero maquilladas.

    En novela juvenil yo me hecho las manos a la cabeza con determinados personajes porque aunque aparentemente puedan parecer una reivindicación "feminista" , no lo son en absoluto, al final el mensaje es contradictorio y peligroso porque fomentan un ideal de mujer que perjudica, mujeres sumisas con un determinado canon de belleza, que en absoluto son independientes...etc, etc... A mí Katniss me gustó en el primer libro, pero su evolución al final cae en el típico tópico cliché de siempre..por no hablar de ese final horroroso...(para darle con el libro en la cabeza a la autora)
    Más que personaje femenino fuerte, a mí me gusta hablar de Empoderamiento, porque esta palabra, para muchas y muchos desconocida, tiene otro matiz más amplio, para mi ser mujer empoderada o fuerte como tú dices en la entrada, significa que DECIDE POR SÍ MISMA, QUE TIENE CAPACIDAD DE ELECCIÓN Y DECISIÓN, que rompe con los roles estereotipados que le han atribuido por el hecho de ser mujer, que rompe con los clichés...etc y aquí se incluyen tanto las mujeres que pegan patadas, como las damiselas en apuros, como las que se pintan los labios, se suben a tacones etc etc etc... porque ser fuerte o empoderada no significa que seas una persona fría, que no llores o que no te emociones...por favor que somos humanos!! (y aquí también protesto por los estereotipos masculinos que aparecen en muchos de estos libros que son para echarles de comer a parte)
    Cercei, Sansa, Margaery ..etc a pesar de lo diferentes que son entre ellas, tienen en común esa fortaleza, son mujeres empoderadas y fuertes y no porque peguen patadas sino por su forma de enfrentarse a lo que les pasa, por la capacidad de lucha y de seguir adelante, porque no se dejan llevar (igual donde vemos más esa evolución es en Sansa, que fíjate como era al principio y cómo es ahora)...
    Por favor! si es que no hay más que leer a Virginia Wolf, Austen o Gaskell para darse cuenta de que esos personajes femeninos Sí son realmente fuertes!!

    En fin que esto da para hablar largo y tendido, y seguro que me dejo millones de cosas en el tintero pero no es plan de hacer un tochocomentario jejeje! Me ha encantado la entrada!! :)
    Un besoteeee !!!

    ResponderEliminar
  12. Estrenarse con comentarios "negativos" en sitios no es lo ideal, pero he visto este artículo un par de veces por mis círculos y... ¡no termino de estar de acuerdo!
    Creo que sí que hay un problema de personajes femeninos planos (que, por otra parte, van acompañados de personajes masculinos más o menos igual de planos, pero hay menos artículos sobre esto - ¿quizá también tendríamos que pensar en por qué criticamos a las Katniss y no a los Gale?) pero la crítica no está bien enfocada. El problema de que se las haga llevar granadas y ser físicamente perfectas no son las granadas o la inverosimilitud: es que nos sentimos atacados por una mujer que no sigue unos cánones, así que tenemos que ponerle algunos.

    Y esos cánones pueden ser que sea superguapa y mona, pero también la insistencia en el poder de los sentimientos o en que no pasa nada si lloran y se enamoran. Claro que no pasa nada si lloran o se enamoran o sacan fuerzas de cosas tradicionalmente femeninas, pero no hay nadie que realmente se esté oponiendo a esto - los "personajes femeninos fuertes" sí lloran y sí se enamoran y sí tienen sentimientos tradicionalmente femeninos /porque/ si no los tuvieran serían marimachos que no le caerían bien a nadie, porque se alejarían demasiado de la comodidad de "Es fuerte, vale, ¡PERO ES UNA CHICA! ¡NO LO OLVIDES!"

    Creo que hasta que no enfoquemos la crítica en que no hay que recordarle al lector que el personaje, EFECTIVAMENTE, ES UNA CHICA, Y HACE COSAS DE CHICAS, vamos a tener personajes así, porque es lo más cómodo: cubres lo femenino y a la gente que va a criticarte por poco feminista. Hay que ser más crítico con que sean personajes "femeninos" y no con que sean personajes "fuertes".

    Todo esto creo que S. antes que yo lo ha explicado un poco también, espero no sonar muy repetitiva. Pero también creo que su comentario iba por otros sitios.

    (No termina de convencerme tampoco la comparación con la literatura realista del siglo XIX, porque el contexto social y cultural es completamente distinto, y básicamente tienen en común que son historias escritas en las que salen mujeres. No le quito el mérito a ninguna de las escritoras a las que has mencionado, obvio, pero no termino de coger qué tienen que ver con algo que es relativamente moderno y fruto de un contexto cultural concreto.)

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Menos mal que alguien más piensa como yo en este tema. Por supuesto que también odio el cliché de damisela en apuros a la que solo puede salvar su príncipe azul. Pero es que con lo de mujer fuerte ya se están cebando. Lo que más me flipa es que ahora a cualquier personaje femenino le ponen la etiqueta de "fuerte" con tal de vender más ejemplares. No se, mejor primero construye bien tu personaje y dótalo de una buena evolución y ya luego decidimos si es un personaje fuerte o no. La literatura necesita más personajes femeninos reales, sean o no fuertes.

    ResponderEliminar
  16. "No sé de qué sirve que en literatura tengamos personajes femeninos muy cool, con un supuesto carácter a prueba de balas y patadas voladoras incorporadas si luego se dedican a babear detrás de un bíceps."

    Ole, ole y ole. Me has quitado las palabras de la boca. Totalmente de cuerdo, no se puede añadir más.

    ResponderEliminar
  17. Hola, antes de nada decirte que acabo de descubrir este blog y es la primera entrada que leo tuya, porque al ver el título me ha interesado muchísimo, y querría dar mi opinión.
    Yo soy de los que ha usado el término “personaje femenino fuerte”, no recuerdo la situación, pero seguro que lo he hecho en más de una reseña, lo reconozco. A partir de ahora cuidaré más los adjetivos que digo porque muchos de tus argumentos me resultan más que válidos. Pero quiero aclarar que, cuando me refiero a esa fuerza, no me estoy refiriendo ni a fuerza física, ni de carácter, ni de ingenio, o tal vez sí lo haga. Tal vez me refiera a todas a la vez. Depende del personaje en sí. Cuando leo romántica juvenil, en la que no suele haber violencia, me puedo referir a ingenio y carácter, y no valoro eso según “esta chica tiene complejos, dama en apuros del siglo XXI” o “este personaje femenino se enamora, así que se convierte en emocionalmente dependiente”, porque pienso que tanto los complejos como los sentimientos forman parte de nuestra naturaleza y también me gusta verlos en personajes masculinos porque es realista, al fin y al cabo. Valoro la fuerza de carácter según el desarrollo y la evolución que vaya teniendo el personaje conforme avanza la trama, y en el realismo que tenga. Como tú dices, si está bien construido o no. Es cierto que quizá atribuyo muchas veces esa fuerza a un carácter borde, o más que borde, sarcástico (aunque debo de decir que el sarcasmo me encanta en todo tipo de personajes) y hago mal, pero habrá personajes femeninos “tiernos y dulces” con una resistencia ante la adversidad enorme y nunca le quitaré el mérito. Quizá el problema sea, como tú dices, que nunca hablemos de un personaje masculino fuerte como tal y sí lo hagamos con las mujeres, y esto cree el efecto de que un personaje femenino que valga la pena es una excepción. Y, obviamente, no es así. Y luego hablemos de fantasía y sci-fi juvenil y el tema de la fuerza en sentido literal: la pelea. Hay toda clase de libros, he visto chicas que pelean cuerpo a cuerpo o llevan armas y que no. También he visto guerreras estereotipadas sexualmente o que no. Personajes femeninos luchadores pero simpáticos o con muy mala leche. Y he visto chicas que son salvadas o que salvan, o ambos. Pero creo que la fuerza de verdad (el uso que le doy al término cuando hablo de él) no consiste en eso, consiste en matices mucho más grandes. Katniss Everdeen me parece fuerte, pero no tanto por ser borde o llevar un arco como por presentarse a una matanza para salvar a su hermana. Tris me parece fuerte por ser de osadía, abnegación y erudición, y por ser capaz de hacer tantos sacrificios por la gente que le importa, sin ser perfecta. Y luego le quitamos valor por ¿ir detrás de unos bíceps? ¿Hablamos de personajes realistas y sin embargo, en literatura juvenil, un personaje deja de valer por enamorarse aunque haya usado todas sus capacidades y haya soportado penurias por ella misma, por la causa en la que cree y por la gente que quiere? En ese aspecto no estoy de acuerdo contigo. Y oye, un personaje femenino con un físico poco atractivo, poca fuerza física y mucha sensiblería está en las mismas condiciones, ¿No hablamos de auto superación, encontrarse a uno mismo, tomar decisiones y equivocarse para luego volver a levantarse? Miles de novelas realistas están plagadas de ello.
    Lo siento por el tostón de comentario, pero quería dar mi opinión. La verdad es que tu opinión me parece interesantísima y es una gran entrada. Y una cosa más: soy hombre y sin embargo yo también sería esa denominada “damisela en apuros”.
    Besos desde ¿Realidad? No, libros:)

    ResponderEliminar
  18. Estoy taaaaan de acuerdo con tu artículo. He tenido grandes discusiones con amigas que ven a la prota de los Juegos del hambre como el colmo del feminismo, pero luego tildan a los clásicos de misóginos y machistas. Creo que hay que saber ver la fuerza real de un personaje, y no tiene nada que ver con saber luchar en ropa interior de cuero

    ResponderEliminar
  19. Hola, descubrí tu blog y me gustó, al ver entre las entradas ésta me ha llamada la atención y como feminista que soy debo reconocer que no había visto del todo tu punto de vista y me alegro de que lo hayas compartido.
    Sía había notado cosas como lo que mencionas de Tris en Divergente o incluso como Katniss que todos dicen que es fuerte pero en realidad es alguien muy inestable emocionalmente y creo que lo necesitamos es ver personajes, no solo femeninos, más reales y con mejores bases y/o desarrollo.
    ¡Excelente entrada, tienes una seguidora más!

    ResponderEliminar