#Tochogate2016: sesión de control (a.k.a. minireseñas)

11:30:00

Después de un mes, retorno al #Tochogate2016 para contaros cómo me ha ido con mis lecturas. Por si estáis perdidos con este hashtag que es pura poesía, se trata de una iniciativa lectora que comenzó mi colegui (?) Cris para animarse y animarnos a leer tochos que teníamos pendientes este verano. En esta entrada yo os presentaba los cuatro libros que tenía como principales candidatos para el reto, aunque ya veis que al final solo ha caído uno de ellos.

Todavía queda el mes de agosto, que tradicionalmente es el más rentable para mí como lector, pero este año me da que no va a ser así. A mediados de mes me mudo al extranjero, así que seguramente no podré seguir al pie del cañón con el tochogate. O puede que sí, ya se verá.

De momento, y por si acaso este es mi final de reto por este verano, quiero hacer balance de las dos lecturas que he hecho dentro de esta iniciativa. Son estas:


Fotograma de la película Notre-Dame de París (1956).

Notre-Dame de París, de Victor Hugo | ~700 págs.

Esta novela os dije que caía seguro, y al final ha sido la única de la lista inicial que lo ha hecho. Como fanático de la novela gótica que soy, tenía ganas de probar este clásico de Victor Hugo, y la verdad es que no ha sido lo que esperaba. No diré que ha sido una lectura decepcionante, porque me ha gustado, pero sí que difiere mucho de lo que pensaba que me iba a encontrar.

Para empezar, no es una novela gótica. Este subgénero es muy problemático a la hora de ver qué obras encajan, y sobre todo es difícil diferenciar una obra tradicional del romanticismo de una que además de eso es gótica (el tema da para una entrada; quizás la escriba algún día). De todos modos, en el caso de Notre-Dame de París yo tengo claro que es solamente una novela romántica (romántica del romanticismo movimiento literario, quiero decir). Tiene algún elemento oscuro, pero están a años luz de los que se presentan en la gran novela gótica inglesa. Para ser justos, Notre-Dame es tan fiel a todos los tópicos del romanticismo que viene a ser una versión en novela de Don Álvaro o la fuerza del sino, Don Juan Tenorio o incluso de Hernani, del propio Victor Hugo.

En definitiva, yo no recomendaría la lectura encarecidamente. Si os gusta mucho el romanticismo o si tenéis curiosidad, sí, pero si no, cualquier obra de teatro romántica te aporta lo mismo y se hace menos tediosa. Pero esta es la opinión de alguien a quien los tópicos del romanticismo le saturan enseguida y los prefiere en dosis pequeñas. Además, Notre-Dame de París es un clásico bastante árido, sobre todo las primeras páginas. No sé de dónde les viene la mala fama a otros clásicos como Guerra y paz, que al lado de esta es una telenovela súper adictiva.

Fotograma de la miniserie The crimson petal and the white (2011).

Pétalo carmesí, flor blanca, de Michel Faber | ~1000 págs.

Y, sin embargo, esta otra novela, que lo tiene todo para ser tediosa a más no poder, me ha parecido una lectura inusitadamente ligera. Son mil páginas donde abunda la narración y en las que el autor no escatima en detalles a la hora de describir cada pequeña acción de la vida de los protagonistas, pero no creo haberme saltado ni una sola línea (con la salvedad de la trama secundaria de los beatos, que sí que la leí en diagonal). Si os gusta lo victoriano y, sobre todo, la parte más sórdida de la época victoriana, esta es vuestra novela.

Es menos conocida que la Hugo, así que, por si acaso, os cuento que trata sobre una prostituta llamada Sugar y sus intentos de sobrevivir y medrar en el hipócrita y machista Londres Victoriano. También conocemos a William, su cliente más importante; y a la esposa de este, Agnes, un personaje fascinante en tanto que retrata de manera muy cruda cómo la estricta moral victoriana afectaba a las mujeres y las distorsiones que creaba en ellas muchas veces.

Como friki que soy del tema de la histeria y derivados, todo lo relacionado con Agnes me ha parecido interesantísimo. La trama de Sugar también es genial, y a William se lo tolera. Los secundarios beatos que os decía antes son, para mí, el único punto tedioso de la novela, pero también es cierto que son necesarios para dibujar el fresco completo de la sociedad victoriana.

Hay una miniserie de 2011 que adapta la novela, y además es muy fiel. Yo la vi en su momento y no me enteré hasta el final de que existía novela, así que me he enfrentado a las mil páginas de Pétalo carmesí, flor blanca teniendo todos los detalles muy vivos en mi cabeza. Y aun así, no me ha aburrido ni por un segundo. En un libro de semejantes características, eso es una buena señal.

Recomendado para los interesados en la cara oscura de la Inglaterra de la reina Victoria. Que no os den miedo las dimensiones, porque a pesar del ritmo pausado se lee con fluidez.

Hasta aquí mi repaso de las lecturas del #tochogate2016. Si al final cae alguna más en agosto, os informaré debidamente. ¿Y vosotros qué? ¿Está cayendo algún librazo este verano o sois de los que preferís las lecturas que no pesan en la bolsa de la playa?

10 comentarios

  1. Creo que me has conquistado con Pétalo carmesí, flor blanca pero confieso que la dimensión sí que da miedo... me la apunto por si acaso cae, pero no prometo nada. Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Me quedo con los dos títulos, porque soy una fanática del romanticismo y adoro todas las obras que has mencionado. Espero disfrutarlo mucho^^
    La segunda novela suena muy interesante, tendré que buscarla en la biblio.
    ¡Un saludoo!

    ResponderEliminar
  3. ¡Buenas!
    Puese pese a haber leído la mitad, ya son bastantes paginillas, ¿eh?

    Por mi parte, sólo conocía la primera y aunque me llama la atención, tampoco tanto como para morirme por leerla y después de leer tu reseña, menos aún. Por cierto, personalmente agradecería la entrada que mencionas sobre lo gótico, soy pésima clasificando cosas en géneros y demás, así que... sí, sería de gran ayuda :'D

    Respecto a la segunda novela, leyendo tu reseña me he dado cuenta de que me suena esa miniserie de la que hablas o___ó Pero no pondría la mano en el fuego. No pinta mal, pero su historia no me llama lo suficiente como para tragarme 1000 páginas. Por cierto, yo soy incapaz de leer en diagonal D: Igual debería aprender de ti, pero... es que no puedo, es superior a mí.

    En fin, 1700 páginas no están nada mal, ¿no? :] Por mi parte leo igual en invierno que en verano. Me he dado cuenta leyendo tu entrada que más de 700 páginas ya se considera un tocho, pero cuando leo a King nunca pienso que sean "tochos", no sé por qué XD El último libro que leí, pues, lo fue (Duma Key, 725 páginas), pero los próximos serán cortitos, así que 50/50, supongo ;]


    ¡Que tengas un buen viaje! (Por si no nos vemos el pelo hasta después XD).


    ¡Saludillos! ♪

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Yo tengo entre manos mi primer tochogate, Americanah, llevo muy poco leído pero lo estoy disfrutando mucho.
    Notre-Dame de París es una novela que sé que en algún momento la leeré, el problema es el cuando, porque me da un poco de respeto, la verdad. Una pena que no haya sido lo que te esperabas, probablemente me ocurra a mi lo mismo, pero espero darle una oportunidad en algún momento.
    En cambio, Pétalo carmesí, flor blanca no tenía en mente leerlo y me han entrado ganas. Me gusta que se ambiente en la época victoriana más sórdida. Tampoco sabía que había una miniserie, igual me animo antes con ella y luego más adelante con el libro.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Duro reto al que os estaís enfrentando, yo si tuviera tiempo me hubiera animado por que adoro los tochos, pero no es posible con el verano laboral. Notre-Dame de París de Victor Hugo siempre ha sido un libro que me ha llamado desde que leí la adaptación a cómic y conocí parte de la historia real, que no sabía obviamente. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que si que tengo pendiente Nuestra señora de París, pero es que a mi me encantan los movimientos románticos, los medievalistas... bueno, me gusta todo el siglo XIX enterito XD. La de Michel Faber no la conocía, pero me la apunto porque la época victoriana es mi especialidad académica por algo, y si trata la vida de una prostituta, pues me despierta la alerta de tema feminista en esta era.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  7. Hummm, ¿alguien te vendió Nuestra señora de París como novela gótica? ¡Qué mal! ¡Que se presente la criatura que dijo tal cosa! Victor Hugo pertenece a la corriente del Romanticismo francés, al menos eso tengo entendido yo. No sé si tendrá relatos o alguna obra menor que se pueda encuadrar en la gótica pero desde luego sus obras más nombradas, eh, nop. Yo desde luego a Victor Hugo lo leeré cuando decida hacerme una ermitaña, y tengo muchas ganas de leer Guerra y Paz, en serio.

    Oh, yo tenía The crimson petal and the white (serie) porque transcurría en un periodo (breve) interesante o porque sale un actor favorito. A lo mejor las dos cosas xD. Desde luego esta si me la apunto. Todo lo que sean enfermedades mentales bien tratadas va directo a la wishlist.

    Un beso! :D

    ResponderEliminar
  8. Yo leí hace mil Notre Dame de Paris así que lo tengo muy olvidado, recuerdo que se me hizo densa pero no es para tanto por dioos xDDD Buf, y qué dices, Guerra y Paz tiene capítulos enteros que son para leer una línea por día, a mi me encantó pero esos fragmentos de posiciones estratégicas en la guerra me mataron.. y del epílogo ni hablamos xD
    El de Pétalo carmesí… yo también vi la miniserie hace tiempo y me encantó, eso sí el libro no sé si me animaré, mucha gente me ha dicho que se hace aburridillo, aunque oye, si dices que se lee con fluidez, ya cambia la cosa :)

    ResponderEliminar
  9. Hola, Jorge:
    Soy Esther Magar, de librosyliteratura.es.
    Hemos visto tu blog y queremos hacerte una propuesta que puede interesarte, ¿puedes facilitarme un correo de contacto? Si quieres, me lo mandas por privado a través de Twitter: @EstherMagar
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Acabo de tropezar con tu blog y tras leer un par de entradas y estar más que de acuerdo con tus valoraciones, he acabado leyéndome casi todas tus reseñas y tomado notas para futuras lecturas.Me parece que tenemos gustos literarios muy similares, aunque a diferencia de tí yo empecé a leer los grandes clásicos practicamente en mi infancia y solo en los últimos años he empezado a leer autores recientes (por recientes entiendo que estén aún vivos...).Quizás por eso en los pocos casos que discrepo contigo se trata de clásicos. Yo leí por primera vez Notre-Dame de París a los catorce o quince años y no me resultó árida en absoluto pero entiendo que si esperabas una novela gótica te llevases un chasco. Yo la recomiendo absolutamente .Algunos pasajes, especialmente el final,se encuentran entre los que se quedan grabados indeleblemente en la memoria del lector que sea romántico. Lo mismo diría de "Grandes esperanzas",una novela que tampoco te gustó y que en cambio se encuentra entre mis favoritas y que incluiría sin duda entre las mejores novelas de todos los tiempos.

    ResponderEliminar